El pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña, abo­ca­do a la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble

La de­fen­sa del hom­bre que ma­tó a sus dos ni­ñas, con­for­me con la acu­sa­ción fis­cal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

Si se cum­ple el guion, Da­vid Ou­bel se­rá el pri­mer con­de­na­do en Es­pa­ña a pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble. So­lo fal­ta que hoy lo re­fren­de el ju­ra­do, ya que ayer su abo­ga­do mos­tró su con­for­mi­dad con los he­chos re­la­ta­dos por las acu­sa­cio­nes «al ha­ber­lo ma­ni­fes­ta­do así en el ac­to del jui­cio de ma­ne­ra li­bre y ha­ber pe­di­do per­dón y ha­ber ma­ni­fes­ta­do arre­pen­ti­mien­to». El le­tra­do in­sis­tió en que «par­tien­do del li­bre, cons­cien­te y pleno re­co­no­ci­mien­to» que de los he­chos ha rea­li­za­do su de­fen­di­do ha­brá de dic­tar­se un ve­re­dic­to por par­te del ju­ra­do «acor­de con ello».

En opinión del fis­cal, Ale­jan­dro Pa­zos, «de­be­rían, con un po­co de sen­ti­do co­mún, de­cla­rar pro­ba­dos to­dos los he­chos des­fa­vo­ra­bles al acu­sa­do y, por tan­to, el ve­re­dic­to so­lo po­dría ser de cul­pa­bi­li­dad». Di­jo que la pri­sión per­ma­nen­te, «mien­tras no se de­cla­re in­cons­ti­tu­cio­nal», es la que es­tá pre­vis­ta pa­ra «el ase­si­na­to de dos víc­ti­mas me­no­res de 16 años con ale­vo­sía».

Pre­gun­ta­do so­bre si el he­cho de que la de­fen­sa mues­tre su con­for­mi­dad con su es­cri­to de acu­sa­ción su­po­ne que se ad­hie­re a es­ta pe­na, Ale­jan­dro Pa­zos se­ña­ló que «eso ya es mu­cho de­cir. No es una cues­tión de que se ad­hie­ra, es que es la pe­na que le­gal­men­te pro­ce­de si se de­cla­ran pro­ba­dos to­dos los he­chos tal cual es­tán en el es­cri­to de acu­sa­ción. Él re­co­no­ce la cul­pa­bi­li­dad. La ver­dad es que es un po­co im­pe­pi­na­ble, pe­ro no se­ré yo quien lo di­ga».

Por su par­te, la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, que ejer­ce la ex­mu­jer de Da­vid Ou­bel y ma­dre de Amaia y Can­de­la, es­pe­ra que hoy se dic­te un ve­re­dic­to de «ab­so­lu­ta cul- pa­bi­li­dad». El abo­ga­do Va­len­tín Va­lle­jo re­mar­có que las prue­bas «eran de­mo­le­do­ras», cir­cuns­tan­cia que su­mó a la pro­pia con­fe­sión del en­cau­sa­do.

En la jor­na­da de ayer, mien­tras el fis­cal man­tu­vo su es­cri­to de acu­sa­ción ini­cial y la de­fen­sa mos­tró su con­for­mi­dad, la acu­sa­ción par­ti­cu­lar de­ci­dió re­ti­rar la exis­ten­cia de en­sa­ña­mien­to. En­tien­de que las prue­bas han pues­to de ma­ni­fies­to que Da­vid Ou­bel no se en­sa­ñó con las ni­ñas.

Los fo­ren­ses que prac­ti­ca­ron las au­top­sias re­la­ta­ron que sus le­sio­nes eran «in­com­pa­ti­bles con la vi­da». En­tre otras zo­nas, afec­ta­ban a la ca­ró­ti­da, la trá­quea o la la­rin­ge, y lle­ga­ban a al­can­zar las vér­te­bras cer­vi­ca­les.

Pre­ci­sa­ron que la te­sis más pro­ba­ble es que am­bas her­ma­nas hu­bie­ran in­ge­ri­do los fár­ma­cos que las ador­me­cie­ron di­suel­tos en el agua de una botella. Es­to ex­pli­ca­ría que es­tas sus­tan­cias les hu­bie­ran afec­ta­do de dis­tin­ta ma­ne­ra, de tal mo­do que Amaia, de 4 años, pro­ba­ble­men­te no se pu­do de­fen­der de un ata­que fron­tal rea­li­za­do con una sie­rra ra­dial o re­bar­ba­do­ra y un cu­chi­llo.

No ocu­rrió lo mis­mo con Can­de­la, de 9, en cu­yo cuer­po se apre­cia­ron «se­ña­les de lu­cha». «Hay múl­ti­ples aco­me­ti­das, has­ta diez he­ri­das al tra­tar de huir», sub­ra­ya­ron, al tiem­po que sos­pe­chan que, en un mo­men­to da­do, la sie­rra se atas­có con la ropa que ves­tía y Ou­bel tu­vo que echar mano del cu­chi­llo.

Ras­gos psi­co­pá­ti­cos

«Es­te de­li­to no en­tra en el ran­go de los de­li­tos im­pul­si­vos o des­con­tro­la­dos», ma­ti­za­ron, por su par­te, los psi­quia­tras que lo exa­mi­na­ron. In­di­ca­ron que, por el con­tra­rio, se tra­ta de un do­ble cri­men «que es­tá pen­sa­do y pre­me­di­ta­do», cir­cuns­tan­cia que se apre­cia en el he­cho de que se em­plea­ra una re­bar­ba­do­ra, que «no es un ar­ma de opor­tu­ni­dad».

A pre­gun­tas del fis­cal, alu­die­ron a que Da­vid Ou­bel pre­sen­ta ras­gos de per­so­na­li­dad nar­ci­sis­ta o psi­co­pá­ti­ca que, sin em­bar­go, no lle­gan a con­fi­gu­rar un tras­torno men­tal. Es­tos ras­gos sa­len a la luz en reac­cio­nes no pro­por­cio­na­das a las si­tua­cio­nes vi­vi­das, co­mo la que pro­ta­go­ni­zó un año an­tes del cri­men al aco­me­ter a su mé­di­ca de ca­be­ce­ra cuan­do no le tra­mi­tó una ba­ja.

De igual mo­do, apun­ta­ron que el acu­sa­do ca­re­ce de em­pa­tía y mues­tra una actitud fría y dis­tan­te, y ta­cha­ron de «si­mu­la­ción» la am­ne­sia que, en un mo­men­to da­do, di­jo pa­de­cer con res­pec­to al mo­men­to de los ase­si­na­tos de sus hi­jas. Tras in­sis­tir en que no te­nía nin­gu­na pa­to­lo­gía que le im­pi­die­se co­no­cer el al­can­ce de su ac­tos o anu­la­se su vo­lun­tad, se re­fi­rie­ron a que el he­cho de que hu­bie­ra da­do fár­ma­cos a las ni­ñas pue­de obe­de­cer a una in­ten­ción de que es­tu­vie­sen dor­mi­das y que no ofre­cie­sen re­sis­ten­cia o de que no su­frie­sen.

En to­do ca­so, Da­vid Ou­bel evi­tó pro­nun­ciar­se ayer al res­pec­to de es­tas cues­tio­nes: «No ten­go na­da más que de­cir que lo que ha di­cho mi le­tra­do».

E. MOL­DES

Ou­bel ayer en­tran­do al jui­cio por el ase­si­na­to de sus dos hi­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.