Con­fir­man la mul­ta al pro­mo­tor del con­cier­to que Springs­teen dio en el 2009 en Santiago

El Su­pre­mo ra­ti­fi­ca el fa­llo del TSXG que de­jó en 700.000 eu­ros la san­ción por va­lor de 2,4 mi­llo­nes fi­ja­da por la Xun­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - H. J. P.

La Jus­ti­cia es len­ta, pe­ro tra­ba­ja. Ocho años des­pués, la sala ter­ce­ra de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo del Tri­bu­nal Su­pre­mo con­fir­mó la mul­ta de 700.000 eu­ros im­pues­ta a la em­pre­sa Big Tours S.L. —vin­cu­la­da a la pro­mo­to­ra Doc­tor Mu­sic— por los fa­llos de­tec­ta­dos en la or­ga­ni­za­ción del con­cier­to que Bru­ce Springs­teen ofre­ció el 2 de agos­to del 2009 en el Mon­te do Go­zo, en Santiago. Sí, aquel al que no pu­die­ron en­trar más de mil per­so­nas, a pe­sar de te­ner en­tra­da, por­que el re­cin­to es­ta­ba lleno. Otras 5.000 lo si­guie­ron con pro­ble­mas de vi­si­bi­li­dad des­de la la­de­ra del mon­te.

La sen­ten­cia des­es­ti­ma el re­cur­so in­ter­pues­to por la com­pa­ñía con­tra el fa­llo del TSXG (Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xustiza de Ga­li­cia) que re­du­jo de 2,4 mi­llo­nes a 700.000 eu­ros la san­ción fi­ja­da por la Xun­ta (a tra­vés del Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Con­su­mo) a la pro­mo­to­ra por no pres­tar el ser­vi­cio con­tra­ta­do en las con­di­cio­nes pac­ta­das.

La sala ter­ce­ra afir­ma que que­da acre­di­ta­da la res­pon­sa­bi­li­dad de la fir­ma, co­mo se com­prue­ba en la de­cla­ra­ción de he­chos pro­ba­dos, por el re­tra­so in­de­bi­do en la aper­tu­ra de las puer­tas, 45 mi­nu­tos más tar­de de la ho­ra pre­vis­ta, y por la inade­cua­da ac­tua­ción del per­so­nal.

Big Tours ven­dió 37.539 en­tra­das a 65 eu­ros pa­ra el re­ci­tal, que de­bía em­pe­zar a las diez de la no­che (la aper­tu­ra de puer­tas es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra cua­tro ho­ras an­tes). De­bi­do a la ex­ce­si­va aglo­me­ra­ción de co­las de asis­ten­tes en los preac­ce­sos, el je­fe del dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad re­co­men­dó a las 19.30 ho­ras ade­lan­tar la aper­tu­ra de puer­tas pa­ra cal­mar los áni­mos de la gen­te y eli­mi­nar ries­gos. Pe­ro la or­ga­ni­za­ción res­pon­dió que no era po­si­ble ya que los equi­pos de mon­ta­je es­ta­ban re­vi­san­do las es­truc­tu­ras. A las 20.30 ho­ras se abrió un preac­ce­so pa­ra de­jar pa­sar a un gru­po de fans, unos mil, lo que no agra­dó a los que se­guían en la ca­lle. A las 20.45 se abrie­ron to­das las puer­tas, pe­ro el ma­les­tar y el caos obli­gó a me­diar a la po­li­cía.

A las 22 ho­ras, unas 5.000 per­so­nas con en­tra­da, que no pu­die­ron ac­ce­der al re­cin­to, ya lleno, de­ci­die­ron se­guir el con­cier­to des­de el mon­te. Sa­lió en­ton­ces Springs­teen al es­ce­na­rio, y se pro­du­jo una avalancha en la zo­na de ac­ce­so VIP-B, que des­bor­dó a la Po­li­cía Na­cio­nal y la se­gu­ri­dad pri­va­da, ge­ne­ran­do una si­tua­ción de ries­go.

Tras el con­cier­to, 800 per­so­nas re­cla­ma­ron an­te el ins­ti­tu­to de con­su­mo y al­gu­nos de­nun­cia­ron en co­mi­sa­ría.

ÁL­VA­RO BALLESTEROS

El can­tan­te de Nue­va Jer­sey Bru­ce Springs­teen, en pleno con­cier­to ofre­ci­do en el Mon­te do Go­zo, en Santiago, el 2 de agos­to del 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.