Una huel­ga con­tra el pue­blo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

El de­re­cho de huel­ga de los tra­ba­ja­do­res en de­fen­sa de sus reivin­di­ca­cio­nes sur­gió con la re­vo­lu­ción in­dus­trial que, des­de fi­na­les del si­glo XVIII, creó las con­di­cio­nes pa­ra que mi­llo­nes de per­so­nas acu­die­ran al mer­ca­do a ven­der su fuer­za de tra­ba­jo. Por eso, du­ran­te mu­cho tiem­po, las huel­gas eran con­flic­tos bi­la­te­ra­les que en­fren­ta­ban a obre­ros y pa­tro­nos: los pri­me­ros lu­cha­ban con­tra unos sa­la­rios de mi­se­ria y unas te­rri­bles con­di­cio­nes de tra­ba­jo (fal­ta de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne, pa­go en es­pe­cie y no en me­tá­li­co, des­pi­do li­bre, ausencia de va­ca­cio­nes, jor­na­das ago­ta­do­ras) pa­ran­do las em­pre­sas y cau­san­do así da­ño al pro­pie­ta­rio con la es­pe­ran­za de que aquel pre­fi­rie­se an­tes o des­pués ce­der a las pe­ti­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res que asu­mir los cos­tes eco­nó­mi­cos del pa­ro.

Es­ta si­tua­ción irá al­te­rán­do­se a me­di­da que el Es­ta­do fue cre­cien­do y asu­mien­do ta­reas de­ci­si­vas pa­ra la ca­li­dad de vi­da ge­ne­ral (sa­ni­dad, edu­ca­ción o gran­des re­des de trans­por­te), de mo­do que las huel­gas cam­bian de ca­rác­ter: de ser con­flic­tos bi­la­te­ra­les en­tre obre­ros y pa­tro­nos pa­san a afec­tar tam­bién a los usua­rios de los ser­vi­cios pú­bli­cos que, sin co­mer­lo ni be­ber­lo, aca­ban sien­do mu­chas ve­ces los au­tén­ti­cos pa­ga­nos de la ac­ción de unos huel­guis­tas que, en reali­dad, pre­sio­nan a sus em­pre­sas o a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas ha­cien­do so­por­tar el ma­yor cos­te del pa­ro al pue­blo llano.

Por eso, cuan­do los pa­ros afec­tan a ser­vi­cios esen­cia­les pa­ra la co­mu­ni­dad la úni­ca, for­ma de ha­cer com­pa­ti­ble el de­re­cho a la huel­ga con el de los ciu­da­da­nos a no ser los rehe­nes de su ejer­ci­cio es que la Ad­mi­nis­tra­ción fi­je ser­vi­cios mí­ni­mos y que los huel­guis­tas los res­pe­ten. Si no es así las huel­gas se lla­man, no por ca­sua­li­dad, huel­gas sal­va­jes.

Y salvaje se­ría la que se anun­cia en el sec­tor de los trans­por­tes —esen­cial pa­ra la co­mu­ni­dad don­de los ha­ya— cuan­do se ha­bla de pa­ro in­de­fi­ni­do a par­tir del jue­ves 13 si los huel­guis­tas si­guie­sen sin res­pe­tar, co­mo has­ta aho­ra, los ser­vi­cios mí­ni­mos fi­ja­dos le­gal­men­te.

Pa­re­ce ob­vio que el sec­tor pú­bli­co no pue­de se­guir man­te­nien­do in­de­fi­ni­da­men­te lí­neas de trans­por­te muy de­fi­ci­ta­rias que se pa­gan so­lo o ma­yo­ri­ta­ria­men­te con im­pues­tos. Y lo pa­re­ce tam­bién que, con las ne­ce­sa­rias ga­ran­tías de vigilancia, no de­be­ría ha­ber pro­ble­ma al­guno pa­ra que el trans­por­te es­co­lar —que tiene un cos­te in­men­so en un te­rri­to­rio co­mo el nues­tro, con po­bla­ción tan di­se­mi­na­da— se ha­ga com­pa­ti­ble con el trans­por­te de via­je­ros.

Pe­ro, sea cual sea la po­si­ción que ca­da cual man­ten­ga a ese res­pec­to, hay al­go que no tiene dis­cu­sión: que in­cum­plir los ser­vi­cios mí­ni­mos en una huel­ga de trans­por­tes cons­ti­tu­ye una in­to­le­ra­ble sal­va­ja­da y un me­dio inacep­ta­ble de pre­sión, que con­vier­te a cien­tos de mi­les de usua­rios en mo­ne­da de cam­bio de un tra­to que no les con­cier­ne en ab­so­lu­to, pe­ro del que son los per­ju­di­ca­dos de ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.