El mo­de­lo de Fran­cia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EL SÍN­DRO­ME G MA­NUEL BLAN­CO DESAR

Vis­to el de­ba­te en Fran­cia, uno no pue­de más que sen­tir lás­ti­ma por el con­tras­te es­pa­ñol. Fran­cia no es el pa­raí­so, pe­ro ya fir­ma­ría por im­por­tar al­go de sus po­lí­ti­cas de Es­ta­do. Fran­cia no va a ver que­brar su Se­gu­ri­dad So­cial por­que es la na­ción más fe­cun­da de Eu­ro­pa, jun­to con Ir­lan­da, y ade­más to­da­vía es una po­ten­cia cien­tí­fi­ca e industrial de primer ni­vel. Cul­ti­va­ron las cien­cias du­ran­te el si­glo XIX, mien­tras no­so­tros nos afa­ná­ba­mos en exis­ten­cia­lis­mos, can­to­na­lis­mos y li­te­ra­tu­ras. Man­tu­vie­ron unas pe­no­sas uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les, pe­ro apun­ta­la­ron sus gran­des es­cue­las e ins­ti­tu­tos po­li­téc­ni­cos, don­de se cul­ti­vó a quie­nes de­bían ser el mo­tor de la Re­pú­bli­ca. Y tras el desas­tre de 1945, re­cons­tru­ye­ron y re­for­za­ron su sis­te­ma me­ri­to­crá­ti­co. Por eso Fran­cia es to­da­vía una cam­peo­na industrial, nu­clear, téc­ni­ca y tam­bién so­cial. Aquí mu­chos qui­sie­ron co­piar­la, que­dán­do­se so­lo con la es­pu­ma del bi­ki­ni, la mo­da, el lai­cis­mo, el úl­ti­mo tan­go y otras bon­da­des me­no­res.

Qué di­fe­ren­te el de­ba­te fran­cés del es­pa­ñol. Al sur de los Pi­ri­neos es teo­lo­gal, exis­ten­cia­lis­ta, pa­rro­quiano, de­ci­mo­nó­ni­co, en­tre car­lis­ta y fol­cló­ri­co. Du­ran­te el si­mu­la­cro de mo­ción de cen­su­ra na­die sa­có a co­la­ción qué ha­cer pa­ra re­du­cir la deu­da pú­bli­ca que nos co­me y que pue­de des­bo­car­se a po­co que suban los in­tere­ses. Na­die su­gi­rió có­mo sos­te­ner nues­tra Se­gu­ri­dad So­cial du­ran­te otra ge­ne­ra­ción, a pe­sar de que pron­to va a re­que­rir emi­tir más mi­les de mi­llo­nes de eu­ros de deu­da. So­bre vein­te mil mi­llo­nes a un año vis­ta. Na­die, ni si­quie­ra en­tre la le­gión de dipu­tados Kin­der­los, sin hi­jos que co­ti­cen por ellos en su ve­jez —gru­po nu­me­ro­sí­si­mo y des­pro­por­cio­na­do, por cier­to, fren­te al co­mún de la ciu­da­da­nía tra­ba­ja­do­ra—.

Fran­cia ha­bla de có­mo sal­var el mo­de­lo so­cial eu­ro­peo, en­ca­ran­do el cre­cien­te desafío de po­ten­cias ti­rá­ni­cas con par­ti­do úni­co. Es­pa­ña, so­bre có­mo im­plo­sio­nar a la yu­gos­la­va, de­sen­ten­dién­do­se de su fra­ca­so es­co­lar y de la ca­ren­cia de al­go pa­re­ci­do a las gran­des es­cue­las fran­ce­sas, ya que no po­de­mos te­ner un MIT o un Ox­ford. En Es­pa­ña el de­ba­te es mi­se­ra­ble en com­pa­ra­ción con el fran­cés. No hay pro­yec­to, no hay re­la­to, no hay pers­pec­ti­va. Es­pa­ña pa­re­ce aver­gon­zar­se de su exis­ten­cia y cree que ju­gan­do al frac­cio­na­mien­to al­gu­nos po­drán des­pren­der­se de su omi­no­sa leyenda ne­gra. Cra­so error. Nues­tra sal­va­ción es Eu­ro­pa. Una Eu­ro­pa que to­da­vía es­tá por cons­truir y de­fi­nir. Eu­ro­pa co­mo res pu­bli­ca. Pe­ro esa nue­va Eu­ro­pa no pue­de ser la ex­cu­sa pa­ra es­con­der com­ple­jos. Es­tos se su­pe­ran pro­gre­san­do eco­nó­mi­ca­men­te y ha­cien­do an­tes lo que ha­ce pro­gre­sar a las na­cio­nes.

