Vi­vien­das ocu­pa­das

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

AL DÍA JAIME CONCHEIRO

Ac­tual­men­te la ocu­pa­ción ile­gal de vi­vien­das ha pro­li­fe­ra­do de tal for­ma que cons­ti­tu­ye un au­tén­ti­co fe­nó­meno so­cial en el que in­ter­vie­nen dos de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les: el de­re­cho a la pro­pie­dad pri­va­da (ar­tícu­lo 33) y el de­re­cho a una vi­vien­da dig­na (ar­tícu­lo 47), si bien la pro­tec­ción de am­bos de­re­chos no es idén­ti­ca, ya que el pri­me­ro es un au­tén­ti­co de­re­cho fun­da­men­tal del ciu­da­dano, mien­tras que el se­gun­do es un prin­ci­pio rec­tor de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y so­cial. Ade­más, no exis­te nin­gu­na ley que am­pa­re la usur­pa­ción de la po­se­sión de un bien a su le­gí­ti­mo pro­pie­ta­rio.

El fe­nó­meno oku­pa ha ge­ne­ra­do un cli­ma de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en­tre los pro­pie­ta­rios, a los que el or­de­na­mien­to pro­ce­sal les prohí­be la au­to­tu­te­la y cuan­do nues­tra le­gis­la­ción no dis­po­ne de ins­tru­men­tos efi­ca­ces pa­ra re­cu­pe­rar la po­se­sión de la vi­vien­da de una for­ma rá­pi­da y se­gu­ra. En la ac­tua­li­dad hay que re­cu­rrir a pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les que se sue­len di­la­tar en el tiem­po (pue­den lle­gar a du­rar dos años), lo que per­ju­di­ca in­ne­ce­sa­ria­men­te a los au­tén­ti­cos pro­pie­ta­rios, a los cua­les se les vul­ne­ra su de­re­cho a la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va (ar­tícu­lo 24 de la Cons­ti­tu­ción).

An­te la ausencia de me­di­das rá­pi­das y efi­ca­ces, los afec­ta­dos pre­fie­ren po­ner en mar­cha otros re­me­dios, mu­cho más rá­pi­dos y de ca­rác­ter ex­tra­ju­di­cial, pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos de for­ma más in­me­dia­ta. Sin em­bar­go, lo que su­ce­de es que la ma­yo­ría de es­tos mé­to­dos ra­yan en la ile­ga­li­dad y el ma­to­nis­mo.

An­te es­ta si­tua­ción se han plan­tea­do, por par­te de abo­ga­dos, re­gis­tra­do­res y de­más ex­per­tos, dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas, sin em­bar­go nin­gu­na de ellas es ple­na­men­te sa­tis­fac­to­ria. Se re­quie­re, por tan­to, una re­for­ma del pro­ce­di­mien­to que per­mi­ta la en­tre­ga in­me­dia­ta de la vi­vien­da al pro­pie­ta­rio que se ha vis­to pri­va­do ile­gí­ti­ma­men­te de ella.

Qui­zá la úni­ca so­lu­ción, más o me­nos plau­si­ble, sea la de uti­li­zar en es­tos su­pues­tos el pro­ce­di­mien­to apli­ca­do en los desahu­cios por im­pa­go de ren­tas. El jui­cio de desahucio es un pro­ce­di­mien­to es­pe­cial y su­ma­rio que per­mi­te al pro­pie­ta­rio de una fin­ca arren­da­da re­cu­pe­rar­la. Pa­ra ello el pro­pie­ta­rio de­be­ría so­li­ci­tar al Juz­ga­do la re­cu­pe­ra­ción de su vi­vien­da y, una vez no­ti­fi­ca­da di­cha so­li­ci­tud al oku­pa, si es­te no pre­sen­ta tí­tu­lo le­gí­ti­mo de po­se­sión, se fi­ja­ría la fe­cha pa­ra el lan­za­mien­to o de­socu­pa­ción de la vi­vien­da. DES­DE LA COR­TE FER­NAN­DO ÓNE­GA

