El dis­fru­te y la con­ser­va­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - Ana Ger­pe

Por mu­cho cui­da­do que se pon­ga, una afluen­cia ma­si­va de per­so­nas a un lu­gar aca­ba te­nien­do re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas. Ge­ne­ral­men­te por­que, sal­vo las cons­truc­cio­nes pen­sa­das es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ello, tan­to los ele­men­tos na­tu­ra­les co­mo los pa­tri­mo­nia­les o ar­queo­ló­gi­cos se re­sien­ten con las aglo­me­ra­cio­nes. Es­to ex­pli­ca que en el ca­so de ya­ci­mien­tos de gran va­lor se li­mi­ten las vi­si­tas, en­tre otras cues­tio­nes.

Aun­que una pla­ya tiene más aguan­te que unas cue­vas con pin­tu­ras ru­pes­tres, na­da es in­fi­ni­to y es com­pe­ten­cia de to­dos pro­cu­rar que los bie­nes, tam­bién los na­tu­ra­les, se man­ten­gan lo me­jor po­si­ble.

Por eso, y aun­que las du­nas de un are­nal co­mo el de Car­no­ta, por ci­tar un ejem­plo, sean fan­tás­ti­cas pa­ra to­mar el sol y pa­ra de­jar el co­che o la ca­ra­va­na, no de­be ha­cer­se. Es más, no pue­de ha­cer­se. Y pe­se a que al­gu­nos sien­ten un im­pul­so irre­fre­na­ble de es­tam­par sus ga­ra­ba­tos en cual­quier pa­red lim­pia que ven, ya sea un edi­fi­cio pú­bli­co o las pie­dras de las pis­ci­nas na­tu­ra­les de A Pobra, de­ben con­tro­lar sus ins­tin­tos.

To­das esas agre­sio­nes se van acu­mu­lan­do y, un buen día, pa­san fac­tu­ra, has­ta el pun­to de que las du­nas de­jan de ser­lo y los lu­ga­res con en­can­to aca­ban per­dién­do­lo por com­ple­to, con lo que to­dos sa­li­mos per­dien­do.

Ca­da vez son más los ayun­ta­mien­tos, unos más que otros, que afir­man sen­tir­se im­po­ten­tes pa­ra fre­nar ac­tua­cio­nes que cons­ti­tu­yen una agre­sión am­bien­tal con­tra los ele­men­tos na­tu­ra­les. Fo­ga­tas en es­pa­cios pro­te­gi­dos, ani­ma­les suel­tos en pla­yas en las que anida la pí­lla­ra o res­tos de ba­su­ra des­per­di­ga­dos por cual­quier lu­gar son una mues­tra.

Es ne­ce­sa­rio que en­tre to­dos se es­ta­blez­can unos lí­mi­tes y que el cui­da­do sur­ja de una vo­lun­tad co­lec­ti­va, por­que agen­tes de se­gu­ri­dad en to­das par­tes no pue­de ha­ber. El res­pe­to por con­ser­var el pa­tri­mo­nio pro­pio de­be sur­gir de ca­da uno y ex­pan­dir­se, co­mo esos có­di­gos que no es­tán es­cri­tos y que, sin em­bar­go, to­dos aca­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.