La plan­ta­ción ani­ma­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EN OCA­SIO­NES VEO GRE­LOS JA­VIER GUI­TIÁN

En los úl­ti­mos me­ses va­rios con­ce­llos ga­lle­gos han adop­ta­do acuer­dos de­cla­ran­do sus te­rri­to­rios li­bres de eu­ca­lip­tos. O Gro­ve, Pan­tón y O Cou­rel han to­ma­do esa de­ci­sión pa­ra pre­ser­var el pai­sa­je, pro­te­ger la bio­di­ver­si­dad y fo­men­tar las plan­ta­cio­nes con es­pe­cies au­tóc­to­nas. En el mis­mo sen­ti­do, la Xun­ta de Ga­li­cia ha ex­pre­sa­do su in­ten­ción de li­mi­tar las plan­ta­cio­nes en de­ter­mi­na­das áreas, abrien­do de nue­vo el de­ba­te en­tre los pro­duc­to­res fo­res­ta­les, las aso­cia­cio­nes eco­lo­gis­tas y la so­cie­dad en ge­ne­ral. Los da­tos pu­bli­ca­dos res­pec­to a la su­per­fi­cie de la es­pe­cie ha­cen re­fe­ren­cia a que, se­gún el úl­ti­mo In­ven­ta­rio Fo­res­tal Na­cio­nal, del to­tal de 1,4 mi­llo­nes de hec­tá­reas ar­bo­la­das de la co­mu­ni­dad la su­per­fi­cie de eu­ca­lip­to al­can­za­ba ese año las 280.000 hec­tá­reas en ma­sas pu­ras —a las que ha­bría que aña­dir otras 145.000 en ma­sas con otras es­pe­cies—, y esa ci­fra ya su­pera con cre­ces la pre­vis­ta en el Plan Fo­res­tal de Ga­li­cia pa­ra el año 2030, de 245.000 hec­tá­reas. Pro­ba­ble­men­te las ci­fras pue­dan ma­ti­zar­se, pe­ro la ten­den­cia es­tá cla­ra. Por más que al­gu­nos in­sis­tan, exis­ten evi­den­cias de los efec­tos am­bien­ta­les ne­ga­ti­vos de las plan­ta­cio­nes de eu­ca­lip­tos, de­jan­do al mar­gen los in­he­ren­tes a los tra­ba­jos de plan­ta­ción y cor­ta; tam­po­co exis­te du­da ra­zo­na­ble de que su­po­ne una fuer­te agre­sión a nues­tro pai­sa­je en don­de los bos­ques, los co­lo­res, cam­bian con las es­ta­cio­nes. Na­die con un mí­ni­mo cri­te­rio pue­de dis­cu­tir hoy que la di­ver­si­dad de aves, de plan­tas, de al­gu­nos gru­pos de in­sec­tos o de aves es mu­cho me­nor en es­tas plan­ta­cio­nes que en nues­tras for­ma­cio­nes au­tóc­to­nas y aquí es­tá la cla­ve de la cues­tión.

Du­ran­te dé­ca­das, han tra­ta­do de co­lar­nos que las plan­ta­cio­nes de eu­ca­lip­tos son bos­ques y no cul­ti­vos, y bue­na mues­tra de ello es que la lla­ma­da po­lí­ti­ca fo­res­tal, co­rres­pon­dien­te o per­te­ne­cien­te a los bos­ques, se ha cen­tra­do ca­si ex­clu­si­va­men­te en las plan­ta­cio­nes y no en los ver­da­de­ros bos­ques. De esos pol­vos vie­nen es­tos lo­dos, y so­lo acep­tan­do la reali­dad po­dre­mos lle­gar a una so­lu­ción más o me­nos con­sen­sua­da en torno a dos cues­tio­nes fun­da­men­ta­les.

