Al ata­que

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - JA­VIER GUI­TIÁN

Una de mis pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas se ti­tu­la El ata­que de los to­ma­tes ase­si­nos. En sín­te­sis, el ar­gu­men­to cuen­ta cómo los to­ma­tes, har­tos de tan­tos años de aca­bar co­mo so­fri­to o Bloody Mary, es­tán co­bran­do vi­da y es­tán ase­si­nan­do a los hu­ma­nos. Se sos­pe­cha que es­te he­cho es­tá pro­vo­ca­do por un pes­ti­ci­da crea­do por un lo­co que quie­re el con­trol del mun­do. So­lo un agen­te es­pe­cial y su osa­do co­man­do lu­cha­rán pa­ra de­te­ner la in­va­sión de to­ma­tes que se ave­ci­na y que ame­na­za a la hu­ma­ni­dad.

Esa obra maes­tra for­ma par­te de una sa­ga de pe­lí­cu­las de te­rror en las que ex­tra­ños or­ga­nis­mos u ob­je­tos co­bran vi­da y se re­be­lan con­tra los hu­ma­nos.

Es des­ta­ca­ble, tam­bién, el fil­me grie­go El ata­que de la mous­sa­ka gi­gan­te, en don­de ese pla­to tra­di­cio­nal bal­cá­ni­co es so­me­ti­do a una ra­dia­ción y cre­ce ex­ce­si­va­men­te atra­pan­do den­tro a la pro­ta­go­nis­ta. Nos en­can­tan esos su­ce­sos ex­tra­or­di­na­rios, no po­de­mos evi­tar­lo.

El asun­to vie­ne al ca­so de la fie­bre desata­da por la apa­ri­ción de una se­rie de per­so­nas que han si­do mor­di­das por ví­bo­ras. Va­ya por de­lan­te que no pre­ten­do fri­vo­li­zar con un asun­to tan se­rio, que te muer­da una ví­bo­ra de­be de ser tre­men­do ade­más de pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud, pe­ro ya he em­pe­za­do a es­cu­char por ahí que no se pue­de ir a la pla­ya de no sé don­de, o que hay que an­dar siem­pre con cal­ce­ti­nes por­que las ví­bo­ras ace­chan.

Re­cuer­do al­go pa­re­ci­do cuan­do la gen­te des­cu­brió que exis­tía la avis­pa asiá­ti­ca, re­sul­ta­ba im­po­si­ble es­tar en una te­rra­za sin que al­gún tu­ris­ta avi­sa­ra de la pre­sen­cia del pe­li­gro vo­la­dor, re­cor­dan­do que no de­be­ría­mos sa­lir co­rrien­do por­que una ca­rac­te­rís­ti­ca de la avis­pa era que te per­se­guía. Lo ocu­rri­do es­te fin de se­ma­na en la pla­ya Mi­ño, en don­de unas abe­jas bus­ca­ban la som­bra, es un buen ejem­plo del pá­ni­co do­mi­nan­te.

Pues bien, no quie­ro de­cep­cio­nar a los aman­tes de es­tos su­ce­sos, pe­ro en Es­pa­ña mue­re una per­so­na al año por mor­de­du­ra de ví­bo­ra y la pro­ba­bi­li­dad de que ata­que a un tu­ris­ta en las du­nas es más de mil ve­ces in­fe­rior a que su­fra un me­la­no­ma si si­gue to­man­do el sol en las ho­ras cen­tra­les del día. En con­se­cuen­cia, es mu­cho más útil pa­ra la sa­lud el uso de cre­mas pro­tec­to­ras que de cal­ce­ti­nes.

Res­pec­to a la pi­ca­du­ra de avis­pa asiá­ti­ca en nues­tra te­rra­za fa­vo­ri­ta, lo mis­mo. Es muy im­pro­ba­ble. Tó­men­se la cer­ve­za tran­qui­los por­que lo peor que les pue­de ocu­rrir, y no es po­co, es que la cer­ve­za esté ca­lien­te o que en la me­sa de al la­do unos ti­pos en ba­ña­dor can­ten el Des­pa­ci­to con ex­tra­ña afi­na­ción. Des­co­noz­co la ra­zón por la que en los úl­ti­mos días las ví­bo­ras pa­re­cen ha­ber­se he­cho más vi­si­bles, los her­pe­tó­lo­gos nos di­rán si es ver­dad. So­bre el com­por­ta­mien­to de las avis­pas, el vien­to y la tem­pe­ra­tu­ra las con­di­cio­na igual que a no­so­tros. La hi­pó­te­sis de que los ani­ma­les han desata­do una ba­ta­lla con­tra las in­va­sio­nes de tu­ris­tas es su­ge­ren­te, pe­ro, tran­qui­lí­cen­se, es­to no es el co­mien­zo de una épo­ca de fe­nó­me­nos ex­tra­ños: los pi­mien­tos de Her­bón no de­ja­rán de pi­car.

No lo ol­vi­den, ni ví­bo­ra ni avis­pas, el ser hu­mano es el ani­mal más pe­li­gro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.