«Cri­ti­car las do­na­cio­nes mi­llo­na­rias de Aman­cio Or­te­ga a la sa­lud pú­bli­ca es­pa­ño­la es de gen­te muy re­tor­ci­da»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía -

Las cuen­tas acom­pa­ñan a los re­sul­ta­dos cien­tí­fi­cos de Pharmamar. Sus ven­tas en el pri­mer tri­mes­tre del 2017 as­cen­die­ron a 45,5 mi­llo­nes, con un cre­ci­mien­to in­ter­anual del 8 %. Fer­nán­dez Sou­sa si­gue apos­tan­do por la I+D co­mo eje vi­tal de la com­pa­ñía.

—Si las mul­ti­na­cio­na­les qui­sie­ran se cu­ra­ría el cáncer, pe­ro se aca­ba­ría el ne­go­cio. ¿Qué hay de cier­to en es­to?

—No es cier­to. Las mul­ti­na­cio­na­les son to­das muy co­pio­nas. Cuan­do una des­cu­bre al­go que cree que fun­cio­na, van to­das a ha­cer lo mis­mo. To­das quie­ren el mis­mo mer­ca­do.

—A Pharmamar no la si­guen.

—No, por eso no­so­tros lle­va­mos un ca­mino di­fe­ren­te. Hom­bre, siem­pre hay com­pe­ten­cia.

—¿Por qué no les si­guen? ¿Es una ex­cen­tri­ci­dad cu­rar el cáncer con mo­lé­cu­las ma­ri­nas?

—No es fá­cil se­guir­nos. Lle­va­mos mu­chos años re­co­gien­do mues­tras ma­ri­nas en paí­ses del ter­cer mun­do. A mu­chos ya no se pue­de ir. Por ejem­plo, en Pa­púa Nueva Gui­nea. Allí si vas aho­ra te pue­den co­ci­nar. En Fi­yi hu­bo una revolución, al sud­es­te de Áfri­ca no se pu­do vol­ver por los pi­ra­tas. Te­ne­mos la ma­yor co­lec­ción de mues­tras ma­ri­nas [1.200 pa­ten­tes]. Lo que que­re­mos es que la com­pa­ñía sa­que pro­duc­tos pa­ra cán­ce­res muy di­fí­ci­les. El he­cho de que nues­tras mo­lé­cu­las sean muy no­ve­do­sas nos per­mi­te con­se­guir re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en cán­ce­res pa­ra los que no hay tra­ta­mien­to en es­tos mo­men­tos.

—¿Có­mo ve la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca en Es­pa­ña?

—Hay un sec­tor­ci­to. Unas irán pa­ra arri­ba, otras cae­rán, pe­ro es co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co y es bueno que exis­ta.

—¿Qué le pa­re­ce que Aman­cio Or­te­ga ha­ga do­na­cio­nes al sis­te­ma de sa­lud pú­bli­co?

—Me pa­re­ce muy bien. Es una fi­lan­tro­pía que qui­zás en Es­pa­ña re­sul­te no­ve­do­sa pe­ro en EE. UU. es muy fre­cuen­te. Lo que ocu­rre es que en es­te país so­mos muy en­vi­dio­sos. Cri­ti­car­lo es de gen­te muy re­tor­ci­da. Es inex­pli­ca­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.