Pi­den cár­cel pa­ra un fun­cio­na­rio por co­brar por per­mi­sos de re­si­den­cia

El em­plea­do de la Sub­de­le­ga­ción del Go­bierno de Pon­te­ve­dra pe­día «re­ga­li­tos»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

Ocho años de pri­sión y tre­ce de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra el em­pleo o car­go pú­bli­co por, su­pues­ta­men­te, re­ci­bir 200 eu­ros de dos per­so­nas que so­li­ci­ta­ron una au­to­ri­za­ción de re­si­den­cia en Pon­te­ve­dra. Un fun­cio­na­rio de la Sub­de­le­ga­ción del Go­bierno de la ciu­dad del Lé­rez ten­drá que sen­tar­se en el ban­qui­llo por, pre­sun­ta­men­te, re­ci­bir re­ga­li­tos por la tra­mi­ta­ción de es­tos ex­pe­dien­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos.

En su es­cri­to de acu­sa­ción, el fis­cal sos­tie­ne que es­te em­plea­do pú­bli­co ini­ció, tra­mi­tó y fi­na­li­zó cua­tro ex­pe­dien­tes en el 2016 y, «sin que tu­vie­se de­re­cho a per­ci­bir nin­gún ti­po de re­tri­bu­ción por par­te de las in­tere­sa­das, so­li­ci­tó de las mis­mas y con­si­guió» 200 eu­ros. Pre­ci­sa tam­bién el es­cri­to el ca­so de una mu­jer que ges­tio­nó una so­li­ci­tud de re­si­den­cia tem­po­ral, a la que «le di- jo que te­nía que ha­cer­le un re­ga­li­to, y es­ta le en­tre­gó cin­cuen­ta eu­ros». Tiem­po des­pués, a fi­na­les del pa­sa­do sep­tiem­bre, de­nun­ció lo ocu­rri­do.

A otra de las afec­ta­das «le so­li­ci­tó 150 eu­ros». El fis­cal man­tie­ne que es­ta hi­zo dos pa­gos: uno de 100 eu­ros en las ofi­ci­nas de la Sub­de­le­ga­ción de Pon­te­ve­dra y otro, de 50, en la ca­lle. A es­te res­pec­to, la in­ves­ti­ga­ción al pa­re­cer ha pues­to de ma­ni­fies­to que la dam­ni­fi­ca­da abo­nó es­te dinero «en la creen­cia de que for­ma­ba par­te de las ta­sas que de­bía pa­gar».

Se re­fie­re un ter­cer epi­so­dio, re­la­ti­vo a una au­to­ri­za­ción de re­si­den­cia de un fa­mi­liar co­mu­ni­ta­rio, pa­ra la que el fun­cio­na­rio, su­pues­ta­men­te, «le di­jo a la de­man­dan­te que te­nía que en­tre­gar­le al­go, a lo que es­ta en­ten­dió que era dinero». Es por ello por lo que es­ta acu­dió a la Sub­de­le­ga­ción con 200 eu­ros, «que no lle­gó a en­tre­gar [al en­cau­sa­do] por­que fue aten­di­da por otra fun­cio­na­ria, lo que pro­vo­có que el acu­sa­do le lla­ma­se la aten­ción».

A es­tos ca­sos, que el fis­cal ca­li­fi­ca de cohe­cho, aña­de un se­gun­do car­go por fal­se­dad en do­cu­men­to ofi­cial. Re­se­ña que en una de las so­li­ci­tu­des es­tam­pó un se­llo de en­tra­da co­rres­pon­dien­te al 9 de sep­tiem­bre cuan­do la fe­cha real co­rres­pon­día a on­ce días más tar­de. La acu­sa­ción sos­tie­ne que el pon­te­ve­drés ac­tuó así al com­pro­bar que a la de­nun­cian­te le ha­bía ca­du­ca­do en ju­nio una au­to­ri­za­ción de re­si­den­cia y pa­ra ob­te­ner la pró­rro­ga de­bía ser pre­sen­ta­da den­tro de los 90 días na­tu­ra­les des­de la fi­na­li­za­ción de la vi­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.