Los fo­ren­ses aler­tan del au­men­to de per­so­nas que mue­ren so­las en ca­sa

Es­tos ca­sos son más fre­cuen­tes en las ciu­da­des que en las áreas ru­ra­les

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - MA­RÍA SANTALLA

Ro­sa­rio ha­bría cum­pli­do 62 es­te año si la muer­te no la hu­bie­se sor­pren­di­do en su ca­sa de Culleredo. Es­ta­ba so­la y no te­nía fa­mi­lia que per­ci­bie­se su fal­ta, así que pa­sa­ron sie­te años has­ta que su cuer­po mo­mi­fi­ca­do fue lo­ca­li­za­do el lu­nes. En Ga­li­cia hay, se­gún los da­tos del Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Es­ta­tís­ti­ca (IGE) 269.534 ho­ga­res co­mo el de Ro­sa­rio, en los que vi­ve una per­so­na so­la. De ellos, 121.297 es­tán for­ma­dos por ma­yo­res de 65 años. Mu­chas de esas per­so­nas tie­nen una red fa­mi­liar que les per­mi­ti­rá es­tar acom­pa­ña­das cuan­do la sa­lud les fa­lle, pe­ro otras co­rren el ries­go de que les ocu­rra lo mis­mo que a Ro­sa­rio. Los fo­ren­ses aler­tan de que ca­da vez son más las per­so­nas que mue­ren so­las en su ca­sa.

«Es la es­truc­tu­ra de­mo­grá­fi­ca. Ca­da vez hay más gen­te, so­bre to­do ma­yor, que tiene po­co con­tac­to fa­mi­liar o de amis­ta­des y que mue­re so­la en su do­mi­ci­lio sin que na­die lo se­pa», di­ce Be­ni­to Ló­pez de Aba­jo, fo­ren­se del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal (Imel­ga). Es una si­tua­ción fre­cuen­te y lo es más en las ciu­da­des que en las lo­ca­li­da­des de me­nor ta­ma­ño. «En las zo­nas

ru­ra­les to­da­vía hay ve­ci­nos que si ven que la bol­sa del pan de la ca­sa de al la­do lle­va dos días sin re­co­ger se dan cuen­ta y sos­pe­chan que qui­zás al­go no va­ya bien». Fun­cio­nan más los víncu­los so­cia­les y por eso es más di­fí­cil que ocu­rra. En los en­tor­nos ur­ba­nos, en cam­bio, don­de las re­la­cio­nes ve­ci­na­les no son tan es­tre­chas, no es in­fre­cuen­te que las per­so­nas que mue­ren so­las sean des­cu­bier­tas cuan­do han trans­cu­rri­do ya va­rios días des­de el fa­lle­ci­mien­to.

Ju­lio Jiménez, sub­di­rec­tor del Imel­ga en Ou­ren­se, cons­ta­ta tam­bién, en su ex­pe­rien­cia co­mo fo­ren­se, es­ta di­fe­ren­cia en­tre el

mun­do ur­bano y el ru­ral. «Es un pro­ble­ma más fre­cuen­te en el me­dio ur­bano —di­ce—, en el que los ve­ci­nos, si no se en­cuen­tran con una per­so­na, no le dan im­por­tan­cia, por­que pue­de que no ha­yas coin­ci­di­do, y a ve­ces pue­den pa­sar días, me­ses o in­clu­so años». Cuan­do no hay fa­mi­lia que lla­me pa­ra pre­gun­tar, aña­de Jiménez, o una ci­ta a la que la per­so­na tu­vie­se que acu­dir, por ejem­plo su tra­ba­jo, pue­den pa­sar días o in­clu­so se­ma­nas has­ta que se des­cu­bre que esa per­so­na ha muer­to.

Los fo­ren­ses son los en­car­ga­dos de de­ter­mi­nar las cau­sas del fa­lle­ci­mien­to de esas per­so­nas y el mo­men­to en el que mu­rie­ron. No siem­pre es fá­cil. «Cuan­to más nos apar­ta­mos del mo­men­to de la muer­te, más di­fí­cil es de­ter­mi­nar cuán­do se pro­du­jo», ex­pli­ca Ló­pez de Aba­jo. «Hay una se­rie de fe­nó­me­nos de la pu­tre­fac­ción que si­guen una cro­no­lo­gía, y en­ton­ces, en ba­se a las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, a la tem­pe­ra­tu­ra, el es­ta­do del cuer­po y la ropa, po­de­mos co­no­cer apro­xi­ma­da­men­te el tiem­po», ex­pli­ca Ju­lio Jiménez. Ade­más, «hay da­tos in­di­rec­tos, co­mo si hu­bo mo­vi­mien­tos ban­ca­rios, lla­ma­das de te­lé­fono, co­rreos... que pue­den de­ter­mi­nar tam­bién el tiem­po», di­ce. Y pue­den com­ple­tar­se, aña­de, con aná­li­sis en­to­mo­ló­gi­cos (de in­sec­tos) o de or­ga­nis­mos que in­va­den el ca­dá­ver.

Le­jos de re­du­cir­se, los da­tos apun­tan a que las muer­tes en so­le­dad pue­den ser ca­da vez más fre­cuen­tes. Si ac­tual­men­te hay en Ga­li­cia 269.534 ho­ga­res en los que so­lo vi­ve una per­so­na, las pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas di­bu­jan pa­ra el 2031 un es­ce­na­rio en el que los do­mi­ci­lios en los que so­lo vi­vi­rá una per­so­na se­rán 347.027, un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo si se tiene en cuen­ta, ade­más, que la pre­vi­sión es que Ga­li­cia ten­ga en­ton­ces 230.000 ha­bi­tan­tes me­nos que aho­ra.

E. S.

En la ima­gen de la iz­quier­da, el edi­fi­cio en el que apa­re­ció muer­ta ha­ce dos días la mu­jer de Culleredo.

Ju­lio Jiménez es sub­di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal en Ou­ren­se

Be­ni­to Ló­pez de Aba­jo es fo­ren­se y fue di­rec­tor del Imel­ga has­ta el 2013

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.