La ver­dad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Es­te­vo Silva Pi­ñei­ro

Co­mo el agua, can­ta­ba Ca­ma­rón, la ver­dad es pa­cien­te pe­ro in­sis­ten­te­men­te te­naz. Go­ta tras go­ta, len­ta­men­te, el agua pue­de per­fo­rar ro­cas o fil­trar­se por cual­quier es­pa­cio. Y cuan­do lle­ga su mo­men­to el agua, co­mo la ver­dad, es la fuer­za más po­de­ro­sa del pla­ne­ta. Po­de­mos po­ner­le di­ques o em­bal­ses, po­de­mos, co­mo cas­to­res, des­viar su cur­so tem­po­ral­men­te, pe­ro el agua ter­mi­na­rá por se­guir su cau­ce y, aun­que nos ven­de­mos los ojos pa­ra no ver­lo, co­men­za­rá a su­bir por los to­bi­llos has­ta de­jar­nos em­pa­pa­dos si no aho­ga­dos.

Y aun­que es amar­ga la ver­dad, co­mo es­cri­bía Que­ve­do, siem­pre es ne­ce­sa­ria si ata­ñe a más de uno. En­ga­ñar­se a uno mis­mo es po­tes­tad de ca­da cual pe­ro ocul­tar las cer­te­zas, aun­que sea por pu­ro pro­tec­cio­nis­mo, es un jue­go arries­ga­do que ra­ra vez sa­le bien. Aun­que ha­cien­do ho­nor a la pro­ta­go­nis­ta mis­ma de es­ta co­lum­na, vi­vi­mos en un si­tio don­de so­mos au­tén­ti­cos equi­li­bris­tas en el vil ar­te de ter­gi­ver­sar.

Y aho­ra vie­ne lo peor, la ver­dad, co­mo el orácu­lo de Del­fos se de­ja ma­lear y pue­de ser in­ter­pre­ta­da de va­rias ma­ne­ras, to­das ellas cier­tas y to­das ellas fal­sas; me­dias ver­da­des, me­dias men­ti­ras. De ahí na­ce la con­fu­sión, con­fu­sión que pue­de que en es­te pre­ci­so ins­tan­te es­té yo mis­mo pro­vo­can­do, in­ten­cio­na­da­men­te o no, en us­ted lec­tor. ¿Qué ha­cer en­ton­ces? Yo so­lo veo dos op­cio­nes: atar­se a un más­til co­mo Odi­seo pa­ra es­cu­char to­dos los can­tos de si­re­na sin po­der ha­cer na­da más que en­lo­que­cer o sa­lir uno mis­mo cual Doc­tor Jo­nes en bus­ca de la ver­dad per­di­da.

Quien sa­be, qui­zá es­te mis­mo lu­nes sal­ga al­gu­na ver­dad a la luz. Ha­brá que bus­car­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.