«Un se­cre­to a vo­ces» que per­ma­ne­ció ocul­to a lo lar­go de sie­te años

La mu­jer que apa­re­ció muer­ta en su ca­sa de Culleredo ha­cía tra­ba­jos even­tua­les pa­ra la Xun­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - ELE­NA SIL­VEI­RA, J. CA­SA­NO­VA

Es­tu­por y mu­cha tris­te­za. Es­tos son los sen­ti­mien­tos que ayer rei­na­ban en la co­mu­ni­dad de ve­ci­nos don­de re­si­día Ma­ría del Ro­sa­rio O.V., la mu­jer de 56 años cu­yo ca­dá­ver fue ha­lla­do mo­mi­fi­ca­do en su pi­so de Culleredo ca­si sie­te años des­pués de que des­apa­re­cie­ra sin que na­die la echa­ra en fal­ta. O, al me­nos, sin que na­die hi­cie­ra nin­gu­na ges­tión pa­ra com­pro­bar dón­de es­ta­ba y si se en­con­tra­ba bien.

Fue un ve­cino, pre­ci­sa­men­te, quien acu­dió el pa­sa­do lu­nes por la ma­ña­na al cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil de Culleredo pa­ra pre­sen­tar una de­nun­cia e in­ten­tar acla­rar el pa­ra­de­ro de la mu­jer. Emi­lia, la es­po­sa del de­nun­cian­te, in­di­ca­ba ayer que no hu­bo una mo­ti­va­ción eco­nó­mi­ca en la ini­cia­ti­va (se es­pe­cu­ló con que era pa­ra co­brar una de­rra­ma), sino, sim­ple­men­te, acla­rar la des­apa­ri­ción. En to­do ca­so, la ma­yo­ría de los ve­ci­nos re­cuer­dan va­ga­men­te a la mu­jer y tan so­lo pue­den pre­ci­sar que era una per­so­na dis­cre­ta y que tan­to ella co­mo su ma­dre se re­la­cio­na­ban no mu­cho con los de­más. Apor­tan po­cos da­tos fi­de­dig­nos con re­la­ción a su vi­da: que es­ta­ba di­vor­cia­da, que te­nía tra­ba­jos tem­po­ra­les, es­ca­sa vi­da so­cial, po­cas vi­si­tas en ca­sa o nin­gu­na y que des­pués de la muer­te de su ma­dre su­frió una pro­fun­da de­pre­sión.

Lo que sí es­tá con­fir­ma­do es que Ma­ría del Ro­sa­rio O.V. tra­ba­ja­ba de for­ma even­tual co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra la Xun­ta. De he­cho, el ce­se de su ac­ti­vi­dad, po­si­ble­men­te por el re­in­gre­so de la per­so­na que es­ta­ba sus­ti­tu­yen­do en la Ad­mi­nis­tra­ción, se pro­du­jo en abril del 2011. Por lo tan­to, y se­gún los da­tos que se in­ves­ti­gan en las di­li­gen­cias ju­di­cia­les, la muer­te de es­ta mu­jer tu­vo que pro­du­cir­se a par­tir de esa fe­cha, cuan­do ade­más de­jó de ser vis­ta por los ve­ci­nos.

En reali­dad, su ausencia no pa­só des­aper­ci­bi­da en su co­mu­ni­dad de ve­ci­nos, pe­ro has­ta aho­ra no se ha­bía da­do el pa­so pa­ra lo­ca­li­zar­la. «Era un se­cre­to a vo­ces que al­go ma­lo le ha­bía pa­sa­do a es­ta ve­ci­na: su co­che en el ga­ra­je igual que lo ha­bía de­ja­do, el co­rreo aba­rro­tan­do el bu­zón, el gas y la luz co­nec­ta­da pe­ro sin con­su­mo... Se veía ve­nir», in­di­có uno de los ve­ci­nos. El con­ser­je del edi­fi­cio tam­bién con­fir­mó que el co­rreo se acu­mu­la­ba de tal for­ma en el bu­zón de Ma­ría del Ro­sa­rio que te­nía que re­ti­rar­lo e ir guar­dán­do­lo en bol­sas por si al­gún día lo re­cla­ma­ban. «Tal y co­mo ha ocu­rri­do», in­di­có.

Agen­tes de la Guar­dia Ci­vil acu­die­ron ayer por la ma­ña­na al nú­me­ro 75 de la ave­ni­da Mi­guel Gon­zá­lez Gar­cés, en O Por­tá­de­go, pa­ra lle­var­se to­da la co­rres­pon­den­cia y ad­jun­tar­la al ex­pe­dien­te po­li­cial, así co­mo al­gu­nos ob­je­tos per­so­na­les con res­tos de ADN que pue­dan ayu­dar du­ran­te la au­top­sia a con­fir­mar ofi­cial­men­te la iden­ti­dad del ca­dá­ver. Las di­li­gen­cias se tra­mi­tan en el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 7 de A Coruña, que es­ta­ba de guar­dia el lu­nes, día en el que fue en­con­tra­do el cuer­po en el pa­si­llo de su ca­sa.

MAR­COS MÍ­GUEZ

A la de­re­cha, el co­che de Ma­ría del Ro­sa­rio, un Peu­geot 206 de co­lor gris, acu­mu­la pol­vo y su­cie­dad apar­ca­do en la mis­ma pla­za des­de ha­ce años. La Guar­dia Ci­vil (arri­ba) re­co­gió ayer cien­tos de car­tas del bu­zón de la fa­lle­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.