Mon­to­ro, cer­ca­do por el fue­go ami­go

El mi­nis­tro evi­ta res­pon­der a So­ria, que lo acu­sa de for­zar su caí­da con da­tos fis­ca­les de su fa­mi­lia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía - G. LE­MOS

Son días du­ros pa­ra Cris­tó­bal Mon­to­ro, que vi­ve uno de sus peo­res mo­men­tos des­de que en el 2011 fue res­ca­ta­do por Ma­riano Ra­joy pa­ra vol­ver a po­ner­se al fren­te del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. En es­tos seis años, el ve­te­rano po­lí­ti­co ha con­se­gui­do so­bre­vi­vir a to­das las po­lé­mi­cas que han ro­dea­do su man­da­to, des­de las fuer­tes subidas de im­pues­tos apro­ba­das pa­ra en­ju­gar el dé­fi­cit a la po­lé­mi­ca am­nis­tía fis­cal.

De­ci­sio­nes que lo si­tua­ron en­tre los miem­bros peor va­lo­ra­dos del Eje­cu­ti­vo (na­da ex­tra­ño en un res­pon­sa­ble de Ha­cien­da), pe­ro que no hi­cie­ron me­lla en la con­fian­za que le pro­fe­sa el pre­si­den­te del Go­bierno, que di­cen man- tiene un fé­rreo apo­yo a Mon­to­ro.

Y es que con­si­de­ran en la Mon­cloa que los fue­gos que es­tos días achi­cha­rran al mi­nis­tro for­man par­te de una cam­pa­ña or­ques­ta­da pa­ra cas­ti­gar al Eje­cu­ti­vo dis­pa­ran­do a su miem­bro más po­lé­mi­co. La es­pi­ta la abrió el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, con una sen­ten­cia en la que cues­tio­na el per­dón ofre­ci­do a los de­frau­da­do­res, por cues­tio­nes de for­ma (el uso in­de­bi­do del de­cre­to ley), pe­ro tam­bién de fon­do («su­po­ne la ab­di­ca­ción del Es­ta­do an­te su obli­ga­ción de ha­cer efec­ti­vo el de­ber de to­dos de con­cu­rrir al sos­te­ni­mien­to de los gas­tos pú­bli­cos», di­ce el tri­bu­nal).

El fa­llo no tiene efec­tos prác­ti­cos, co­mo tam­po­co el ti­rón de ore­jas par­la­men­ta­rio que, en for­ma de re­pro­ba­ción, le pro­pi­na­ron los gru­pos de la opo­si­ción.

Más preo­cu­pan­te pa­ra su fu­tu­ro po­lí­ti­co es la guerra que man­tie­ne con las gran­des em­pre­sas a cuen­ta del nue­vo sis­te­ma de ges­tión del IVA o el go­teo de in­for­ma­cio­nes so­bre las du­do­sas prác­ti­cas de lobby des­ple­ga­das por el des­pa­cho que fun­dó en el 2006 y del que, de­fien­de, ya se ha­bía des­vin­cu­la­do en la épo­ca que se in­ves­ti­ga. Pe­ro, so­bre to­do, le cer­can las lla­ma­ra­das de fue­go ami­go que le ha lan­za­do en las úl­ti­mas ho­ras al­guien que com­par­tió con él las se­cre­tas de­li­be­ra­cio­nes del Con­se­jo de Mi­nis­tros, el ex­ti­tu­lar de In­dus­tria Jo­sé Ma­nuel So­ria. El ca­na­rio se ha uni­do a la guerra con­tra Mon­to­ro, al que en un li­bro de me­mo­rias acu­sa de for­zar su di­mi­sión al ad­ver­tir a Ra­joy de una an­ti­gua cuen­ta en Sui­za de la ma­dre de So­ria. Cuen­ta el ex­mi­nis­tro que no fue la pol­va­re­da por la re­ve­la­ción de sus so­cie­da­des off-sho­re, sino la idea de que su ma­dre se con­vir­tie­se en te­ma de de­ba­te par­la­men­ta­rio y me­diá­ti­co lo que lo lle­vó a di­mi­tir. Y ya se sa­be, la ven­gan­za se sir­ve fría...

Mon­to­ro, de ha­bi­tual len­gua­raz cuan­do se tra­ta de des­li­zar al­gún re­pro­che so­bre el cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias por par­te de po­lí­ti­cos de la opo­si­ción o de co­lec­ti­vos be­li­ge­ran­tes con su ges­tión, co­mo los ac­to­res, no es­ta­ba ayer tan lo­cuaz. «Yo no pue­do in­for­mar pú­bli­ca­men­te de nin­gún con­tri­bu­yen­te. No lo he he­cho nun­ca y no lo voy a ha­cer», di­jo, vi­si­ble­men­te mo­les­to, cuan­do fue pre­gun­ta­do por la ve­ra­ci­dad del re­la­to de So­ria.

Tu­vo que sa­lir un re­tén de Gé­no­va, el vi­ce­se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción, Pa­blo Ca­sa­do, pa­ra in­ten­tar so­fo­car el in­cen­dio, ase­gu­ran­do que «el Go­bierno man­tie­ne la con­fian­za en el mi­nis­tro». Pe­ro las lla­mas si­guen vi­vas.

F. A. EFE

Mon­to­ro, en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.