Las abe­jas de la pla­ya de Mi­ño bus­ca­ban la som­bra del pa­ra­sol

Los en­jam­bres se asien­tan tem­po­ral­men­te en un lu­gar som­brío y des­de allí bus­can un es­pa­cio ade­cua­do pa­ra su ni­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - M. S., T. S.

Es un pro­ce­so na­tu­ral. En pri­ma­ve­ra y a prin­ci­pios de ve­rano las abe­jas crean nue­vos en­jam­bres. Una abe­ja rei­na vie­ja aban­do­na su col­me­na acom­pa­ña­da por la mi­tad de las obre­ras. Vuelan du­ran­te un tiem­po y se pa­ran en un ár­bol o en al­gún lu­gar a la som­bra. Bus­can siem­pre la som­bra, ex­pli­ca Xe­sús Aso­rey, por­ta­voz de la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Api­cul­tu­ra. Qui­zás por eso el en­jam­bre que el do­min­go alar­mó a los ba­ñis­tas de la pla­ya de Mi­ño bus­có co­bi­jo ba­jo una som­bri­lla. «Pó­den­se pa­rar en cal­que­ra si­tio, pe­ro ten que ser á som­bra», ex­pli­can los ex­per­tos. Des­de el lu­gar en el que se asien­tan bus­can un es­pa­cio ade­cua­do pa­ra es­ta­ble­cer­se y, en el mo­men­to en que lo lo­ca­li­zan, se tras­la­dan a él y for­man allí una nue­va co­lo­nia.

Cuan­do el lu­gar que eli­gen pa­ra su ubi­ca­ción pro­vi­sio­nal no es el ade­cua­do, co­mo ocu­rrió en Mi­ño, o si quie­ren tras­la­dar­lo a una col­me­na, los api­cul­to­res pue­den re­ti­rar el en­jam­bre. El pro­ce­so pa­ra ha­cer­lo no es com­pli­ca­do pa­ra las per­so­nas con ex­pe­rien­cia, ex­pli­ca Aso­rey. Una vez rea­li­za­do, el en­jam­bre se in­tro­du­ce en una col­me­na y se tras­la­da a un apia­rio.

El vue­lo de los en­jam­bres es muy es­pec­ta­cu­lar, por­que se per­ci­be una nu­be ne­gra, y des­de cer­ca rui­do­sa, de la que for­man par­te en­tre 20.000 y 40.000 abe­jas. Pe­se a ello, es­te pro­ce­so no sue­le en­tra­ñar pe­li­gro pa­ra las per­so­nas que es­tén cer­ca. «Son pa- cí­fi­cas. Son máis pe­ri­go­sas can­do vas co­ller o mel», ase­gu­ra el por­ta­voz de AGA. Un pro­ce­so, el de re­co­gi­da, pa­ra el que ha­brá que es­pe­rar has­ta fi­na­les del ve­rano o prin­ci­pios de otoño.

Aun­que la for­ma­ción de en­jam­bres se pro­du­ce en pri­ma­ve­ra y prin­ci­pios de ve­rano, ca­da vez se pro­lon­ga más ese pe­río­do y hoy, ex­pli­can los api­cul­to­res, los en­jam­bres pue­den for­mar­se en otras épo­cas: «Ago­ra, po­lo cam­bio cli­má­ti­co, xa non dis­tin­guen co­ma an­tes as es­ta­cións».

Un par­que ce­rra­do por ve­lu­ti­na

El Con­ce­llo de Be­tan­zos se ha vis­to obli­ga­do a ce­rrar una zo­na de jue­gos del par­que del Pa­sa­tiem­po por la pre­sen­cia de avis­pas ve­lu­ti­nas. La causa es­tá en un pul­gón de un ár­bol que ge­ne­ra una me­la­za que atrae a las avis­pas asiá­ti­cas. Pa­ra la ma­ña­na de hoy es­tá pre­vis­to el em­pleo de un tra­ta­mien­to es­pe­cial que eli­mi­ne el pul­gón y erra­di­que la sus­tan­cia que atrae a las avis­pas.

CÉ­SAR DEL­GA­DO

En la ima­gen su­pe­rior, Jo­sé Ma­nuel Sou­to jun­to con su hi­jo Álvaro, el jo­ven api­cul­tor que in­ter­vino en Mi­ño pa­ra re­ti­rar las abe­jas de la pla­ya. Aba­jo, la zo­na de jue­gos del par­que del Pa­sa­tiem­po, ce­rra­do por la pre­sen­cia de avis­pa ve­lu­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.