Bru­tal asal­to cha­vis­ta a la Asam­blea Na­cio­nal

Par­ti­da­rios de Ma­du­ro si­tia­ron la se­de del Le­gis­la­ti­vo y agre­die­ron a dipu­tados de la opo­si­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

En lo que su­po­ne un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la vio­len­cia con­tra la opo­si­ción, se­gui­do­res del pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás Ma­du­ro, asal­ta­ron y si­tia­ron la se­de de la Asam­blea Na­cio­nal du­ran­te nue­ve ho­ras cau­san­do he­ri­das gra­ves a sie­te dipu­tados, cin­co de ellos hos­pi­ta­li­za­dos, y a sie­te tra­ba­ja­do­res. El ata­que, en el que em­plea­ron cu­chi­llos, ba­rras de hie­rro y pa­los, tra­jo a la me­mo­ria del país un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co acia­go: el asal­to al Con­gre­so de 1848 que a la lar­ga de­ri­vó en la úni­ca guerra ci­vil que pa­de­ció Ve­ne­zue­la.

Ma­du­ro se des­mar­có del asal­to y se­ña­ló en el des­fi­le mi­li­tar con mo­ti­vo de la in­de­pen­den­cia, que «no voy a ser cóm­pli­ce de nin­gún he­cho de vio­len­cia ni acep­to vio­len­cia de na­die, que lo se­pa el mun­do», al tiem­po que or­de­na­ba una in­ves­ti­ga­ción so­bre la agre­sión, a la que ca­li­fi­có de «ex­tra­ña». Sin em­bar­go, la to­ma del Le­gis­la­ti­vo co­men­zó tem­prano en la ma­ña­na, cuan­do Ta­reck El Ais­sa­mi, vi­ce­pre­si­den­te del país, ocu­pó el sa­lón en el que se guar­da el Ac­ta de In­de­pen­den­cia jun­to con el con­se­jo de mi­nis­tros, y afir­mó: «In­vi­to al pue­blo a es­te sa­lón a to­mar ju­ra­men­to de nue­vo. Es la ho­ra de los pue­blos, de en­fren­tar a un po­der Le­gis­la­ti­vo se­cues­tra­do por la oli­gar­quía», una aren­ga que se in­ter­pre­tó co­mo una lla­ma­da a la mo­vi­li­za­ción.

Va­rios dipu­tados se enfrentaron a los apro­xi­ma­da­men­te 200 par­ti­da­rios del cha­vis­mo a los que la Guar­dia Na­cio­nal per­mi­tió el in­gre­so al pa­la­cio. Uno de ellos, Ar­man­do Ar­mas, re­sul­tó he­ri­do con una pe­dra­da en la ca­be­za, pe­ro afir­mó que «unos co­ña­zos [gol­pes] no son na­da. Aquí han muer­to cien jó­ve­nes en tres me­ses. Va­mos a de­fen­der Ve­ne­zue­la por­que pa­ra eso fui­mos elec­tos. Es­toy or­gu­llo­so de re­pre­sen­tar al pue­blo ve­ne­zo­lano».

No co­rrie­ron tan­ta suer­te Juan An­drés Mejía, uno de los dipu­tados más jó­ve­nes, ni Amé­ri­co De Gra­zia, quie­nes tu­vie­ron que ser lle­va­dos a hos­pi­ta­les por la gra­ve­dad de las le­sio­nes que les cau­sa­ron los asal­tan­tes, que no fue­ron re­pri­mi­dos por nin­gu­na au­to­ri­dad, y que ho­ras an­tes, en ví­deos col­ga­dos por las re­des so­cia­les, ha­bían anun­cia­do un «plan­tón» fren­te a las puer­tas de la Asam­blea, en res­pues­ta a los que la opo­si­ción rea­li­za fre­cuen­te­men­te en las ca­lles.

En uno de es­tos ví­deos se da una de las ra­zo­nes de la to­ma. Un ma­ni­fes­tan­te se­ña­la que «no va­mos a per­mi­tir más trai­cio­nes con­tra nues­tro pre­si­den­te Ma­du­ro». Se afir­ma que al ac­to de ayer asis­ti­rían, al me­nos, cua­tro dipu­tados del cha­vis­mo dis­pues­tos a con­for­mar nue­va­men­te la ma­yo­ría de dos ter­cios con­tra Ma­du­ro en la Asam­blea Na­cio­nal, ade­más de Ger­mán Fe­rrer, el es­po­so de la fis­cal ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, Lui­sa Or­te­ga, quien ya es­tá asis­tien­do co­mo úni­co par­la­men­ta­rio del cha­vis­mo pe­ro vo­tan­do con la opo­si­ción. Los otros 54 dipu­tados cha­vis­tas de­ja­ron de acu­dir en enero de es­te año al Par­la­men­to, al que acu­san de desaca­to a las de­ci­sio­nes del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia.

Aún así, los 109 dipu­tados pre­sen­tes en el he­mi­ci­clo apro­ba­ron la rea­li­za­ción de un ple­bis­ci­to con­tra la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pro­pues­ta por Ma­du­ro, que so­lo tiene ca­rác­ter sim­bó­li­co y que ya el man­da­ta­rio ha se­ña­la­do que no so­lo no aca­ta­rá, sino que re­pri­mi­rá. La vo­ta­ción se rea­li­za­rá en igle­sias ca­tó­li­cas y evan­gé­li­cas el 16 de ju­lio.

Tras el asal­to, que ter­mi­nó de ma­dru­ga­da, dipu­tados, pe­rio­dis­tas y tra­ba­ja­do­res pu­die­ron aban­do­nar la cá­ma­ra. Las pa­re­des de la Asam­blea mos­tra­ban man­chas de san­gre e im­pac­tos de ba­las, se­gún los tuits en­via­dos por pe­rio­dis­tas que se en­con­tra­ban en el in­te­rior (una de­ce­na de ellos fue­ron gol­pea­dos y ro­ba­dos por los asal­tan­tes) y de los par­la­men­ta­rios, que so­lo se co­mu­ni­ca­ron con vía Pe­ris­co­pe y Twitter.

MI­GUEL GUTTIÉRREZ, CAR­LOS G. RAWLINS EFE, REUTERS

Imá­ge­nes de la bar­ba­rie. Arri­ba, va­rios asal­tan­tes pa­tean al dipu­tado Ar­man­do Ar­mas. Aba­jo, a la iz­quier­da, un ata­can­te en­san­gren­ta­do es re­pe­li­do den­tro del Le­gis­la­ti­vo. A la de­re­cha, el par­la­men­ta­rio Amé­ri­co Gra­zia, he­ri­do gra­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.