«Aquí quie­ren vol­ver a ce­der­me y en el De­por­ti­vo me sen­tí en ca­sa»

El me­ta, por el que es­tán in­tere­sa­dos en A Co­ru­ña, ya co­mu­ni­có al An­der­lecht que que­rría cam­biar de equi­po

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - XUR­XO FER­NÁN­DEZ

Con­cen­tra­do en Aus­tria con el An­der­lecht, Davy Roef (Am­be­res, 1994) tie­ne en men­te de­jar el club bel­ga. Qui­zá de vuel­ta al Dé­por, don­de sus cin­co me­ses ba­jo pa­los de­ja­ron buen re­cuer­do.

—Vino en una es­pe­cie de in­ter­cam­bio y so­lo ju­gó un par­ti­do, pe­ro sa­lió de Ria­zor ova­cio­na­do. ¿Qué le pa­re­ció la ex­pe­rien­cia?

—Fue in­creí­ble. Es­ta­ba un po­co preo­cu­pa­do por­que nun­ca ha­bía sa­li­do de Bél­gi­ca a ju­gar fue­ra, pe­ro la gen­te se por­tó ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien con­mi­go des­de el prin­ci­pio. En­con­tré un club real­men­te fa­mi­liar y una ciu­dad muy in­tere­san­te. Me ha­bían ad­ver­ti­do del cli­ma, pe­ro in­clu­so eso me sor­pren­dió pa­ra bien.

—Tu­vo que es­pe­rar al fi­nal de Li­ga, pe­ro al me­nos pu­do ju­gar.

—Es­ta­ba emo­cio­na­do con esa idea. Es­pe­ra­ba mi opor­tu­ni­dad, pe­ro ya des­de que lle­gué tu­ve cla­ro que iba a ser muy di­fí­cil ju­gar. Ha­bía dos gran­des por­te­ros. Al fi­nal me die­ron la opor­tu­ni­dad en el úl­ti­mo par­ti­do, y creo que no lo hi­ce mal, la gen­te pa­re­ció con­ten­ta.

—El pú­bli­co aplau­dió su ac­tua­ción. ¿Có­mo la vi­vió en el cam­po?

—Ju­gué muy re­la­ja­do, me man­tu­ve tran­qui­lo. Des­pués fue cuan­do me di cuen­ta de que ha­bía ju­ga­do en la me­jor li­ga del mun­do, con uno de los equi­pos más gran­des en la his­to­ria del cam­peo­na­to, y sa­lí de allí fe­liz. Mis com­pa­ñe­ros y los téc­ni­cos es­ta­ban con­ten­tos con mi tra­ba­jo, así que yo aca­bé muy con­ten­to tam­bién.

—¿Le di­jo al­go el mís­ter?

—An­tes del par­ti­do, el en­tre­na­dor so­lo me di­jo una co­sa: «Aho­ra vas a te­ner que ha­blar». Es que soy un ti­po ca­lla­do, tam­bién en el ves­tua­rio. «Aun­que sea en tu idio­ma, ahí fue­ra ha­bla», me in­sis­tió. Lo in­ten­té y al fi­nal me fe­li­ci­ta­ron, así que to­dos fe­li­ces.

—¿Apren­dió mu­cho con So­te­lo?

—Ma­nu fue una de las ra­zo­nes que me lle­va­ron al Dé­por. To­dos me de­cían que era un gran en­tre­na­dor de por­te­ros, y no men­tían. Des­de el pri­mer en­tre­na­mien­to me sen­tí muy có­mo­do, y me­jo­ré mu­cho. Él mis­mo me di­jo que ha­bía he­cho progresos muy im­por­tan­tes. Fue ge­nial tra­ba­jar con él.

—¿Le de­cep­cio­nó no po­der de­mos­trar an­tes su va­lía?

—Des­de el prin­ci­pio te­nía cla­ro que iba a ser di­fí­cil. Me fal­ta­ba ex­pe­rien­cia y no ha­bla­ba es­pa­ñol en un país en el que la gran ma­yo­ría de la gen­te so­lo ha­bla su pro­pio idio­ma. Sa­bía que se­ría com­pli­ca­do con­se­guir in­clu­so ser el nú­me­ro dos, así que cuan­do me die­ron ese úni­co par­ti­do me pu­so muy con­ten­to.

—¿Le sor­pren­dió la opor­tu­ni­dad?

—Sor­pren­der­me, no. Por­que cuan­do que­da­ban va­rios par­ti­dos y es­tá­ba­mos a un so­lo pun­to de sal­var­nos ya me co­men­ta­ron que eso po­dría ocu­rrir.

—¿Y el ni­vel del equi­po?

—Cuan­do me pre­gun­tan aquí por eso y me re­cuer­dan que aca­ba­mos en el pues­to quin­ce, les di­go que el ni­vel allí es tan al­to que es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil sa­car pun­tos in­clu­so con una plan­ti­lla de una ca­li­dad co­mo la del Dé­por, sor­pren­den­te­men­te bue­na.

—¿Vol­ve­ría?

—Aho­ra es­toy bus­can­do un club al que sa­lir y to­do es po­si­ble. Cier­ta­men­te pen­sa­ría en ello. No es fá­cil, pe­ro lo pen­sa­ría, por­que fui real­men­te fe­liz allí y me sen­tí co­mo en ca­sa.

—¿No se­gui­rá en el An­der­lecht?

—Ellos me pre­gun­ta­ron qué me gus­ta­ría ha­cer y les di­je que pre­fe­ri­ría ir­me. Lo acep­tan, pe­ro no quie­ren ven­der­me, quie­ren que sal­ga ce­di­do por otra tem­po­ra­da. Si no en­cuen­tro na­da que me con­ven­za, me que­do.

—¿Man­tie­ne el con­tac­to con gen­te del De­por­ti­vo?

—Ha­blo mu­cho con Ma­nu, que en cin­co me­ses se con­vir­tió en una es­pe­cie de pa­dre de­por­ti­vo pa­ra mí. Y tam­bién con uno de los fi­sios. Ade­más, en mis va­ca­cio­nes coin­ci­dí con Al­ben­to­sa en San Fran­cis­co. Es­tu­vo bien.

—¿Y con gen­te del club? ¿Le han ma­ni­fes­ta­do in­te­rés por en re­cu­pe­rar­lo?

—Al con­cluir la tem­po­ra­da hu­bo al­gún con­tac­to con mis agen­tes, pe­ro aho­ra las co­sas es­tán un po­co pa­ra­das en Es­pa­ña y su­pon­go que pron­to sa­bré si ellos es­tán in­tere­sa­dos en con­tar con­mi­go de nue­vo.

—Si así fue­ra, ¿ve fac­ti­ble aca­bar de nue­vo en A Co­ru­ña?

—Es que no es­tá so­lo en mi mano. Co­mo di­je, aquí quie­ren ce­der­me y yo en el De­por­ti­vo me sen­tí en ca­sa.

GON­ZA­LO BA­RRAL

Davy Roef, du­ran­te un en­tre­na­mien­to en la ciu­dad de­por­ti­va de Abe­gon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.