Ma­ni­fes­ta­cio­nes en 46 ciu­da­des pa­ra exi­gir el «im­peach­ment» de Trump

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - ADRIANA REY

Co­mo to­dos los años EE.UU. ce­le­bra hoy el 4 de ju­lio, su fies­ta na­cio­nal. Es la pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, sin em­bar­go, que el país lle­ga tan di­vi­di­do a una fe­cha tan es­pe­cial.

Nue­va York, Los Án­ge­les, Aus­tin, Chica­go o Nue­va Or­leans son al­gu­nas de las 46 ciu­da­des en las que el do­min­go, pan­car­ta en mano, mi­les de es­ta­dou­ni­den­ses pi­die­ron al Con­gre­so que ini­cie el pro­ce­so de im­peach­ment (des­ti­tu­ción) con­tra el pre­si­den­te. «La obs­truc­ción a la jus­ti­cia en el Ru­sia­ga­te y el ha­ber vio­la­do la cláu­su­la de emo­lu­men­tos son ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra que el Con­gre­so in­ves­ti­gue», in­sis­tie­ron los con­vo­can­tes de la mar­cha en Los Án­ge­les, tras ha­blar de Do­nald Trump co­mo «una ame­na­za con­tra la de­mo­cra­cia».

En pa­ra­le­lo y en la otra pun­ta del país, los asis­ten­tes a las pro­tes­tas de Man­hat­tan co­rea­ban: «Ma­nos pe­que­ñas no pue­den cons­truir el mu­ro». Fue allí, fren­te al Trump In­ter­na­tio­nal Ho­tel and To­wer, don­de se vio a un hom­bre dis­fra­za­do de Vla­di­mir Pu­tin ha­blan­do con otro ca­rac­te­ri­za­do de Trump. «No hay ne­xos con Ru­sia. Créan­me», gri­ta­ron am­bos en­tre mo­fas.

La fal­ta de me­su­ra del pre­si­den­te en Twit­ter abrió un nue­vo fren­te de crí­ti­ca con­tra quien ha co­lo­ca­do sus men­sa­jes al mis­mo ni­vel que los co­mu­ni­ca­dos de la Ca­sa Blan­ca. El es­tu­por lle­va me­ses asen­ta­do en Ca­pi­tol Hill, don­de ca­si dia­ria­men­te los le­gis­la­do­res cen­su­ran las bur­las del re­pu­bli­cano con­tra los prin­ci­pa­les dia­rios y ca­de­nas de te­le­vi­sión. La di­ri­gi­da con­tra la CNN el do­min­go fue in­ter­pre­ta­da por mu­chos co­mo un ac­to de in­ci­ta­ción a la vio­len­cia, des­pués de que el pre­si­den­te pu­bli­ca­se un ví­deo edi­ta­do en el que gol­pea al ca­nal de no­ti­cias. Las imá­ge­nes co­rres­pon­den a cuan­do Trump par­ti­ci­pó en una com­pe­ti­ción de lu­cha li­bre cu­yos re­cur­sos en es­ta ca­so apro­ve­cha, pa­ra cu­brir la ca­ra de su ri­val con el lo­go de la ca­de­na de te­le­vi­sión y si­mu­lar una agre­sión. «2 de ju­lio de 1776: el Con­gre­so Con­ti­nen­tal vo­ta por la in­de­pen­den­cia. 2 de ju­lio de 2017: Trump ha­ce un cas­ting pa­ra Pres­sing Catch», la­men­tó abo­chor­na­da la hi­ja de la ex­can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Chel­sea Clin­ton.

Las ba­ta­llas dia­léc­ti­cas del mag­na­te con­tra la pren­sa han lle­ga­do a tal ex­tre­mo que cien­tos de usua­rios en las re­des so­cia­les han he­cho cir­cu­lar la eti­que­ta «25th Amend­ment», pi­dien­do que se le de­cla­re in­ca­paz. «Es­te tuit es una evi­den­cia de su de­te­rio­ro men­tal. Tie­ne que ser eva­lua­do psi­co­ló­gi­ca­men­te», pi­dió el ex em­ba­ja­dor Norm Ei­sen tras la nue­va em­bes­ti­da trum­pia­na.

La En­mien­da 25, que fue pro­pues­ta por el Con­gre­so y ra­ti­fi­ca­da tras el ase­si­na­to del pre­si­den­te John F. Ken­nedy, re­co­ge los pro­ce­di­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra re­em­pla­zar al pre­si­den­te o al vi­ce­pre­si­den­te en ca­so de «muer­te, mo­ción, di­mi­sión, o in­ha­bi­li­ta­ción». El de­ba­te no es nue­vo. Los de­mó­cra­tas de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes ya pro­pu­sie­ron que se crea­ra un pa­nel pa­ra de­ter­mi­nar si el pre­si­den­te es o no ap­to pa­ra di­ri­gir el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.