Las du­das in­ter­nas so­bre la con­sul­ta del 1-O frac­tu­ran el Go­bierno ca­ta­lán

Puig­de­mont des­ti­tu­ye al con­se­je­ro que cues­tio­nó la ce­le­bra­ción del re­fe­ren­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - CRISTIAN REINO

Ape­nas unas ho­ras tar­dó el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat en des­ti­tuir al con­se­je­ro Jor­di Bai­get, quien ayer mis­mo ha­bía pues­to en du­da la ce­le­bra­ción del re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta del 1 de oc­tu­bre. Sus pa­la­bras desata­ron una tor­men­ta en el Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán, Es­que­rra pu­so el gri­to en el cie­lo y pre­sio­nó a Car­les Puig­de­mont pa­ra que des­ti­tu­ye­ra al ti­tu­lar de Em­pre­sa. Des­de fue­ra del Go­bierno, la CUP tam­bién re­cla­mó la ca­be­za de Bai­get.

Aun­que de puer­tas pa­ra afue­ra la reac­ción de Es­que­rra apa­ren­tó ser co­me­di­da, la reali­dad es que la for­ma­ción que li­de­ra Oriol Jun­que­ras exi­gió la des­ti­tu­ción del con­se­je­ro por­que sus pa­la­bras eran una mues­tra de fla­que­za. A úl­ti­ma ho­ra de la tar­de de ayer, Puig­de­mont ce­dió y ex­pul­só del Eje­cu­ti­vo por «fal­ta de con­fian­za» a Bai­get, un hom­bre del en­torno de Ar­tur Mas, con quien fue se­cre­ta­rio del Go­bierno en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra. Su pues­to se­rá ocu­pa­do por San­ti Vi­la, con­se­je­ro de Cul­tu­ra y que por aho­ra di­ri­gi­rá am­bas car­te­ras. Se da la cir­cuns­tan­cia que Vi­la tam­bién for­ma par­te del sec­tor mo­de­ra­do del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán y del PDECat.

Bai­get de­jó ayer al des­cu­bier­to la di­vi­sión que hay en el Go­bierno au­to­nó­mi­co so­bre la es­tra­te­gia a se­guir, al re­ve­lar la exis­ten­cia de dos sec­to­res. Por una par­te, el nú­cleo du­ro, li­de­ra­do por el pre­si­den­te y el vi­ce­pre­si­den­te Jun­que­ras, que to­ma las de­ci­sio­nes so­bre la con­sul­ta. El otro, el que ha que­da­do al mar­gen y que se en­te­ra de los por­me­no­res del pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ca­si por la pren­sa. Los pri­me­ros son los que apues­tan por lle­gar has­ta el fi­nal y los se­gun­dos son los que tie­nen du­das, los que no aca­ban de ver cla­ra la vía uni­la­te­ral y de rup­tu­ra.

Bai­get re­co­no­ció en una en­tre­vis­ta que «pro­ba­ble­men­te» no se po­drá ce­le­brar el re­fe­ren­do. El Es­ta­do, ad­vir­tió, «tie­ne tan­ta fuer­za que pro­ba­ble­men­te» la con­sul­ta no se po­drá ce­le­brar y se ha­rá «al­gu­na co­sa di­fe­ren­te que se pue­de pa­re­cer al 9N». Tam­bién di­jo que es­ta­ba dis­pues­to a «aguan­tar ir a pri­sión» por de­fen­der el pro­ce­so, pe­ro no iba a in­mo­lar­se si las ac­cio­nes ju­di­cia­les «van con­tra el pa­tri­mo­nio: pen­sa­mos en la fa­mi­lia».

Su opi­nión so­bre las di­fi­cul­ta­des pa­ra ce­le­brar la con­sul­ta fue com­par­ti­da por Vi­la, quien ad­mi­tió «dis­cre­pan­cias ideo­ló­gi­cas» en el Eje­cu­ti­vo y que apun­tó que el ca­rác­ter vin­cu­lan­te de la vo­ta­ción lo apor­ta­rá la par­ti­ci­pa­ción, lo que es un re­co­no­ci­mien­to im­plí­ci­to de que el 1 de oc­tu­bre no ten­drá to­das las ga­ran­tías exi­gi­bles a un re­fe­ren­do. El ob­je­ti­vo en es­te sen­ti­do de los so­be­ra­nis­tas es su­pe­rar los tres mi­llo­nes de vo­tos (el cen­so ca­ta­lán es­tá com­pues­to por unos 5,5 mi­llo­nes) y a par­tir de ahí bus­car el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal.

Pug­na so­te­rra­da

En las te­sis de Bai­get y Vi­la se si­túa tam­bién el ti­tu­lar de In­te­rior, Jor­di Ja­né, que lle­va me­ses ad­vir­tien­do de que los Mossos d’Es­qua­dra no cum­pli­rán ór­de­nes que va­yan en con­tra del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co. Los tres con­se­je­ros me­nos con­ven­ci­dos con la vía uni­la­te­ral son del PDECat, lo que ha pro­vo­ca­do que en las úl­ti­mas se­ma­nas des­de Es­que­rra, eso sí de for­ma so­te­rra­da, ha­yan acu­sa­do a los neo­con­ver­gen­tes de no es­tar com­pro­me­ti­dos al 100 % con el re­fe­ren­do. Ayer el par­ti­do de Jun­que­ras y la CUP es­ta­lla­ron con las pa­la­bras de Bai­get por­que, a su en­ten­der, de­bi­li­tan el mo­vi­mien­to so­be­ra­nis­ta.

La cri­sis in­ter­na so­bre­vue­la des­de el primer día en las re­la­cio­nes en­tre los dos so­cios de Junts pel Sí, pe­ro se desató con to­da su cru­de­za a raíz del anun­cio de que el con­cur­so pa­ra la com­pra de ur­nas pa­ra la con­sul­ta ha­bía aca­ba­do en fias­co. Des­de el PDECat se sien­ten ata­ca­dos y ayer se de­fen­die­ron con el ar­gu­men­to de que na­die pue­de dar­les lec­cio­nes, ya que tie­nen in­ha­bi­li­ta­dos y una con­se­je­ra que­re­lla­da. Los re­ce­los en­tre unos y otros no son más que una prue­ba de que pa­se lo que pa­se con el 1 de oc­tu­bre, el pro­ce­so aca­ba­rá en unas elec­cio­nes.

«El Es­ta­do tie­ne tan­ta fuer­za que lo más pro­ba­ble es que no se pue­da ce­le­brar el re­fe­ren­do, sino al­go se­me­jan­te al 9N» Jor­di Bai­get Ex­con­se­je­ro de Em­pre­sa de la Ge­ne­ra­li­tat

EFE

A la iz­quier­da, el ya ex­con­se­je­ro de Em­pre­sa de la Ge­ne­ra­li­tat Jor­di Bai­get, con el mi­nis­tro de Fo­men­to en un ac­to ce­le­bra­do en Madrid en abril.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.