El Cons­ti­tu­cio­nal tum­ba las cuen­tas de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra el re­fe­ren­do

El Go­bierno ca­ta­lán pue­de in­cu­rrir en res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les si no aca­ta la anu­la­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - CRIS­TIAN REINO

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal anu­ló las par­ti­das de los Pre­su­pues­tos de Ca­ta­lu­ña des­ti­na­das a fi­nan­ciar el re­fe­ren­do del 1 de oc­tu­bre. To­do un se­rio avi­so al in­de­pen­den­tis­mo, so­lo 24 ho­ras des­pués de que Car­les Puig­de­mont, Junts pel Sí y la CUP die­ran a co­no­cer el pro­yec­to de ley que de­be dar co­ber­tu­ra a la con­sul­ta y que pre­vé la pro­cla­ma­ción de la se­ce­sión de ma­ne­ra in­me­dia­ta en ca­so de vic­to­ria del sí.

El Cons­ti­tu­cio­nal, por una­ni­mi­dad, de­jó al Go­bierno ca­ta­lán sin do­ta­ción pre­su­pues­ta­ria pa­ra el re­fe­ren­do al anu­lar la dis­po­si­ción adi­cio­nal de sus cuen­tas que ha­bi­li­ta­ba la fi­nan­cia­ción de la con­sul­ta. El al­to tri­bu­nal de­ter­mi­nó ade­más que las par­ti­das de las cuen­tas ca­ta­la­nas im­pug­na­das por el Go­bierno cen­tral, que re­ser­va­ban 6,2 mi­llo­nes pa­ra con­sul­tas y pro­ce­sos elec­to­ra­les, son in­cons­ti­tu­cio­na­les en el ca­so de que se des­ti­nen a cu­brir los gas­tos de la con­sul­ta se­ce­sio­nis­ta.

La dis­po­si­ción adi­cio­nal 40 de la ley de pre­su­pues­tos anu­la­da de­cía lo si­guien­te: «El Go­bierno, den­tro de las po­si­bi­li­da­des pre­su­pues­ta­rias, de­be ga­ran­ti­zar la do­ta­ción eco­nó­mi­ca su­fi­cien­te pa­ra ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des y los re­que­ri­mien­tos que se de­ri­ven de la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do so­bre el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Ca­ta­lu­ña». Se tra­ta­ba de una pre­vi­sión y de una re­fe­ren­cia es­pe­cí­fi­ca a la con­sul­ta, in­clui­da por im­po­si­ción de la CUP. El Cons­ti­tu­cio­nal re­co­no­ce que la ley de pre­su­pues­tos im­pug­na­da no con­tie­ne par­ti­das que se des­ti­nen de for­ma es­pe­cí­fi­ca a la fi­nan­cia­ción del re­fe­ren­do, y ad­mi­te que los con­te­ni­dos de esas par­ti­das «no per­mi­ten iden­ti­fi­car qué do­ta­cio­nes con­cre­tas pue­den es­tar des­ti­na­das a la fi­nan­cia­ción del pro­ce­so re­fe­ren­da­rio». En con­se­cuen­cia, asu­me que exis­te la po­si­bi­li­dad de que pue­dan des­ti­nar­se «a pro­ce­sos elec­to­ra­les, con­sul­tas no re­fe­ren­da­rias y de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na», so­bre los que la Ge­ne­ra­li­tat tiene com­pe­ten­cias.

Res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les

La sen­ten­cia de­ja en una si­tua­ción muy de­li­ca­da al Go­bierno ca­ta­lán, en tan­to que pue­de in­cu­rrir en res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les si no aca­ta la anu­la­ción y si­gue ade­lan­te con los pre­pa­ra­ti­vos de la vo­ta­ción. En el ca­so del uso de di­ne­ro pú­bli­co pa­ra la con­sul­ta, los miem­bros del Eje­cu­ti­vo po­drían co­me­ter un de­li­to de mal­ver­sa­ción, lo que con­lle­va­ría pe­nas de pri­sión. Los di­ri­gen­tes del in­de­pen­den­tis­mo, en el Go­bierno y en la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, es­tán avi­sa­dos des­de ha­ce me­ses de que tie­nen la obli­ga­ción de «im­pe­dir o pa­ra­li­zar cual­quier ini­cia­ti­va» que desa­rro­lle el re­fe­ren­do y la sen­ten­cia avi­sa que no pue­den ha­cer gas­tos de­ri­va­dos de «la or­ga­ni­za­ción y con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do». Des­de la Ge­ne­ra­li­tat, en cual­quier ca­so, ad­vier­ten de que las sen­ten­cias de los tri­bu­na­les es­pa­ño­les no con­se­gui­rán fre­nar el pro­ce­so. De he­cho, la ley del re­fe­ren­do de­cla­ra­rá a Ca­ta­lu­ña co­mo su­je­to so­be­rano y «pre­va­le­ce­rá» so­bre la Car­ta Mag­na. La nor­ma, se­gún el vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras, se apro­ba­rá a prin­ci­pios de sep­tiem­bre. Con to­da se­gu­ri­dad, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal la sus­pen­de­rá de ma­ne­ra in­me­dia­ta.

Pe­ro Jun­que­ras ame­na­zó con ha­cer oí­dos sor­dos. «Cum­pli­re­mos la ley, la úni­ca ley que hay, la úni­ca po­si­ble», que es la que se de­ri­va del de­re­cho in­ter­na­cio­nal, di­jo. A su jui­cio, «se­rá un ac­to de obe­dien­cia de la le­ga­li­dad vi­gen­te que se de­ri­va del de­re­cho in­ter­na­cio­nal». Y es que, se­gún di­jo, la le­ga­li­dad es­pa­ño­la «no es le­gal» por no per­mi­tir el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción.

LLUIS GE­NE EFE

La le­ga­li­dad es­pa­ño­la «no es le­gal». Es el jue­go de pa­la­bras que ayer hi­zo el vi­ce­pre­si­den­te y con­se­je­ro de Eco­no­mía, Oriol Jun­que­ras, pa­ra in­sis­tir en el desafío y aga­rrar­se a que so­lo cum­pli­rán la ley que se de­ri­va del de­re­cho in­ter­na­cio­nal, sin acla­rar más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.