Sie­te años muer­ta en ca­sa

Su co­che es­ta­ba lleno de pol­vo y en el edi­fi­cio na­die la veía des­de ha­ce sie­te años

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - ELE­NA SILVEIRA

La mu­jer pu­do ha­ber fa­lle­ci­do por cau­sas na­tu­ra­les, ya que no hay in­di­cios de vio­len­cia

«Era una per­so­na dis­cre­ta. Vi­vía con su ma­dre y, cuan­do es­ta mu­rió, se que­dó so­la y de­pri­mi­da». Po­co, o muy po­co, sa­ben los ve­ci­nos de Cu­lle­re­do de Ma­ría del Ro­sa­rio V. O., la mu­jer de 56 años cu­yo ca­dá­ver apa­re­ció ayer mo­mi­fi­ca­do en su ca­sa, si­tua­da en el nú­me­ro 75 de la ave­ni­da Mi­guel Gon­zá­lez Gar­cés de O Por­tá­de­go. «Su des­apa­ri­ción fue al­go muy ra­ro, por­que de­ja­mos de ver­la de la no­che a la ma­ña­na. De he­cho, aún ha­ce po­co que co­men­ta­mos que qué ha­bría si­do de ella. Y mi­ra tú...», co­men­ta Mau­ri, el res­pon­sa­ble de un lo­cal de hos­te­le­ría don­de so­lía pa­rar es­ta mu­jer.

El des­cu­bri­mien­to se reali­zó ayer so­bre la una de la tar­de, des­pués de que un ve­cino del in­mue­ble se de­ci­die­ra a de­nun­ciar an­te la Guar­dia Ci­vil de Cu­lle­re­do la po­si­ble des­apa­ri­ción o muer­te de es­ta mu­jer, de la que no se te­nían no­ti­cias des­de ha­cía sie­te años. Las evi­den­cias de que le ha­bía pa­sa­do al­go, se­gún ex­pli­can al­gu­nos ve­ci­nos, eran mu­chas, ya que en su bu­zón se acu­mu­la­ban el co­rreo y las no­ti­fi­ca­cio­nes y, en la pla­za de ga­ra­je, su co­che es­ta­ba lleno de pol­vo y por­que­ría des­de ha­ce más de un lus­tro sin que na­die lo mo­vie­ra. Pe­ro lo que des­per­tó más sos­pe­chas de los ve­ci­nos es que la mu­jer ha­bía de­ja­do de pa­gar el al­qui­ler del pi­so, que te­nía una or­den de desahu­cio y que le ha­bían cor­ta­do el agua y la luz por im­pa­go.

Sin fa­mi­lia pró­xi­ma

Des­de la Guar­dia Ci­vil con­fir­ma­ron que a Ma­ría del Ro­sa­rio no se le co­no­ce fa­mi­lia pró­xi­ma y que qui­zás por ello na­die de­nun­ció an­tes su des­apa­ri­ción. Al­gu­nos re­si­den­tes en el edi­fi­cio ex­pli­ca­ban ayer que to­dos te­nían «la cer­te­za de que le ha­bía pa­sa­do al­go por­que el bu­zón lo te­nía ates­ta­do y lo nor­mal es vol­ver a va­ciar­lo. Y ella era la due­ña del co­che, por­que su ma­dre no lo con­du­cía... Así que de to­dos era sa­bi­do que al­go le ha­bía pa­sa­do, in­clu­so la agen­cia que le al­qui­la­ba el pi­so. Pe­ro, cla­ro, mien­tras si­ga ha­bien­do dinero en el ban­co y si­ga pa­gan­do...», ex­pli­ca­ba ayer una ve­ci­na de la mis­ma plan­ta.

Pa­gos do­mi­ci­lia­dos

Otro ve­ci­nos co­men­ta­ban que más de una vez pen­sa­ron que se ha­bía ido de via­je, que se ha­bía ido a vi­vir a la al­dea (su ma­dre era de Oro­so) o que, sim­ple­men­te, tras la muer­te de la pro­ge­ni­to­ra ha­bía de­ci­di­do cam­biar de vi- da. «El ca­so de es­tos apar­ta­men­tos es es­pe­cial por­que la gran ma­yo­ría son al­qui­la­dos, en­ton­ces la re­la­ción en­tre los ve­ci­nos no es tan es­tre­cha co­mo si fue­ran en pro­pie­dad. Te das cuen­ta de que fal­ta una per­so­na y te ex­tra­ñas de no ver­la más, pe­ro co­mo tam­po­co sa­bes su vi­da, pues...», ex­pli­ca­ba ayer otra per­so­na del ve­cin­da­rio. De he­cho, el ve­cino que fue al cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil a poner la de­nun­cia tu­vo que ha­cer al me­nos sie­te lla­ma­das te­le­fó­ni­cas pa­ra in­ten­tar lo­ca­li­zar al pro­pie­ta­rio del pi­so, que es­tá a nom­bre de una em­pre­sa de Madrid, y po­der ha­cer las ges­tio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que un ce­rra­je­ro abrie­se la puer­ta.

Ten­di­da en el pa­si­llo

La es­ce­na que se en­con­tra­ron los guar­dias ci­vi­les que ac­ce­die­ron al in­mue­ble fue tre­men­da, ya que el ca­dá­ver de la mu­jer se ha­lla­ba ten­di­do en el sue­lo, ya mo­mi­fi­ca­do des­pués de tan­to tiem­po. Es- ta­ba ves­ti­da, aun­que des­cal­za y con el bol­so en una zo­na pró­xi­ma. Has­ta la vi­vien­da se des­pla­zó un equi­po de la Po­li­cía Ju­di­cial de la Guar­dia Ci­vil, que de­ter­mi­nó, en pri­me­ra ins­tan­cia, que la mu­jer pu­do ha­ber fa­lle­ci­do por cau­sas na­tu­ra­les, ya que no hay in­di­cios de vio­len­cia al­gu­na ni pre­sen­cia de me­di­ca­men­tos que hu­bie­ran he­cho pen­sar en un sui­ci­dio. Tam­bién se des­pla­za­ron un mé­di­co fo­ren­se y la au­to­ri­dad ju­di­cial, que a pri­me­ra ho­ra de la tar­de de ayer or­de­nó el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver y el tras­la­do de las di­li­gen­cias al juz­ga­do de guar­dia.

MAR­COS MÍGUEZ

Una ve­ci­na se di­ri­ge al por­tal del edi­fi­cio de Cu­lle­re­do en el que re­si­día la mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.