El pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña re­co­no­ce que ma­tó a sus hi­jas y que no es­tá enaje­na­do

Ad­qui­rió las ar­mas del cri­men la vís­pe­ra y exi­gió «ma­te­rial de pri­me­ra ca­li­dad»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

Con un look muy ale­ja­do del que te­nía ha­ce ca­si dos años, cuan­do fue detenido en su ca­sa de Mo­ra­ña por los ase­si­na­tos de sus hi­jas Amaia y Can­de­la, Da­vid Ou­bel Re­ne­do com­pa­re­ció ayer en la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra pa­ra con­fe­sar el do­ble cri­men. «Re­co­noz­co los he­chos de la acu­sa­ción fis­cal», fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras que pro­nun­ció en una in­ter­ven­ción que no se ex­ten­dió más allá de cin­co mi­nu­tos.

En es­tos ape­nas tres­cien­tos se­gun­dos, Ou­bel, con el ges­to im­per­tur­ba­ble, tu­vo tiem­po ya no so­lo de re­co­no­cer los ase­si­na­tos, sino de ase­gu­rar es­tar arre­pen­ti­do y de pe­dir per­dón. Eso sí, evi­tó ahon­dar en las cir­cuns­tan­cias en las que se pro­du­jo el cri­men, in­sis­tien­do en que ya ha­bía asu­mi­do el con­te­ni­do del es­cri­to de acu­sa­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co. «Creo que las si­tua­cio­nes que vi­ven las per­so­nas a ve­ces son lí­mi­te y en las si­tua­cio­nes lí­mi­te to­man de­ci­sio­nes de las que, hoy en día, me arre­pien­to, y pi­do per­dón por ello», ma­ni­fes­tó.

Man­tu­vo que el 31 de ju­lio del 2015, fe­cha en la que aca­bó con la vi­da de las pe­que­ñas, vi­vió «una si­tua­ción li­mi­te. Des­co­noz­co el mo­ti­vo que ori­gi­nó esa si­tua­ción y pro­vo­có al­go de lo que, hoy en día, es­toy muy arre­pen­ti­do. No ten­go ma­ne­ra de so­lu­cio­nar­lo».

Su con­fe­sión de­jó sin mu­chos ar­gu­men­tos a su abo­ga­do, quien de­cli­nó rea­li­zar de­cla­ra­cio­nes. Si al co­mien­zo de la vis­ta oral se di­ri­gió al ju­ra­do po­pu­lar pa­ra de­fen­der que, en el mo­men­to de pro­du­cir­se los he­chos, su clien­te pa­de­cía un tras­torno men­tal tran­si­to­rio, mi­nu­tos des­pués tu­vo que es­cu­char cómo Da­vid Ou­bel res­pon­día con un «sí, lo acep­to» cuan­do el fis­cal le pre­gun­tó si acep­ta­ba el dic­ta­men de los psi­quia­tras que lo exa­mi­na­ron. Es­tos con­clu­ye­ron que no te­nía las fa­cul­ta­des men­ta­les afec­ta­das cuan­do ma­tó a sus hi­jas.

El he­cho de que es­pe­cí­fi­ca­men­te hu­bie­se acep­ta­do la impu­tación de la Fis­ca­lía de Pon­te­ve­dra y no la de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar que ejer­ce su ex­mu­jer y ma­dre de las pe­que­ñas es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el he­cho de que es­ta úl­ti­ma en­tien­de que en el cri­men exis­tió en­sa­ña­mien­to. Es­to es, que de­li­be­ra­da e in­hu­ma­na­men­te bus­có au­men­tar el do­lor de sus hi­jas cuan­do las de­go­lló con una re­bar­ba­do­ra y un cu­chi­llo de co­ci­na.

En to­do ca­so, la con­fe­sión no pa­re­ció pi­llar por sor­pre­sa al fis­cal Ale­jan­dro Pa­zos, quien, al tér­mino de la pri­me­ra se­sión del jui­cio, se­ña­ló que no va­ría su pe­ti­ción de pe­na: la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble. «To­da­vía que­dan las pe­ri­cia­les —es­tán pre­vis­tas pa­ra hoy— y es ne­ce­sa­rio que se prac­ti­quen pa­ra ter­mi­nar con to­da la prue­ba», pre­ci­só, al tiem­po que se­ña­ló no sa­ber «el ate­nuan­te de de­men­cia quién se lo plan­tea o quién es el de­men­te».

De una u otra ma­ne­ra, es­ta pre­gun­ta les fue plan­tea­da a los dis­tin­tos tes­ti­gos que acu­die­ron a la Au­dien­cia. Y to­dos coin­ci­die­ron en que, pe­se a sus al­ti­ba­jos y a que se ha­bía in­ten­ta­do sui­ci­dar en el pa­sa­do, Da­vid Ou­bel mos­tra­ba un com­por­ta­mien­to nor­mal. Así lo ase­gu­ró su por en­ton­ces com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal, con quien acu­dió el fin de se­ma­na an­te­rior al cri­men a la fies­ta de O Car­nei­ro ao Es­pe­to: «Fue un fin de se­ma­na nor­mal, de fies­ta», re­cal­có.

A lo lar­go de los días pos­te­rio­res man­tu­vie­ron el con­tac­to te­le­fó­ni­co e, in­clu­so, la vís­pe­ra de los ase­si­na­tos es­tu­vie­ron con­ver­san­do sin que na­da hi­cie­ra pre­sa­giar lo que iba a ocu­rrir me­nos de 24 ho­ras des­pués. Aque­lla mis­ma tar­de, Da­vid Ou­bel acu­dió a una fe­rre­te­ría de Cal­das y ad­qui­rió una re­bar­ba­do­ra y cin­ta ame­ri­ca­na, en­tre otros pro­duc­tos. «Pi­dió ma­te­rial de pri­me­ra ca­li­dad», pre­ci­só el de­pen­dien­te que le aten­dió y que le lle­gó a ha­cer una de­mos­tra­ción del fun­cio­na­mien­to de la sie­rra eléc­tri­ca. «No es­ta­ba al­te­ra­do», aña­dió al res­pec­to.

El vier­nes por la ma­ña­na, una pri­ma del acu­sa­do re­ci­bió una car­ta cer­ti­fi­ca­da de es­te en la que, en tono de des­pe­di­da, le re­ga­la­ba su co­che a su ahi­ja­do. Es­ta mu­jer lo­gró con­tac­tar con Ou­bel, pe­ro es­te se li­mi­tó a in­di­car­le que se en­con­tra­ba en Opor­to con sus hi­jas y que «la pri­me­ra par­te ya es­ta­ba he­cha».

Con su ma­ri­do e hi­jo se des­pla­zó en co­che has­ta la vi­vien­da de Mo­ra­ña, don­de so­na­ba mú­si­ca a to­do vo­lu­men. Allí se en­con­tra­ron con que la ce­rra­du­ra de la en­tra­da ha­bía si­do inu­ti­li­za­das con pe­ga­men­to. El ahi­ja­do de Ou­bel tu­vo que sal­tar el mu­ro de la vi­vien­da y rom­per a pa­ta­das la puer­ta de la ca­sa. En­con­tra­ron los cuer­pos sin vi­da de las pe­que­ñas y a su pa­dre en­ce­rra­do en el cuar­to de ba­ño. Se ha­bía au­to­le­sio­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.