La pri­me­ra es que las plan­ta­cio­nes na­da tie­nen que ver con los bos­ques, son cul­ti­vos de es­pe­cies le­ño­sas y así de­ben ser tra­ta­dos. En la me­di­da en que afec­tan a nues­tro pai­sa­je y a nues­tra bio­di­ver­si­dad, no es un te­ma de em­pre­sas ni de pro­duc­to­res, nos afec­ta a to­dos. La se­gun­da es si es ra­zo­na­ble prohi­bir a un pro­pie­ta­rio el cul­ti­var eu­ca­lip­tos y la res­pues­ta es, con­se­cuen­te­men­te, sí. De la mis­ma ma­ne­ra que se de­li­mi­tan te­rre­nos co­mo rús­ti­cos o ur­ba­nos, y los con­si­guien­tes usos, se pue­de, y se de­be, de­li­mi­tar de ma­ne­ra pre­ci­sa en qué co­mar­cas o lu­ga­res y qué su­per­fi­cie se pue­de cul­ti­var, así co­mo qué obli­ga­cio­nes de ges­tión, pre­ven­ción de in­cen­dios, téc­ni­cas, et­cé­te­ra, de­ben asu­mir los pro­pie­ta­rios y las san­cio­nes co­rres­pon­dien­tes por su in­cum­pli­mien­to.

Co­noz­co la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca de las plan­ta­cio­nes de eu­ca­lip­to en Ga­li­cia y las pos­tu­ras de al­gu­nos gru­pos de pro­duc­to­res que afir­man que las crí­ti­cas a la es­pe­cie son «creen­cias y no cien­cia, y de eso no de­ba­ti­mos» y que «el mon­te no es­tá ahí pa­ra ser bo­ni­to»; es­tán en su de­re­cho, pe­ro dis­cre­po. So­bre lo pri­me­ro por­que ese no es el de­ba­te en plan­tas cul­ti­va­das, so­bre lo se­gun­do por­que no me ima­gino a Fer­nán­dez Fló­rez es­cri­bien­do El bos­que ani­ma­do en una plan­ta­ción de eu­ca­lip­tos. An­te­ayer tar­de tu­vo lu­gar en La Gra­ña un in­ci­den­te muy par­ti­cu­lar. Apro­ve­chan­do la ausencia ac­ci­den­tal de la pro­fe­so­ra de aque­lla es­cue­la de ni­ñas, que ha­bía ido al Ferrol por breves ho­ras, in­tro­du­jé­ron­se en el ci­ta­do co­le­gio tres jó­ve­nes y se de­di­ca­ron por­que sí a ha­cer pre­gun­tas a las alum­nas, si­mu­lan­do en­te­rar­se de sus ade­lan­tos y ocu­pa­cio­nes es­co­la­res.

La pa­va se pro­lon­gó has­ta que, lle­gan­do la pro­fe­so­ra y en­te­ra­da de tan sor­pren­den­te vi­si­ta, amo­nes­tó a los tres in­tru­sos pa­ra que se re­ti­ra­ran in­me­dia­ta­men­te.

CAR­TAS AL DI­REC­TOR Los dis­tin­tos re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos coin­ci­den en que los pi­ró­ma­nos son los cau­san­tes de la ma­yo­ría de los in­cen­dios. No es­cu­ché a nin­gún po­lí­ti­co de­cir que los mon­tes y bos­ques es­tán aban­do­na­dos y que hay hier­bas, zar­zas, to­jos y ma­to­rra­les en­tre to­dos los ár­bo­les, que tam­bién es­tán en el más com­ple­to aban­dono.

Es­ta es la pól­vo­ra de los pi­ró­ma­nos y el ca­lor y los fuer­tes vien­tos acen­túan el desas­tre. Los hi­dro­avio­nes y bom­be­ros lo tie­nen muy di­fí­cil pa­ra apa­gar­los.

Se­ño­res de la po­lí­ti­ca: hay que lim­piar ese so­bran­te del mon­te, pa­ra lo cual se ne­ce­si­tan equi­pos de tra­ba­ja­do­res a lo lar­go de to­do el año, tam­bién pa­ra ha­cer cor­ta­fue­gos en zo­nas es­tra­té­gi­cas. AN­DRÉS SAN­JUR­JO MAR­TÍ­NEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.