«Que che­ga­ran tan lon­xe... Es­tán au­men­tan­do a re­pro­du­ción»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - IA­GO GAR­CÍA

Tres dé­ca­das lle­va pro­du­cien­do miel Jo­sé Ma­nuel Sou­to en col­me­nas de los mu­ni­ci­pios co­ru­ñe­ses de Pa­der­ne y Aran­ga. Esa ex­pe­rien­cia le per­mi­te lle­gar a una con­clu­sión que en­tron­ca con la teo­ría de la evo­lu­ción de Char­les Dar­win. Des­de que ha­ce un lus­tro se hi­zo ca­da vez más pre­sen­te en Ga­li­cia la avis­pa asiá­ti­ca, las abe­jas in­ten­tan con­tra­rres­tar­lo au­men­tan­do su re­pro­duc­ción. Es la adap­ta­ción al me­dio. Su mé­to­do na­tu­ral pa­ra evi­tar su des­apa­ri­ción por los ata­ques de la ve­lu­ti­na. «Nós o ano pa­sa­do per­de­mos 60 col­meas das 340 que ti­ña­mos. E es­te ano subimos ate 370», se­ña­la Jo­sé Ma­nuel al res­pec­to mien­tras re­vi­sa el me­dio cen­te­nar de col­me­nas que tie­ne en Feás (Aran­ga). A su la­do, su hi­jo, Álvaro, el en­car­ga­do es­te do­min­go de re­ti­rar el en­jam­bre ba­jo la som­bri­lla que se po­bló con ra­pi­dez en la pla­ya de Mi­ño (A Co­ru­ña). Aún sor­pren­di­do por el eco me­diá­ti­co tras ver­se en la edición di­gi­tal e im­pre­sa de La Voz, res­ta im­por­tan­cia a su in­ter­ven­ción; aun­que coin­ci­de con su pa­dre en lo ra­ro que es que el en­jam­bre se pa­ra­se en la pla­ya: «Adoi­ta­mos ter que re­co­lle­las pre­to de on­de hai col­meas, pe­ro que che­ga­ran tan lon­xe... Es­tán au­men­tan­do a súa re­pro­du­ción».

Álvaro Sou­to lle­gó al are­nal don­de las abe­jas sor­pren­die­ron a los ba­ñis­tas ape­nas una ho­ra des­pués de que sal­ta­ra la alar­ma. Una exi­to­sa coor­di­na­ción fru­to del con­ve­nio que man­tie­ne el 112 con la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Api­cul­tu­ra. Las aler­tas de es­te ti­po se co­mu­ni­can a un en­la­ce de la or­ga­ni­za­ción y un api­cul­tor de una zo­na pró­xi­ma al su­ce­so se des­pla­za pa­ra rea­li­zar el ope­ra­ti­vo. An­te uno de es­tos ca­sos, ade­más de rea­li­zar la lla­ma­da a emer­gen­cias, es fun­da­men­tal no per­der los ner­vios. A di­fe­ren­cia de la ve­lu­ti­na, la abe­ja co­mún no es agre­si­va. «É su­fi­cien­te con non ache­gar­se de­ma­sia­do, e so­bre to­do non ten­tar que mar­chen rea­li­zan­do mo­ve­men­tos brus­cos coa man ou con rou­pa», re­cuer­da Álvaro.

Y es que du­ran­te la par­te­no­gé­ne­sis (el mé­to­do de re­pro­duc­ción pa­ra­si­ta­rio de las abe­jas), es­tos in­sec­tos tie­nen el ali­men­to jus­to pa­ra el via­je que los lle­va­rá a crear, jun­to con la rei­na a la que cus­to­dian, una nue­va col­me­na des­de la vie­ja de la que par­tie­ron. No quie­ren por tan­to ini­ciar un ata­que que las des­orien­te o im­pi­da cum­plir su ob­je­ti­vo. Lo ocu­rri­do es­te do­min­go, a pe­sar del re­vue­lo crea­do en las re­des so­cia­les por lo in­só­li­to de la lo­ca­li­za­ción, fue tan so­lo una pa­ra­da en ese trán­si­to: «Gús­ta­lles a som­bra e alí es­ta­ban a gus­to», son­ríen am­bos. In­ter­ven­cio­nes sen­ci­llas que na­da tie­nen que ver con las que re­quie­re la ve­lu­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.