El di­ne­ro ca­ta­lán no se cree la se­ce­sión

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

Fo­llow the mo­ney. Si­gue el ras­tro del di­ne­ro. Ese es el con­se­jo que le da­ba al pe­rio­dis­ta Bob Wood­ward su fuen­te se­cre­ta, a la que lla­ma Gar­gan­ta Pro­fun­da, en la pe­lí­cu­la To­dos los hom­bres del pre­si­den­te (1976), que re­crea la in­ves­ti­ga­ción en torno al ca­so Wa­ter­ga­te, ori­gen de la di­mi­sión del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Ri­chard Ni­xon. Y de­ci­mos en la pe­lí­cu­la por­que a pe­sar de ser una frase mí­ti­ca, Mark Felt, que en el 2005 se re­ve­la­ría co­mo el au­tén­ti­co Gar­gan­ta Pro­fun­da, ase­gu­ró que nun­ca la pro­nun­ció. El di­ne­ro es la cla­ve de to­do, por­que la pa­sión por acu­mu­lar­lo, o la preo­cu­pa­ción por per­der el que se tiene, aca­ba sien­do ca­si siem­pre una pul­sión más po­de­ro­sa que las creen­cias, los prin­ci­pios y los no­bles idea­les. «Cuan­do se tra­ta de di­ne­ro to­dos so­mos de la mis­ma re­li­gión», de­cía Vol­tai­re.

De ello nos aca­ba de dar bue­na mues­tra el ex­con­se­je­ro ca­ta­lán de Em­pre­sa, Jor­di Bai­get, que ha re­co­no­ci­do que su re­pen­tino can­gue­lo a la ho­ra de de­fen­der el re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta, que le cos­tó el car­go, no se de­be a una pro­fun­da re­fle­xión po­lí­ti­ca, sino al te­mor a que­dar­se sin blan­ca. «Si van con­tra el pa­tri­mo­nio de uno...», re­co­no­cía inocen­te­men­te an­te la po­si­bi­li­dad, más que cier­ta, de que los res­pon­sa­bles de mal­ver­sar fon­dos en un re­fe­ren­do ile­gal ten­gan que res­pon­der con su pa­tri­mo­nio cuan­do sean con­de­na­dos.

Bai­get ha si­do el pri­me­ro. Pe­ro ha­brá más, por­que des­de Puig­de­mont al úl­ti­mo fun­cio­na­rio de la Ge­ne­ra­li­tat sa­ben per­fec­ta­men­te que Ca­ta­lu­ña no va a ser in­de­pen­dien­te. Si pen­sa­ran que la se­ce­sión va a triun­far, no ten­drían na­da que te­mer. Su di­ne­ro es­ta­ría a sal­vo y ellos se con­ver­ti­rían en hé­roes. Pe­ro si no hay in­de­pen­den­cia, ade­más de ser con­de­na­dos, ten­drán que apo­qui­nar. Y el in­de­pen­den­tis­mo es­tá bien, pe­ro la pe­la es la pe­la, tú. Que se lo pre­gun­ten a Bai­get.

Tam­po­co se tra­ta de ce­bar­se con el ex­con­se­je­ro —y con los que ven­drán des­pués—, por pen­sar en su di­ne­ro an­tes que en el re­fe­ren­do y en esa fan­tas­ma­gó­ri­ca y ri­si­ble ley su­pre­ma cu­yo po­der ató­mi­co arra­sa­rá con la Cons­ti­tu­ción y has­ta con el Có­di­go Pe­nal. To­dos pen­sa­mos en el di­ne­ro, in­clui­dos por su­pues­to los ca­ta­la­nes. Y en­tre ellos, los in­de­pen­den­tis­tas. Y ahí es­tá la prue­ba de que na­die se cree en reali­dad el cuen­to de la se­ce­sión. Si Ca­ta­lu­ña se de­cla­ra­ra in­de­pen­dien­te el 3 de oc­tu­bre, co­mo nos ase­gu­ran, el día 4 la in­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca se­ría ab­so­lu­ta. Co­mo con­se­cuen­cia de la sa­li­da au­to­má­ti­ca de la Unión Eu­ro­pea que im­pli­ca­ría la in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral, los aho­rros que los ciu­da­da­nos tie­nen en ban­cos ca­ta­la­nes de­ja­rían de es­tar pro­te­gi­dos por el Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos.

El di­ne­ro, ya lo sa­be­mos, es co­bar­de. Y si los ca­ta­la­nes, se­ce­sio­nis­tas o no, pen­sa­ran real­men­te que den­tro de tres me­ses en Ca­ta­lu­ña se va a pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia, ha­bría aho­ra mis­mo ma­sas de gen­te sa­can­do sus eu­ros de los ban­cos pa­ra guar­dar­los en un col­chón, an­te el ries­go cier­to de un co­rra­li­to. Pe­ro la si­tua­ción de los aho­rra­do­res ca­ta­la­nes es más bien de cal­ma chi­cha. Se­rá que tie­nen bas­tan­te claro que el 4 de oc­tu­bre se­gui­rán sien­do es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.