Es­tí­mu­los pa­ra evi­tar la de­men­cia en ma­yo­res sor­dos

La Obra So­cial ‘la Cai­xa’ apo­ya un pro­gra­ma pa­ra pa­liar el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo aso­cia­do a la pér­di­da de au­di­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad -

Es un círcu­lo vi­cio­so que se re­tro­ali­men­ta. Quie­ren man­te­ner una con­ver­sa­ción, pe­ro po­co a po­co de­jan de en­ten­der lo que les ha­blan. Las char­las em­pie­zan a ser más cor­tas y me­nos fre­cuen­tes, la vi­da so­cial se re­du­ce. A me­di­da que la pér­di­da de au­di­ción avan­za de for­ma inexo­ra­ble, el ais­la­mien­to se en­san­cha. Los afec­ta­dos em­pie­zan a en­ce­rrar­se en sí mis­mos, a lo que le su­ce­de la dis­mi­nu­ción de una se­rie de fun­cio­nes ce­re­bra­les que se inac­ti­van por­que no las uti­li­zan. Es el cal­do de cul­ti­vo pro­pi­cio pa­ra el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo y el de­sa­rro­llo de de­men­cias. No en to­das las per­so­nas ma­yo­res con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va se pro- du­ce es­ta re­la­ción, pe­ro el ries­go de que exis­ta es ma­yor. Y evi­tar­lo es, pre­ci­sa­men­te, el ob­je­ti­vo de la Aso­cia­ción Co­ru­ñe­sa de Pro­mo­ción del Sor­do (Aco­pros), que ha pues­to en mar­cha un pro­gra­ma pio­ne­ro pa­ra pre­ve­nir la de­men­cia en adul­tos que em­pie­zan a que­dar­se sor­dos a par­tir de una cier­ta edad.

El pro­yec­to, que en prin­ci­pio be­ne­fi­cia­rá de for­ma di­rec­ta a 25 per­so­nas, ha re­ci­bi­do el apo­yo de la Obra So­cial ‘la Cai­xa’, que lo ha fi­nan­cia­do con una apor­ta­ción de 17.000 eu­ros. De lo que se tra­ta es de es­ti­mu­lar las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas de los par­ti­ci­pan­tes a tra­vés de se­sio­nes in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas di­ri­gi­das por pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria, co­mo lo­go­pe­das, psi­có­lo­gos, au­dio­pro­té­si­cos y oto­rri­nos. «Por nues­tra ex­pe­rien­cia en el tra­ba­jo con la dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va he­mos de­tec­ta­do que no se es­tá dan­do res­pues­ta a es­ta si­tua­ción, ya que exis­te, prin­ci­pal­men­te, un des­co­no­ci­mien­to ge­ne­ral so­bre la sor­de­ra y, par­ti­cu­lar­men­te, so­bre sus im­pli­ca­cio­nes a ni­vel cog­ni­ti­vo», ex­pli­ca In­ma Ta­ber­ne­ro, coor­di­na­dor de pro­yec­tos en la aso­cia­ción co­ru­ñe­sa.

Apren­der a leer los la­bios

A los par­ti­ci­pan­tes se les ofre­cen es­tí­mu­los pa­ra la reha­bi­li­ta­ción lo­go­pé­di­ca, ya que de lo que se tra­ta tam­bién es de man­te­ner en­tre­na­do al oí­do pa­ra que la pér­di­da au­di­ti­va va­ya a más. Igual de im­por­tan­te es la en­se­ñan­za de la lec­tu­ra la­bial. Una per­so­na ma­yor pue­de no oír lo que le di­cen, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que se vea con­de­na­do a no en­ten­der­la. «Si apren­den a leer los la­bios pue­den cap­tar igual­men­te el men­sa­je y man­te­ner­se ac­ti­vos», des­ta­ca Ta­ber­ne­ro.

Ocu­rre tam­bién que mu­chas de es­tas per­so­nas ne­ce­si­tan au­dí­fo­nos, aun­que los pri­me­ri­zos ne­ce­si­tan un pe­río­do de adap­ta­ción que en oca­sio­nes pue­de du­rar se­ma­nas o me­ses. Y en es­te ca­mino le pue­den ayu­dar los pro­fe­sio­na­les con­tra­ta­dos con a ayu­da de la Obra So­cial ‘la Cai­xa’. Y es­tos mis­mos ex­per­tos ofre­cen sus ser­vi­cios pa­ra las per­so­nas que se han so­me­ti­do a un tras- plan­te co­clear pa­ra re­cu­pe­rar la au­di­ción, que ne­ce­si­tan otro pe­río­do de adap­ta­ción pa­ra re­co­no­cer los so­ni­dos que an­tes es­cu­cha­ban y que aho­ra sien­ten de otra ma­ne­ra.

El pro­gra­ma tam­bién in­clu­ye unas jor­na­das in­for­ma­ti­vas so­bre la re­la­ción exis­ten­te en­tre la sor­de­ra y las de­men­cias, así co­mo so­bre la ne­ce­si­dad de apli­car me­di­das de ac­tua­ción pre­ven­ti­vas. El ob­je­ti­vo fi­nal, en cual­quier ca­so, es evi­tar que la sor­de­ra en una edad avan­za­da su­pon­ga tam­bién una re­clu­sión en vi­da.

Ca­da vez es más ha­bi­tual que per­so­nas de una cier­ta edad se so­me­tan a im­plan­tes co­clea­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.