Jo­sé M. Fer­nán­dez

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes -

El ba­lon­ces­to tam­po­co tie­ne me­mo­ria, o an­da en vías de per­der­la. Del ol­vi­do no se li­bran ni las gran­des re­fe­ren­cias de la NBA. Aho­ra, le ha to­ca­do el turno a Phil Jack­son, a quien, a sus 71 años y en el oca­so de su ca­rre­ra pú­bli­ca, el éxi­to co­mien­za a pa­sar­le fac­tu­ra. El úni­co en­tre­na­dor de la his­to­ria al que no le lle­gan las dos ma­nos pa­ra ex­hi­bir los ani­llos con­quis­ta­do en los ban­qui­llos de la NBA (11), el gu­rú in­to­ca­ble y guía de gran­des es­tre­llas, de­jó de ser la se­ma­na pa­sa­da je­fe de ope­ra­cio­nes de los Knicks de Nueva York. Tres años des­pués de ha­cer­se car­go del equi­po y dos an­tes de cum­plir el con­tra­to, el maes­tro zen vuel­ve a dis­po­ner de tiem­po pa­ra re­co­rrer las in­men­sas lla­nu­ras de su ama­da Da­ko­ta del Nor­te o pa­ra dis­fru­tar de un me­re­ci­do re­ti­ro dorado. Al fin y al ca­bo, los Knicks, la par­ti­cu­lar ver­sión neo­yor­qui­na del In­ter de Mo­rat­ti o del Atlé­ti­co pre-Si­meo­ne, le han ob­se­quia­do con 60 mi­llo­nes de dó­la­res por dar­le con­ti­nui­dad a la tra­yec­to­ria de un equi­po cu­yo úl­ti­mo ani­llo re­mi­te a 1973, pre­ci­sa­men­te con él co­mo ju­ga­dor.

Cier­ta­men­te, Jack­son no ha es­ta­do afor­tu­na­do al fren­te de una en­ti­dad que acu­mu­la 47 tem­po­ra­das pa­ra ol­vi­dar, pe­ro a es­tas al­tu­ras cual­quie­ra pue­de ar­gu­men­tar que a los Knicks no les iría peor si en­car­ga­ran su ges­tión a Trump o a una nueva ver­sión del doc­tor Ca­be­zas. Así que, aun­que a Jack­son le co­rres­pon­de su pe­que­ña cuo­ta del úl­ti­mo fias­co —una mí­ni­ma pe­ni­ten­cia por em­pe­ñar­se en en­de­re­zar lo que no tie­ne arre­glo—, tam­po­co es co­mo pa­ra des­pre­ciar un pal­ma­rés y una bio­gra­fía que ex­hi­be 11 tí­tu­los co­mo en­tre­na­dor y 2 co­mo ju­ga­dor, desa­rro­lló el ad­mi­ra­do «trián­gu­lo ofen­si­vo» y apli­có téc­ni­cas de en­tre­na­mien­to que be­ben de la fi­lo­so­fía orien­tal. Ade­más, cla­ro, de su ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar egos des­me­di­dos (Jor­dan, Pip­pen, O’Neal, Ko­be...) o su fran­cis­ca­na pa­cien­cia pa­ra so­por­tar men­tes tan re­tor­ci­das e ines­ta­bles co­mo las de Rod­man o Met­ta World Pea­ce (an­tes, Ron Ar­test).

Co­mo si se tra­ta­ra de un Mou­rin­ho o un Guar­dio­la de la ca­nas­ta, el des­pi­do de Jack­son ha si­do sa­lu­da­do por un ha­bi­tual, y em­pí­ri­ca­men­te in­de­mos­tra­ble, ar­gu­men­to: «Con­si­guió sus tí­tu­los por­que te­nía a su la­do ju­ga­do­res le­gen­da­rios y el in­ven­tor del trián­gu­lo ofen­si­vo fue Tex Win­ter, uno de sus ayu­dan­tes en Chica­go». Irre­ba­ti­ble. Eso sí, prue­ben a en­con­trar un cam­peón de la NBA sin fi­gu­ras le­gen­da­rias o al­gún téc­ni­co huér­fano de co­la­bo­ra­do­res. Co­mo el gran Phil Jack­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.