«Le pi­do al de­por­ti­vis­mo que de­je de ser ti­bio con la can­te­ra»

In­sua, tras fir­mar con el Schal­ke has­ta el 2022, se des­pi­de mien­tras pi­de más com­pro­mi­so con la can­te­ra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - P. BA­RREI­ROS

Con las ideas cla­ras so­bre có­mo quie­re en­fo­car su ca­rre­ra, In­sua abre una nue­va eta­pa mien­tras pa­sa re­vis­ta a los on­ce años (ca­si la mi­tad de sus 23 de vi­da) que pasó en Abe­gon­do. El cen­tral, que aca­ba de vin­cu­lar­se has­ta el 2021 con el Schal­ke ale­mán en un tras­pa­so que re­por­ta­rá al De­por­ti­vo al me­nos 3,5 mi­llo­nes de eu­ros, se des­pi­dió ayer por me­dio de una ex­ten­sa car­ta en la que re­fle­ja al­go más que agra­de­ci­mien­to ha­cia la que fue su ca­sa. El ju­ga­dor de Ar­zúa re­fle­xio­na so­bre la po­lí­ti­ca de for­ma­ción del club. «Le pi­do al de­por­ti­vis­mo que de- je de ser ti­bio con la can­te­ra. El se­llo Abe­gon­do de­be ser, en mi opi­nión, una ca­rac­te­rís­ti­ca que de­be im­preg­nar el ADN del De­por­ti­vo en el fu­tu­ro. Sa­cri­fi­cio, con­fian­za y tra­ba­jo son pa­la­bras que de­ben es­tar cons­tan­te­men­te aso­cia­das a la fac­to­ría Abe­gon­do y a la can­te­ra», es­cri­be el cen­tral.

Co­mo ju­ve­nil In­sua lle­gó a se­mi­fi­na­les de la Co­pa de Cam­peo­nes en el 2011. Esa mis­ma tem­po­ra­da tam­bién ju­gó en el Fa­bril, que no pu­do sos­te­ner­se en Se­gun­da B. Mi­li­tó las dos si­guien­tes tem­po­ra­das en el fi­lial y en es­ta se­gun­da las le­sio­nes del primer equi­po le lle­va­ron a de­bu­tar en San Ma­més pa­ra vol­ver a sal­tar en el Cal­de­rón y el Camp Nou. Tras el des­cen­so a Se­gun­da y el club al bor­de de la des­apa­ri­ción, Fer­nan­do Váz­quez for­mó un equi­po de cir­cuns­tan­cias que en la pri­me­ra jor­na­da ga­nó en Las Pal­mas... con gol del can­te­rano. Y aca­bó re­tor­nan­do a Pri­me­ra. El cen­tral sa­lió ce­di­do al Le­ga­nés, con el que re­pi­tió la his­to­ria: as­cen­so his­tó­ri­co con otro gol de­ci­si­vo del co­ru­ñés. Por fin en Bu­tar­que ju­gó en la má­xi­ma ca­te­go­ría, pe­ro es­pe­cial­men­te en la se­gun­da vuel­ta su pa­pel de­cre­ció.

«El sen­ti­mien­to Abe­gon­do de­be ser un pi­lar fun­da­men­tal del De­por­ti­vo del fu­tu­ro y de­be for­mar par­te de su idio­sin­cra­sia —sub­ra­ya el jo­ven can­te­rano—. Me con­si­de­ro un pri­vi­le­gia­do, te­nien­do en cuen­ta to­dos los com­pa­ñe­ros que he te­ni­do y que se han que­da­do por el ca­mino po­nien­do su ilu­sión y tra­ba­jo, pe­ro mi si­tua­ción no de­bie­ra ser una ex­cep­ción, sino la nor­ma. De co­ra­zón pi­do que apo­yen y crean en Abe­gon­do», re­la­ta mien­tras pi­de que se dis­tin­ga en­tre su de­por­ti­vis­mo y su si­tua­ción pro­fe­sio­nal «que es la que ha lle­va­do a que el club y yo si­ga­mos ca­mi­nos dis­tin­tos», di­ce.

«Es se­gu­ro que den­tro de mi tra­yec­to­ria de­por­ti­va ten­go par­ti­da­rios y de­trac­to­res. Es ley del fút­bol. Pe­ro no pue­do ad­mi­tir que se du­de de mi de­por­ti­vis­mo, por­que es un sen­ti­mien­to que se in­terio­ri­za en el día a día de Abe­gon­do del que he for­ma­do par­te», in­sis­te el de­fen­sa, an­tes de des­pe­dir­se con un has­ta lue­go «en el con­ven­ci­mien­to de que una for­ma u otra nos vol­ve­re­mos a en­con­trar».

CÉ­SAR QUIAN

Pa­blo In­sua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.