La fal­ta de me­dios im­pi­de a los policías con­tro­lar las fal­si­fi­ca­cio­nes en los mer­ca­di­llos bar­ban­za­nos

La es­ca­sez de efec­ti­vos y de per­so­nal cua­li­fi­ca­do li­mi­ta la ac­ción po­li­cial en la zo­na

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Front Page - P. CALVEIRO

Las fal­si­fi­ca­cio­nes si­guen es­tan­do a la or­den del día en los mer­ca­di­llos de la zo­na, en don­de se pue­den en­con­trar ga­fas de sol, pren­das de­por­ti­vas, bol­sos y per­fu­mes que imi­tan a las mar­cas de mo­da y se ven­den a pre­cio de gan­ga. Es una reali­dad a la que se tra­ta de po­ner co­to en to­do el ám­bi­to na­cio­nal, aun­que lo cier­to es que Barbanza es es­pe­cial­men­te sus­cep­ti­ble a la pro­li­fe­ra­ción de es­te ti­po de pro­duc­tos frau­du­len­tos, pues la fal­ta de me­dios dis­po­ni­bles di­fi­cul­ta en la zo­na el con­trol so­bre la pro­ce­den­cia de la mer­can­cía que se po­ne en ven­ta en­tre los pues­tos am­bu­lan­tes.

Así lo re­co­no­cen en dis­tin­tas policías lo­ca­les, con un cua­dro de per­so­nal ya mer­ma­do que se recrudece aun más en las va­ca­cio­nes, por­que a pe­sar de la in­cor­po­ra­ción de au­xi­lia­res son mu­chos los fren­tes a los que aten­der y en la épo­ca es­ti­val, en la que la po­bla­ción se dis­pa­ra con la lle­ga­da de los ve­ra­nean­tes.

En Por­to do Son, por ejem­plo, hay en es­te mo­men­to dos agen­tes mu­ni­ci­pa­les en ac­ti­vo y cua­tro au­xi­lia­res, con los que «non da­mos fei­to to­dos os ser­vi­zos», in­di­can. «É moi com­pli­ca­do le­var un con­trol das fal­si­fi­ca­cións na fei­ra, e máis nun­ha fes­ta ou ro­ma­ría, on­de os man­te­iros pa­san fa­cil­men­te inad­ver­ti­dos», di­cen en Noia. Ha­ce un par de años, los agen­tes mu­ni­ci­pa­les noie­ses rea­li­za­ron una cam­pa­ña de se­gui­mien­to en co­la­bo­ra­ción con la Guar­dia Ci­vil, a raíz de las que­jas rea­li­za­das por los co­mer­cian­tes an­te una prác­ti­ca que iba en au­men­to. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te, sal­vo que ha­ya una de­nun­cia de un par­ti­cu­lar, se ha de­ja­do la vigilancia en ma­nos de las uni­da­des es­pe­cia­li­za­das, más cen­tra­das en la lu­cha a gran es­ca­la pa­ra evi­tar que los lo­tes de fal­si­fi­ca­cio­nes lle­guen al mer­ca­do.

De­tec­ción

La si­tua­ción se re­pi­te en otros mu­ni­ci­pios. In­clu­so en los más gran­des, co­mo Ri­bei­ra y Boi­ro, ex­pli­can que pa­ra po­der co­la­bo­rar en la lu­cha con­tra las fal­si­fi­ca­cio­nes en los mer­ca­di­llos lo­ca­les ha­rían fal­ta más agen­tes que se pu­die­ran de­di­car a es­ta la­bor sin des­aten­der otras, ade­más de per­so­nal cua­li­fi­ca­do. Y es que, aun­que hay imi­ta­cio­nes de po­ca ca­li­dad que sal­tan a la vis­ta, ex­pli­can que ca­da vez hay pro­duc­tos fal­sos más lo­gra­dos, lo que exi­ge de pro­fe­sio­na­les for­ma­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra su iden­ti­fi­ca­ción.

En to­do ca­so, ex­pli­can dis­tin­tos res­pon­sa­bles de las policías lo­ca­les de la co­mar­ca, tam­po­co re­ci­ben ha­bi­tual­men­te de­nun­cias o re­cla­ma­cio­nes aler­tan­do de la ven­ta de imi­ta­cio­nes, bien por­que es una prác­ti­ca re­si­dual co­mo en el ca­so del mer­ca­di­llo de Rian­xo o por­que los pro­pios com­pra­do­res y co­mer­cian­tes afec­ta­dos han lle­ga­do a asu­mir co­mo al­go nor­mal la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos en­tre los pues­tos am­bu­lan­tes.

De ahí que, en mu­chos ca­sos, se ha da­do es­ta ba­ta­lla por per­di­da, pe­ro no la vigilancia en los mer­ca­di­llos pa­ra evi­tar la pre­sen­cia de ven­de­do­res sin li­cen­cia y pa­ra di­sua­dir a po­si­bles car­te­ris­tas, un pro­ble­ma que sue­le dis­pa­rar­se en ve­rano apro­ve­chan­do que hay una ma­yor con­cen­tra­ción de per­so­nas. Así, en los ca­sos en los que la fal­ta de per­so­nal im­pi­de te­ner a un agen­te o dos fi­jos co­mo du­ran­te el res­to del año pa­ra con­tro­lar la ac­ti­vi­dad, se man­ten­drá la pre­sen­cia con au­xi­lia­res o se en­via­rá es­po­rá­di­ca­men­te a una pa­tru­lla pa­ra com­pro­bar que to­do trans­cu­rre en or­den.

MATALOBOS ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.