«Si el re­sul­ta­do es sí, pro­cla­ma­re­mos la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na». De es­ta for­ma, con dos na­ri­ces, se pro­nun­ció ayer uno de los pre­sen­ta­do­res de la ley del re­fe­ren­do ca­ta­lán. Es de­cir, que los se­pa­ra­tis­tas van lan­za­dos. Al abis­mo, pe­ro lan­za­dos. No en­cuen­tran in­con­ve­nien­tes for­ma­les, ni le­ga­les, ni de nin­gún otro ti­po. No en­cuen­tran in­con­ve­nien­tes for­ma­les, por­que, aun­que vo­te el 30 por cien­to del cen­so y el sí sea del 16 por cien­to, pro­cla­ma­rán la in­de­pen­den­cia. Tam­po­co los en­cuen­tran le­ga­les, por­que, si la le­gis­la­ción es­pa­ño­la no con­tem­pla el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción ni na­da que se le pa­rez­ca, que na­die se preo­cu­pe: hay tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les que lo con­tem­plan pa­ra ca­sos de co­lo­nia­lis­mo, y a eso se aco­gen los ague­rri­dos so­be­ra­nis­tas. ¡Ca­ta­lu­ña es una co­lo­nia opri­mi­da por un Es­ta­do opre­sor, co­mo ya di­jo Guar­dio­la! No los tie­nen de nin­gún otro ti­po, por ejem­plo ca­re­cer de cen­so, por­que el cen­so lo ha­rán ellos co­mo pri­mer ac­to de so­be­ra­nía. Y fi­nal­men­te, si les fa­lla to­do, es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra mo­vi­li­za­cio­nes, que se en­te­re el Go­bierno cen­tral.

Na­tu­ral­men­te, esa ley, muy tra­ba­ja­da y muy pom­po­sa­men­te pre­sen­ta­da, es una ley inú­til por ca­re­cer de la mí­ni­ma le­ga­li­dad, que se­rá re­cu­rri­da an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y que­da­rá sin efec­to. Es una su­ble­va­ción con­tra el Es­ta­do de de­re­cho y la Cons­ti­tu­ción, por­que pro­cla­ma a Ca­ta­lu­ña co­mo su­je­to so­be­rano. Es una fan­tas­ma­da, por­que plan­tea horizontes que no tie­nen ca­bi­da en una so­cie­dad re­gi­da por el prin­ci­pio de le­ga­li­dad. Es una es­ta­fa a los ciu­da­da­nos, por­que se ba­sa en fa­la­cias co­mo la le­ga­li­dad in­ter­na­cio­nal. Y es, en de­fi­ni­ti­va, un ac­to de so­ber­bia, au­tén­ti­ca­men­te au­to­ri­ta­rio, por­que tra­ta de im­po­ner el cri­te­rio de unos cuan­tos al con­jun­to de una so­cie­dad agi­ta­da por la de­ma­go­gia, por me­mo­ria­les de agra­vios men­da­ces y por la fal­sa pro­me­sa de cons­truir la na­ción de la fe­li­ci­dad.

Y un úl­ti­mo de­ta­lle por hoy: los pre­sen­ta­do­res de la ley sub­ver­si­va ase­gu­ra­ron que se «ve­la­rá por la im­par­cia­li­dad de los me­dios pú­bli­cos». Mal mo­men­to pa­ra creer esa ga­ran­tía, jus­to des­pués de que se ame­na­za­ra a los me­dios pri­va­dos con re­ti­rar­les ayu­das y pu­bli­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal si no pu­bli­ci­ta­ban el re­fe­ren­do. Y mal mo­men­to pa­ra ha­blar de im­par­cia­li­dad, jus­to al día si­guien­te de que un miem­bro del Go­bierno ca­ta­lán fue ful­mi­na­do por de­cir lo que pien­sa: que el re­fe­ren­do se­rá co­mo el del 9 de no­viem­bre del 2014. Si a ese con­se­ller, per­so­na de con­fian­za, se le ce­sa por du­dar, ima­gí­nen­se us­te­des lo que ha­rán con quie­nes es­tén en con­tra de la con­sul­ta: los que­ma­rán en la hoguera, por­que los se­pa­ra­tis­tas no es­tán en una ope­ra­ción po­lí­ti­ca. Es­tán en el dog­ma. Y a quien dis­cu­te el dog­ma se le man­da a Tor­que­ma­da a ha­cer­le un au­to de fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.