Los sue­los ga­lle­gos tie­nen res­tos de 78 sus­tan­cias tó­xi­cas prohi­bi­das ha­ce años

Un es­tu­dio do­cu­men­ta por pri­me­ra vez los pla­gui­ci­das usa­dos en los úl­ti­mos cien años

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - R. ROMAR

DDT, lin­dano, diel­drin, al­drin, en­do­sul­fán, clor­dano .... To­dos son or­ga­no­clo­ra­dos in­clui­dos en la lis­ta de com­pues­tos or­gá­ni­cos per­sis­ten­tes (COP) que fue­ron em­plea­dos du­ran­te años co­mo pla­gui­ci­das en agri­cul­tu­ra pa­ra com­ba­tir las pla­gas que afec­ta­ban a los cul­ti­vos. Y to­dos son quí­mi­cos prohi­bi­dos des­de ha­ce años, al­gu­nos des­de ha­ce más de vein­te, co­mo el DDT, por sus ries­gos pa­ra la sa­lud, ya que o bien son car­ci­nó­ge­nos o por­que pue­den pro­du­cir cam­bios hor­mo­na­les, en­tre otros efec­tos. Pe­ro tie­nen al­go más en co­mún: aún per­sis­ten en los sue­los de Ga­li­cia, pe­se a que ha­ce ya anos que no se pue­den em­plear. Es una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de un ex­ten­so tra­ba­jo que se ha ma­te­ria­li­za­do en una te­sis de Ra­quel Cha­ves Pa­dín de­fen­di­da en la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go (USC).

La in­ves­ti­ga­ción ha per­mi­ti­do la ela­bo­ra­ción de un in­ven­ta­rio com­ple­to de los pla­gui­ci­das uti­li­za­dos en Ga­li­cia du­ran­te los úl­ti­mos cien años, a lo lar­go de to­do el si­glo XX. El es­tu­dio do­cu­men­ta la uti­li­za­ción du­ran­te es­te pe­río­do de un to­tal de 176 sus­tan­cias ac­ti­vas, de las que 78 es­tán prohi­bi­das en la ac­tua­li­dad, pe­ro cu­yos efec­tos tó­xi­cos aún per­sis­ten en los sue­los.

«En al­gu­nas par­ce­las su ni­vel de con­cen­tra­ción es muy ele­va­do. Hi­ci­mos aná­li­sis de sue­los y, en al­gu­nos ca­sos, com­pro­ba­mos que los va­lo­res es­ta­ban muy por en­ci­ma de lo per­mi­ti­do por la le­gis­la­ción vi­gen­te», ex­pli­ca Ra­quel Cha­ves Pa­dín, que ha em­plea­do va­rios años a com­ple­tar un tra­ba­jo coor­di­na­do den­tro de la Agru­pa­ción Es­tra­té­gi­ca CRETUS de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go ba­jo la di­rec­ción de Fe- li­pe Ma­cías y Car­men Mo­te­rro­so. La com­ple­ji­dad del es­tu­dio la re­ve­la el he­cho de que has­ta el 2012 no se con­vir­tió en obli­ga­to­rio de­cla­rar el pro­duc­to que se es­ta­ba uti­li­zan­do pa­ra eli­mi­nar las pla­gas en los cul­ti­vos en las dis­tin­tas par­ce­las. To­do lo que se ha­bía he­cho has­ta esa fe­cha per­ma­ne­cía en el ol­vi­do y res­ca­tar esa me­mo­ria per­di­da fue lo que hi­zo Cha­ves.

Re­cu­pe­rar la me­mo­ria his­tó­ri­ca

Co­mo no ha­bía re­gis­tros fue ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a nu­me­ro­sas en­cues­tas rea­li­za­das a agri­cul­to­res, vi­ti­cul­to­res y a em­pre­sas que te­nían al­gún ti­po de re­la­ción con los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios. La do­cu­men­ta­ción re­co­gi­da se con­tras­tó con una ex­ten­sa revisión bi­blio­grá­fi­ca y, más tar­de, una vez que se tu­vo una pri­me­ra apro­xi­ma­ción del ma­pa, se com­pro­ba­ron los re­sul­ta­dos con aná­li­sis quí­mi­cos del sue­lo. Y los re­sul­ta­dos coin­ci­dían. In­clu­so tra­ba­jos pos­te­rio­res de aná­li­sis de aguas sub­te­rrá­neas no po­ta­bles pu­bli­ca­dos por la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de in­di­ca­ban la pre­sen­cia de com­pues­tos tó­xi­cos en las zo­nas don­de los in­ves­ti­ga­do­res ha­bían ad­ver­ti­do de su uso acu­mu­la­do. Es­te es, pre­ci­sa­men­te, uno de los ries­gos, que los or­ga­no­clo­ra­dos, de­bi­do a su per­sis­ten­cia en el me­dio, se fil­tren al agua.

Pe­ro no se tra­ta de alar­mar, por­que la po­ten­cial pe­li­gro­si­dad de es­tos com­pues­tos de­pen­de en gran me­di­da del gra­do de ex­po­si­ción a ellos, que tie­ne que ser fre­cuen­te. Lo que sí acon­se­jan los in­ves­ti­ga­do­res es con­tro­lar los cul­ti­vos que se reali­cen en aque­llas zo­nas don­de aún exis­ta una ele­va­da con­cen­tra­ción de tó­xi­cos prohi­bi­dos. El ma­pa, con la dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca de los dis­tin­tos com­pues­tos lo­ca­li­za­dos, se pre­sen­ta­rá en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca, pe­ro la au­to­ra prin­ci­pal del tra­ba­jo ade­lan­ta que, en el ca­so de los or­ga­no­clo­ra­dos, «su dis­tri­bu­ción es muy dis­per­sa por to­da Ga­li­cia de­bi­do a que te­nían una am­plia uti­li­za­ción. Se pue­den en­con­trar por to­da la co­mu­ni­dad». Los cien­tí­fi­cos tam­bién des­ta­can la ne­ce­si­dad de «in­ves­ti­gar la con­ta­mi­na­ción por pla­gui­ci­das ob­so­le­tos y per­sis­ten­tes en los sue­los du­ran­te el pro­ce­so de con­ver­sión de par­ce­las pa­ra la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca».

AL­BER­TO LÓ­PEZ

So­lo des­de el 2012 es obli­ga­to­rio de­cla­rar qué pro­duc­tos se uti­li­zan en las fu­mi­ga­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.