Los yiha­dis­tas mul­ti­pli­can sus ata­ques sui­ci­das pa­ra ven­gar su de­rro­ta en Irak

Los ka­mi­ka­zes aten­tan con­tra los ci­vi­les que hu­yen o son aco­gi­dos en cam­pa­men­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - R. P.

El Es­ta­do Is­lá­mi­co pre­ten­de ven­der ca­ra en Irak y es­tá dis­pues­to a ex­ten­der el te­rror has­ta sus úl­ti­mos días en Irak. Los yiha­dis­tas han op­ta­do por mul­ti­pli­car los ata­ques sui­ci­das tan­to pa­ra di­fi­cul­tar el avan­ce de las fuer­zas ira­quíes en los úl­ti­mos re­duc­tos de re­sis­ten­cia en lo que fue bas­tión del ca­li­fa­to, Mo­sul, co­mo pa­ra cas­ti­gar a los ci­vi­les que hu­yen de los com­ba­tes.

Una ka­mi­ka­ze, ori­gi­na­ria de Tú­nez, se mez­cló ayer con un gru­po de ci­vi­les que es­ca­pa­ban de Mo­sul y ac­ti­vó el cin­tu­rón de ex­plo­si­vos que por­ta­ba. La de­to­na­ción ma­tó a dos per­so­nas e hi­rió a otros nue­ve, en­tre ellos dos miem­bros de las fuer­zas es­pe­cia­les an­ti­te­rro­ris­tas ira­quíes CTS).

Otro ka­mi­ka­ze, es­ta vez un hom­bre ves­ti­do de mu­jer, se in­mo­ló el do­min­go en la en­tra­da del cam­pa­men­to de des­pla­za­dos de Al Ki­lo, ins­ta­la­do unos 60 ki­ló­me­tros de Ra­ma­di, ca­pi­tal de la pro­vin­cia ve­ci­na de An­bar. La ex­plo­sión aca­bó con la vi­da de 16 per­so­nas, en­tre ellas mu­je­res y ni­ños, e hi­rió a otras 18.

El ca­li­fa­to iden­ti­fi­có ayer al ka­mi­ka­ze co­mo Abu Obai­da al Ira­qui y di­vul­gó su fo­to en una de sus cuen­tas en Te­le­gram en la que apa­re­ce por­tan­do un ar­ma y con la ca­ra ta­pa­da. El EI afir­ma que su ob­je­ti­vo era lle­var a ca­bo «una ope­ra­ción de mar­ti­rio con­tra el Ejér­ci­to de los após­ta­tas», pe­ro la gran ma­yo­ría de sus víc­ti­mas eran ci­vi­les. El ca­li­fa­to ha per­di­do el 60 % de su te­rri­to­rio y 80 % de sus in­gre­sos en tres años, pe­ro no su ca­pa­ci­dad de co­mer aten­ta­dos.

«En al­gu­nos ba­rrios de Mo­sul el enemi­go re­cu­rre des­de ha­ce tres días a ka­mi­ka­zes, so­bre to­do mu­je­res», di­jo a la agen­cia AFP el te­nien­te Sa­mi al Arid­hi, un co­man­dan­te de las CTS, las tro­pas crea­das y en­tre­na­das por EE.UU. «An­tes de eso, el Es­ta­do Is­lá­mi­co uti­li­za­ba fran­co­ti­ra­do­res y bom­bas», ex­pli­ca. Pa­ra ha­cer fren­te a la ame­na­za de las mu­je­res ka­mi­ka­zes, las fuer­zas ira­quíes han or­de­na­do a los ci­vi­les que se qui­ten par­te de la ro­pa que lle­van an­tes de acer­car­se a los pues­tos de con­trol.

Unos 200 yiha­dis­tas

Arid­hi pre­vé que la ba­ta­lla ter­mi­ne den­tro de cin­co o sie­te días. Se­gún sus cálcu­los, unos 200 yiha­dis­tas, en su ma­yo­ría ex­tran­je­ros, es­tán aco­rra­la­dos en la mar­gen oes­te del río Ti­gris, pe­ro las ca­lles es­tre­chas y den­sa­men­te po­bla­das del cas­co an­ti­guo de Mo­sul com­pli­can el avan­ce de las fuer­zas ira­quíes. El éxo­do de ci­vi­les si­guen sien­do ma­si­vo y mu­chos ter­mi­nan en los cen­tros mé­di­cos pro­vi­sio­na­les. «Es­ta gen­te pro­vie­ne de la ciu­dad vie­ja. Hu­yen del EI, de la muer­te, del ham­bre y del mie­do», ex­pli­ca el mé­di­co Na­zar Sa­lih.

El je­fe de la po­li­cía fe­de­ral se fe­li­ci­ta­ba el do­min­go de «la vic­to­ria en Mo­sul». Pe­ro el co­man­dan­te Raed Sha­kir Jaw­dat le rec­ti­fi­có y di­jo que, aun­que la mi­sión de la po­li­cía ha ter­mi­na­do, otras fuer­zas si­guen lu­chan­do y que la vic­to­ria fi­nal se­rá anun­cia­da en su mo­men­to por el primer mi­nis­tro ira­quí.

AH­MAD AL-RUBAYE

Omar fue aco­gi­do por los sol­da­dos tras re­sul­tar he­ri­do y su fa­mi­lia muer­ta en Mo­sul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.