O Son, Ribeira, Mu­ros y Noia no lo­gran fre­nar la pro­li­fe­ra­ción de ba­su­re­ros ile­ga­les

Ribeira, Noia, Por­to do Son y Mu­ros son los tér­mi­nos con una ma­yor in­ci­den­cia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - A. GERPE

Ser­vi­cios de re­co­gi­da a do­mi­ci­lio, car­te­les in­for­ma­ti­vos y ad­ver­ten­cias so­bre las mul­tas a las que se ex­po­nen los in­frac­to­res, que en al­gún ayun­ta­mien­to, co­mo el so­nen­se, se ele­van has­ta los tres mil eu­ros. Na­da pa­re­ce ser­vir pa­ra fre­nar la escalada de ver­te­de­ros in­con­tro­la­dos que, aun­que sue­len de­tec­tar­se du­ran­te to­do el año, au­men­tan de for­ma con­si­de­ra­ble cuan­do lle­ga la tem­po­ra­da es­ti­val.

El pro­ble­ma tie­ne más re­per­cu­sión en unos mu­ni­ci­pios que en otros, aun­que nin­guno se sal­va. Se­gún lo ex­pli­ca­do por los di­ri­gen­tes lo­ca­les, Ribeira, Noia, Por­to do Son y Mu­ros son los tér­mi­nos en los que la pro­li­fe­ra­ción de de­pó­si­tos fue­ra de los lu­ga­res es­ta­ble­ci­dos re­gis­tra ma­yor in­ci­den­cia. Cuan­do se le pre­gun­ta por es­te asun­to al man­da­ta­rio so­nen­se, Luis Ou­jo, afir­ma: «So­mos in­ca­pa­ces de ata­llar a si­tua­ción, e xa non sa­be­mos que máis fa­cer».

El Con­ce­llo de Por­to do Son, al igual que los res­tan­tes que for­man par­te de la man­co­mu­ni­dad Se­rra do Bar­ban­za, tie­ne con­tra­ta­da a una em­pre­sa que, de for­ma pe­rió­di­ca, efec­túa a do­mi­ci­lio la re­ti­ra­da de en­se­res do­més­ti­cos. La pres­ta­ción es gra­tui­ta pa­ra los usua­rios, que lo úni­co que tie­nen que ha­cer es lla­mar pre­via­men­te por te­lé­fono, pa­ra que se les in­di­que qué día se pro­por­cio­na­rá el ser­vi­cio.

Sin em­bar­go, co­mo ex­pli­ca Luis Ou­jo, «ato­pá­mo­nos con to­do ti­po de re­si­duos amon­toa­dos xun­to aos co­lec­to­res e, moi­tas ve­ces, en pa­ra­xes na­tu­rais». La si­tua­ción ha lle­ga­do a tal ex­tre­mo que Ou­jo se­ña­la que has­ta per­so­nal del pro­pio Ayun­ta­mien­to se en­car­ga de re­ti­rar ba­su­ra de­po­si­ta­da irre­gu­lar­men­te.

Pun­tos lim­pios

Ca­be se­ña­lar que to­dos los con­ce­llos bar­ban­za­nos dis­po­nen de pun­tos lim­pios con una fran­ja am­plia de ho­ra­rios de aten­ción al pú­bli­co y que, ade­más, son gra­tui­tos. Pe­se a las cam­pa­ñas de pro­mo­ción que se ha­ce de los mis­mos, la ba­su­ra aca­ba apa­re­cien­do don­de me­nos se lo es­pe­ran las Ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les.

Tam­bién el con­ce­jal noiés Ra­món San­tos sub­ra­ya que en Noia se libra una ba­ta­lla sin cuar­tel en la que, por aho­ra, pier­de el Ayun­ta­mien­to. El edil co­men­ta: «Exis­te un­ha nor­ma­ti­va san­cio­na­do­ra, fi­xé­ron­se uns car­teis ad­ver­tin­do aos ve­ci­ños que de­ben cum­prir a nor­ma e ofré­cen­se to­do ti­po de fa­ci­li­da­des, pe­ro aín­da así a xen­te non res­pec­ta. Trá­ta­se dun pro­ble­ma im­por­tan­te».

Aun­que Ra­món San­tos co­men­ta que son mu­chos lu­ga­res en los que con fre­cuen­cia apa­re­cen es­com­bre­ras sin con­trol, pre­ci­sa que hay tres pun­tos es­pe­cial­men­te con­flic­ti­vos: «O nú­cleo de Pon­te, San­ta Cris­ti­na, cer­ca do ce­mi­te­rio e Ba­rro».

Por lo que res­pec­ta a Ribeira, ocho son los pun­tos sen­si­bles, en­tre los que fi­gu­ran es­pa­cios tan sin­gu­la­res co­mo el en­torno del fa­ro de Co­rru­be­do, Cou­so y Tei­ra, pe­ro tam­po­co se li­bran Xa­rás, Xen­xi­des, os Cas­te­los, Ca­na­bei­ros o Pal­mei­ra. En to­dos ellos se han co­lo­ca­do car­te­les in­for­man­do so­bre los ho­ra­rios del pun­to lim­pio y el te­lé­fono de con­tac­to pa­ra la re­co­gi­da gra­tui­ta. La mul­ta en Ribeira es in­fe­rior a la de otros con­ce­llos, ya que se si­túa en los 900 eu­ros.

En el ca­so mu­ra­dano, la pro­li­fe­ra­ción de es­com­bre­ras re­sul­ta es­pe­cial­men­te con­flic­ti­va en la subida al con­ven­to de los Fran­cis­ca­nos de Lou­ro o en las pro­xi­mi­da­des de la pla­ya de es­ta mis­ma lo­ca­li­dad. Sin em­bar­go, ayer mis­mo po­dían ver­se en las ca­lles del cen­tro de Es­tei­ro des­de un so­fá has­ta un col­chón.

MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.