«¿A quién ten­go que ma­tar pa­ra que me den un ci­ga­rro?», le di­jo a un guar­dia ci­vil

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

La de­ce­na de tes­ti­gos que ayer pa­sa­ron por la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra de­ja­ron ver un es­bo­zo de la per­so­na­li­dad de Da­vid Ou­bel, una per­so­na a quien sus más cer­ca­nos no du­da­ron en ca­li­fi­car co­mo «un pa­dre nor­mal y co­rrien­te», en pa­la­bras de su ahi­ja­do, o «un buen pa­dre», se­gún el pa­dre de es­te úl­ti­mo. En to­do ca­so, re­co­no­cie­ron que te­nía «un ca­rác­ter di­fí­cil».

Su per­so­na­li­dad tam­bién fue re­tra­ta­da por los guar­dias ci­vi­les que tes­ti­fi­ca­ron en el jui­cio. Así, uno de es­tos agen­tes re­la­tó que cuan­do le co­mu­ni­ca­ron que se en­con­tra­ba en los ca­la­bo­zos de la co­man­dan­cia, Ou­bel no tu­vo re­mil­gos en sol­tar­le que «de los ca­la­bo­zos se sa­le». Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués, y tras ha­ber re­cha­za­do en va­rias oca­sio­nes el desa­yuno que le ofre­cían, el acu­sa­do in­sis­tía en que que­ría fu­mar. De na­da le ser­vía que el agen­te le di­je­se que no se po­día fu­mar en esas de­pen­den­cias o que nin­guno de los guar­dias fue­se fu­ma­dor. Ou­bel, al pa­re­cer, per­se­ve­ra­ba en sus in­ten­cio­nes has­ta que, en un mo­men­to da­do, ex­plo­tó: «¿A quien ten­go que ma­tar pa­ra que me den un ci­ga­rro?».

Por su par­te, uno de los pri­me­ros guar­dias que se per­so­nó en la vi­vien­da de Mo­ra­ña, ads­cri­to al Se­pro­na, re­me­mo­ró cómo el acu­sa­do se en­con­tra­ba den­tro de una ba­ñe­ra con las ma­nos su­mer­gi­das en agua en­san­gren­ta­da. Le re­qui­rió en va­rias oca­sio­nes que le­van­ta­se las ma­nos, pe­ro Da­vid Ou­bel so­lo iza­ba una, mien­tras ocul­ta­ba la otra ba­jo su cuer­po. En­ton­ces, al tiem­po que ac­ce­día a la pe­ti­ción del agen­te, le es­pe­ta­ba «con una mi­ra­da arro­gan­te: “No me chi­lles que te oi­go per­fec­ta­men­te”».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.