Los «mi­llen­nials» pi­den per­dón, no per­mi­so

Los me­no­res ga­lle­gos, que de­di­can ca­si un día a la se­ma­na a las re­des, com­par­ten fo­tos de otros sin pre­gun­tar

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición - LAURA G. DEL VA­LLE

Son las 07.30 ho­ras y sue­na el des­per­ta­dor —o la alar­ma del mó­vil en prác­ti­ca­men­te to­dos los ca­sos—. El primer ac­to, ca­si re­fle­jo, es re­vi­sar las re­des so­cia­les: los li­kes, los co­men­ta­rios, las pe­ti­cio­nes de amis­tad y las úl­ti­mas imá­ge­nes de los ins­ta­gra­mers de mo­da. A par­tir de ahí, el ado­les­cen­te ga­lle­go se dis­po­ne a rea­li­zar sus ru­ti­nas más co­ti­dia­nas, eso sí, sin des­pe­gar­se de su te­lé­fono. Lo va con­sul­tan­do con fre­cuen­cia y en­tre se­ma­na le de­di­ca en­tre una y tres ho­ras al día y has­ta seis el sá­ba­do y el do­min­go; es de­cir, ca­si un día en­te­ro a la se­ma­na en el que va dan­do cuen­ta de sus queha­ce­res en Fa­ce­book, You­Tu­be o Ins­ta­gram en for­ma de imá­ge­nes o ví­deos.

En mu­chas de es­tas imá­ge­nes el jo­ven sa­le acom­pa­ña­do de ami­gos o fa­mi­lia­res a los que no les pi­de per­mi­so pa­ra que esos mo­men­tos, que qui­zás pa­ra el de al la­do per­te­ne­cen al ám­bi­to pri­va­do, es­tén en In­ter­net. En otras oca­sio­nes el ado­les­cen­te va un pa­so más allá y sube a las re­des imá­ge­nes de otros sin pre­gun­tar. Así el jo­ven per­pe­túa una ba­rra li­bre de imá­ge­nes que, sin con­sen­ti­mien­to, es­tán a la vis­ta de to­dos, con el per­jui­cio que en mu­chos ca­sos es­to con­lle­va. El per­fil des­cri­to es, se­gún las con­clu­sio­nes del pro­gra­ma enREDa­dos, lle­va­do a ca­bo por la Fun­da­ción Ma­ría Jo­sé Jo­ve y la aso­cia­ción Par­ti­ci­pan, el pro­to­ti­po de un ga­lle­go al uso que ten­ga en la ac­tua­li­dad en­tre 13 y 16 años.

Me­nos ho­ras de sue­ño

Se­gún el es­tu­dio, en el que han par­ti­ci­pa­do más de 700 jó­ve­nes de la co­mu­ni­dad, el au­men­to del uso —o abu­so— de las re­des so­cia­les ha lle­va­do a nor­ma­li­zar con­duc­tas y ac­ti­tu­des que pue­den desa­rro­llar sín­to­mas de tec­noa­dic­ción, aco­so, y mal­tra­to a tra­vés de las dis­tin­tas TICs. Es­tos jó­ve­nes mi­lle­nials tam­bién ad­mi­ten, en un 70 % de los ca­sos, que han re­du­ci­do sus ho­ras de sue­ño y que, pa­ra ellos, la ma­yor san­ción es ser cas­ti­ga­dos sin el mó­vil, le­jos de las pe­leas de an­ta­ño so­bre la ho­ra de lle­ga­da a ca­sa tras una no­che de fies­ta.

Se­gún es­te es­tu­dio sí se ha in­cre­men­ta­do la pre­sión que los pro­ge­ni­to­res ejer­cen so­bre sus hi­jos y el uso de In­ter­net, so­bre to­do, en la revisión de los men­sa­jes y fo­tos que en­vían a tra­vés de sus dis­po­si­ti­vos. No obs­tan­te, con­ti­núan per­mi­tién­do­les te­ner re­des so­cia­les y no se me­ten en las que uti­li­zan o no; cues­tión lla­ma­ti­va si se tie­ne en cuen­ta que es en es­tas pla­ta­for­mas don­de más tiem­po pa­san los me­no­res cuan­do na­ve­gan por la red.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.