El bo­rra­dor del con­ve­nio del gru­po me­xi­cano con el Boi­ro pre­veía una in­ver­sión de un mi­llón de eu­ros

Una in­ver­sión de un mi­llón de eu­ros pa­ra pe­lear por el as­cen­so a Se­gun­da era la me­ta del su­pues­to gru­po in­ver­sor

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Front Page - ÁL­VA­RO SE­VI­LLA

La his­to­ria en­tre el Boi­ro y los su­pues­tos in­ver­so­res me­xi­ca­nos co­men­zó el do­min­go 25 de ju­nio, en el pa­ra­dor de Ri­ba­deo. Allí, Da­vid Pla­ces y el di­rec­ti­vo Fran Lens se reunie­ron con dos so­cios de Im­pron­ta Sport, fir­ma que, en teo­ría, se en­car­ga­ría de es­ta­ble­cer el ne­xo con Amé­ri­ca. Los bar­ban­za­nos es­cu­cha­ron la ofer­ta de los in­ter­me­dia­rios, que ase­gu­ra­ron que que­rían con­ver­tir el club de Ba­rra­ña en un re­fe­ren­te a ni­vel au­to­nó­mi­co y na­cio­nal. Sus pa­la­bras se tra­du­je­ron en un bo­rra­dor del con­ve­nio, que nun­ca se fir­mó, y al que tu­vo ac­ce­so La Voz de Ga­li­cia. El tex­to mar­ca­ba las lí­neas maes­tras de la in­fruc­tuo­sa ope­ra­ción.

CON­VER­SIÓN So­cie­dad Anó­ni­ma De­por­ti­va.

El pri­mer pa­so mar­ca­do por Im­pron­ta Sport era el de con­ver­tir al Boi­ro en una So­cie­dad Anó­ni­ma De­por­ti­va, exi­gien­do a su vez que los trá­mi­tes pa­ra lo­grar­lo ten­drían que es­tar fi­na­li­za­dos an­tes que el pro­pio con­ve­nio, que se­ría de tres años una vez fir­ma­do. Con es­te pro­ce­so, que ellos se en­car­ga­rían de ges­tio­nar, se abría la en­tra­da al su­pues­to ca­pi­tal me­xi­cano.

CON­SO­LI­DA­CIÓN Fuer­tes en Se­gun­da B.

La hi­po­té­ti­ca me­ta de es­ta alian­za era con­ver­tir el Boi­ro en un con­jun­to po­ten­te de la di­vi­sión de bron­ce del fútbol es­pa­ñol. Co­mo ob­je­ti­vo a me­dio pla­zo se en­con­tra­ba el de pe­lear por dar el sal­to a Se- gun­da Di­vi­sión. Si el as­cen­so se con­si­guie­se, el con­ve­nio de­be­ría ser es­tu­dia­do y re­vi­sa­do pa­ra su adap­ta­ción a la ca­te­go­ría.

PUEN­TE CON AMÉ­RI­CA In­ter­cam­bio de ju­ga­do­res.

Uno de los teó­ri­cos pro­pó­si­tos de Im­pron­ta Sport era el de traer a Boi­ro a ju­ga­do­res de Mé­xi­co y Bra­sil con po­ten­cial pa­ra com­pe­tir en las prin­ci­pa­les li­gas pro­fe­sio­na­les eu­ro­peas. Con el di­ne­ro de los tras­pa­sos se pre­ten­día amor­ti­zar la in­ver­sión en el club, ade­más de con­se­guir be­ne­fi­cios. A su vez, tam­bién se plan­tea­ba que fut­bo­lis­tas es­pa­ño­les com­pi­tie­sen en Mé­xi­co, don­de el gru­po in­ver­sor, su­pues­ta­men­te, te­nía un con­jun­to en Se­gun­da Di­vi­sión.

EL DI­NE­RO Más de un mi­llón.

Uno de los pun­tos que con­ven­ció al pre­si­den­te boi­ris­ta fue la fuer­te in­ver­sión que el gru­po me­xi­cano ha­ría en el club. Ade­más de los 120.000 eu­ros pa­ra amor­ti­zar la deu­da, se com­pro­me­tía a abo­nar 300.000 más pa­ra la tem­po­ra­da 2017-2018, lo que ayu­da­ría a la en­ti­dad a con­fec­cio­nar una plantilla de re­nom­bre. Pa­ra los cur­sos 18-19 y 19-20, ha­rían dos in­ver­sio­nes más de 400.000 eu­ros. En to­tal, los ame­ri­ca­nos in­ver­ti­rían 1.120.000 eu­ros, lo que su­ma­do a los in­gre­sos or­di­na­rios del con­jun­to bas­ta­ban pa­ra con­ver­tir­lo en uno de los gran­des de la ca­te­go­ría. Se­gún que­da des­gra­na­do en el tex­to, el di­ne­ro se des­ti­na­ría ex­clu­si­va­men­te a la for­ma­ción y re­fuer­zo del pri­mer equi­po y de su cuer­po téc­ni­co.

FUN­DA­CIÓN CON LA BA­SE Ta­len­to ga­lle­go e in­ter­na­cio­nal.

Otra de las pro­pues­tas de Im­pron­ta Sport que, sin em­bar­go, no se ha­bía in­clui­do en el bo­rra­dor del con­ve­nio, era la de con­ver­tir la es­cue­la de fútbol en una fun­da­ción. La fi­na­li­dad era la de con­gre­gar par­te del ta­len­to de Ga­li­cia e in­clu­so fi­char jó­ve­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca que po­dían ser in­tere­san­tes a cor­to pla­zo, tan­to pa­ra el pri­mer equi­po co­mo pa­ra su ven­ta. La me­ta era que los con­jun­tos lle­ga­sen a com­pe­tir en Di­vi­sión de Ho­nor.

GES­TIÓN DE LA EN­TI­DAD Po­der ab­so­lu­to.

En un pri­mer mo­men­to, Im­pron­ta Sport exi­gió al Boi­ro que le ce­die­se la ges­tión in­te­gral del club, lo que in­cluía la con­fec­ción de las plan­ti­llas y cuer­pos téc­ni­cos de to­das las ca­te­go­rías, así co­mo la pues­ta en mar­cha de con­ve­nios, pa­tro­ci­nios y ar­tícu­los de pro­mo­ción del club. Es­te fue uno de los pun­tos que echó atrás la fir­ma de Pla­ces, que obli­gó a cam­biar el tex­to pa­ra que las de­ci­sio­nes se hi­cie­sen de for­ma con­jun­ta en­tre la di­rec­ti­va de la en­ti­dad e Im­pron­ta Sport.

NE­GO­CIOS PA­RA­LE­LOS In­gre­sos.

A pe­sar de que tam­po­co es­ta­ba in­clui­do en el con­ve­nio, Im­pron­ta Sport, de mo­tu pro­pio, que­ría apro­ve­char su lle­ga­da a Ga­li­cia pa­ra di­ver­si­fi­car sus in­ver­sio­nes en­tre el sec­tor ser­vi­cios y el de la cons­truc­ción.

MAR­COS CREO

Lens, Pi­ca­llo y Pla­ces, en la reunión don­de ex­pli­ca­ron a los so­cios lo ocu­rri­do en los úl­ti­mos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.