Una vez Fran­cia nos ilu­mi­nó, a pe­sar del error bo­na­par­tis­ta. Aho­ra de­be­mos ayu­dar­la a cons­truir una Eu­ro­pa re­si­lien­te y fra­ter­nal. La de­ca­den­cia de Eu­ro­pa en lo de­mo­grá­fi­co y en lo eco­nó­mi­co es un he­cho, pe­ro pue­de y de­be su­pe­rar­se. La Re­pú­bli­ca fran­ce­sa lo ha en­ten­di­do. Es­pe­re­mos que aquí ce­se pron­to el par­lo­teo de los teó­lo­gos de la va­cui­dad, cu­ya chá­cha­ra no me­re­ce tan­to eco co­mo tie­ne.

Me lla­mó un ami­go pa­ra con­tar­me que ha­bía re­ci­bi­do un wa­sap con las nue­vas nor­mas de trá­fi­co en ca­rre­te­ra, re­cien­te­men­te in­cor­po­ra­das a nues­tra le­gis­la­ción.

Si es in­tere­san­te y obli­ga­to­rio es­tar al día en las úl­ti­mas no­ve­da­des in­cor­po­ra­das, tam­bién es ver­dad que, al fi­nal del re­la­to de las nor­mas, se aña­de: «Sed pru­den­tes, por fa­vor, y no les deis la sa­tis­fac­ción de va­cia­ros la car­te­ra y fas­ti­dia­ros las va­ca­cio­nes».

Ni que de­cir tie­ne que las va­ca­cio­nes se las fas­ti­dia quien, co­mo hoy, me ade­lan­tó cuan­do yo cir­cu­la­ba a 120 km/h por la au­to­pis­ta y calcu­lo que él lo ha­cía a 160. Las mul­tas, aho­ra y siem­pre, se pa­gan vo­lun­ta­ria­men­te y, el que no quie­ra pa­gar­las, sa­be per­fec­ta­men­te cuál es el mé­to­do. Mu­chos hu­bie­sen desea­do ha­ber pagado al­gu­na que otra mul­ta, pe­ro ya es de­ma­sia­do tar­de pa­ra ellos. Sea­mos pru­den­tes. Ne­gué­mo­nos a pa­gar mul­tas de trá­fi­co. PÍO PE­DREI­RA VI­LAS. Cen­tos de ci­da­dáns afri­ca­nos e asiá­ti­cos im­pe­li­dos po­las gue­rras, a per­se­cu­ción ideo­ló­xi­ca, a fa­me ou a fa­lla dun ho­ri­zon­te digno, se­guen a cru­zar (con fre­cuen­cia a in­ten­tar cru­zar) o mar Me­di­te­rrá­neo ca­ra Eu­ro­pa na pro­cu­ra dun fu­tu­ro me­llor; dei­xan­do atrás fa­mi­lia, cul­tu­ra, so­ños…

Moi­tos non o lo­gran. Moi­tos en­te­rran no mar as súas es­pe­ran­zas, con­ver­ten­do o Ma­re Nos­trum (sím­bo­lo de des­en­ro­lo e cul­tu­ras mi­le­na­rias) nun Ma­re Mor­tis.

Na his­to­ria da hu­ma­ni­da­de exis­tiu o éxo­do. Pe­ro iso non po­de le­var­nos a acep­tar co­mo nor­mal un­ha si­tua­ción que, na ac­tua­li­da­de, es­tá a con­ver­ter­se nun pe­sa­de­lo pa­ra a cul­tu­ra oc­ci­den­tal. MA­NO­LO ROMASANTA TOUZA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.