Ar­de Lu­cus se con­so­li­da co­mo re­fe­ren­te de las fies­tas de re­crea­ción his­tó­ri­ca es­pa­ño­las

En su es­treno con la con­si­de­ra­ción de in­te­rés tu­rís­ti­co na­cio­nal tu­vo más ac­tos que nun­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - E.G. SOU­TO, X.R. PENOUCOS

La al­cal­de­sa La­ra Mén­dez cons­ta­ta que «a ca­da ano que pa­sa, o Ar­de Lu­cus vai a máis»

El Cé­sar es­col­ta­do por su guar­dia pre­to­ria­na com­prue­ba có­mo Pau­lo Fa­bio Má­xi­mo ha cum­pli­do sus ór­de­nes pa­ra fun­dar Lu­cus Au­gus­ti. Mien­tras, a su la­do, des­fi­lan le­gio­na­rios, pa­sean ves­ta­les, mi­ran con re­ce­lo los cas­tre­xos y los gla­dia­do­res lu­cen múscu­lo y lu­chan. To­do el mun­do ro­mano tu­vo ca­bi­da es­te fin de se­ma­na en el re­cin­to amu­ra­lla­do de Lu­go, en una edi­ción de Ar­de Lu­cus que fue es­pe­cial por ser la pri­me­ra con la con­si­de­ra­ción de Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co Na­cio­nal. Ca­si a me­dia­no­che, con el Ha­bea­tis bo­na deum se ce­rró una fies­ta que co­men­zó a las cua­tro de la tar­de del vier­nes con la sim­bó­li­ca aper­tu­ra de las puer­tas de la Mu­ra­lla. Ar­de Lu­cus es ya el re­fe­ren­te en Es­pa­ña de las fies­tas de re­crea­ción his­tó­ri­ca; en es­ta oca­sión ba­tió su pro­pio ré­cord en el nú­me­ro de ac­tos.

La al­cal­de­sa lu­cen­se, la so­cia­lis­ta La­ra Mén­dez, lo tie­ne cla­ro: «A ca­da ano que pa­sa, o Ar­de Lu­cus vai a máis; a pri­mei­ra im­pre­sión des­te fes­te­xos é moi po­si­ti­va». Aña­de: «A ci­da­de es­ti­vo “in­va­di­da”, e non só de ro­ma­nos e cas­tre­xos, se­nón que o seu po­der de con­vo­ca­to­ria tras­pa­sou a His­to­ria. Po­de­mos di­cir que Lu­go vi­viu tres xor­na­das de in­men­so am­bien­te e de gran par­ti­ci­pa­ción en to­dos os ac­tos, de pú­bli­co de to­das as ida­des, co­lec­ti­vos, aso­cia­cións e a ve­ci­ñan­za de Lu­go vol­veu sor­pren­der­nos con tre­men­da im­pli­ca­ción». La al­cal­de­sa ha par­ti­ci­pa­do, de­bi­da­men­te ata­via­da, en los gran­des ac­tos de la fies­ta.

La jor­na­da de ayer se es­tre­nó po­co des­pués de que una in­ten­sa se­sión de cohe­te­ría ce­rra­se la del sá­ba­do. Hu­bo, se­gún cuen­ta quien lo sa­be, más cohe­tes que en nin­gu­na edi­ción an­te­rior. Cuan­do al­gu­nos aún ha­cía muy po­co que se ha­bían acos­ta­do, abrie­ron sus puer­tas los dis­tin­tos cam­pa­men­tos y se desa­rro­lló una par­te del pro­gra­ma que es ya con­sus­tan­cial al Ar­de Lu­cus: el des­fi­le de los más pe­que­ños ata­via­dos de ro­ma­nos y cas­tre­xos. Par­ti­ci­pa­ron al­re­de­dor de un mi­llar de alum­nos de más de 20 co­le­gios. El Ar­de Lu­cus tie­ne ase­gu­ra­da la can­te­ra.

La fies­ta tie­ne aho­ra con­si­de­ra­ción ofi­cial de in­te­rés na­cio­nal. Pe­ro ha­ce años que tie­ne de he­cho ese ca­rác­ter. Así lo de­mues­tra la co­la­bo­ra­ción de las aso­cia­cio­nes lu­cen­ses con las de otros pun­tos de Es­pa­ña, que acu­den a Lu­go.

Ayer, en el más no­ble de los par­ques de la ca­pi­tal, el de­di­ca­do a Ro­sa­lía de Cas­tro, se desa­rro­lló el ac­to fi­nal con par­ti­ci­pa­ción de las le­gio­nes ro­ma­nas y las tri­bus cas­tre­xas. Y lle­gó, co­mo lle­ga siem­pre en to­da fies­ta, el mo­men­to del Po­bre de mí, del fin de fies­ta, y cer­ca ya de la me­dia­no­che la guar­dia pre­to­ria­na ce­rró sim­bó­li­ca­men­te las puer­tas Mi­ñá y de San Pe­dro, mien­tras las ves­ta­les pre­ser­va­ban el fue­go pa­ra el Ar­de Lu­cus 2018.

CAR­LOS CAS­TRO

Las pe­leas de gla­dia­do­res, uno de los nu­me­ro­sos ac­tos de las jor­na­das, tu­vie­ron un gran se­gui­mien­to por par­te del pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.