El De­por­ti­vo arran­ca al tro­te

Sua­ve pri­me­ra se­sión pa­ra dar ini­cio a la pre­tem­po­ra­da an­te de­ce­nas de hin­chas blan­quia­zu­les

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - X. FER­NÁN­DEZ

La cha­va­la­da tiene fa­vo­ri­to, y es una bue­na no­ti­cia. Cuan­do la vein­te­na lar­ga de críos que asis­tió a la pues­ta en mar­cha del Dé­por se apre­tó con­tra la va­lla pa­ra re­co­lec­tar fir­mas, el nom­bre que más se pro­nun­ció fue el de Pin­chi. El fa­bri­lis­ta se har­tó de ga­ra­ba­tear ca­mi­se­tas de to­dos los co­lo­res mien­tras a su es­pal­da des­fi­la­ba el res­to de ci­ta­dos en la se­sión inau­gu­ral de la pre­tem­po­ra­da blan­quia­zul. Ni los ve­te­ra­nos ni el úni­co nue­vo tu­vie­ron tan­tas pe­ti­cio­nes co­mo el cha­val del b re­clu­ta­do pa­ra pro­bar­se en­tre los ma­yo­res jun­to a otros tres del fi­lial (Expósito, Galán y Fran­cis) y un trío de ju­ve­ni­les (Che­ma, Aa­ron y Pe­dro). Des­po­bla­do el con­jun­to de gen­te de la ca­sa, so­lo re­sis­ten en­tre los ve­te­ra­nos dos cen­tro­cam­pis­tas co­ru­ñe­ses y un por­te­ro de Co­ris­tan­co.

El par de hom­bres de cam­po de­ja­ron al­to el pa­be­llón her­cu­lino cuan­do el mís­ter obli­gó a sol­tar pier­nas. El gru­po en el que fi­gu­ra­ban Ber­gan­ti­ños y Mos­que­ra fue el úni­co en el que se re­gis­tra­ron di­fe­ren­cias de tiem­po du­ran­te las prue­bas de re­sis­ten­cia. Ejer­ció de lie­bre el de La Sa­gra­da, con Sid­nei a la ve­ra, y es­prin­tó al fi­nal el otro me­dio­cen­tro, que ya en an­te­rio­res pre­cam­pa­ñas ha­bía de­mos­tra­do que no lle­va bien aca­bar por de­trás ni en las rue­das de ca­len­ta­mien­to.

En el mis­mo quin­te­to em­pe­zó a ro­dar­se Lui­sin­ho, pe­ro el por­tu­gués se des­col­gó pron­to, ren­quean­te to­da­vía de sus pro­ble­mas en la ro­di­lla iz­quier­da. Un fuer­te es­guin­ce le ha­bía im­pe­di­do ya par­ti­ci­par en los dos úl­ti­mos en­cuen­tros del cur­so pa­sa­do. Es­ta­ba pre­vis­to que el la­te­ral zur­do tra­ba­ja­ra ayer a me­nor in­ten­si­dad, pe­ro su re­cu­pe­ra­ción ha ido me­jor de lo es­pe­ra­do y com­ple­tó el en­tre­na­mien­to de po­co más de una ho­ra. Tam­bién lo hi­cie­ron los Fe­des, Val­ver­de y Car­ta­bia. El pri­me­ro es de mo­men­to el úni­co fi­cha­je es­ti­val, el se­gun­do fue (ce­sión de Roef al mar­gen) el úni­co que de­jo el pa­sa­do mer­ca­do de in­vierno.

Pe­pe Mel ha em­pe­za­do más ti­bio que sus pre­de­ce­so­res y la pa­li­za inau­gu­ral fue bre­ve. Pa­ra com­pen­sar, es­tán pro­gra­ma­das do­bles se­sio­nes hoy y ma­ña­na, con las ma­ti­na­les arran­can­do bien tem­prano (9.30 ho­ras), sor­tean­do las ho­ras de ca­lor. Ayer las nu­bes sua­vi­za­ron aún más la exi­gen­cia y los ci­ta­dos no ha­bían per­di­do el re­sue­llo cuan­do aban­do­na­ron el cam­po li­ge­ros ha­cia el ves­tua­rio. Pa­sa­ron de ca­mino el pea­je de la hin­cha­da, con Pin­chi, pro­duc­to de la ca­sa, co­mo prin­ci­pal re­cla­mo.

GON­ZA­LO BARRAL

Pe­pe Mel char­la con Ale­jan­dro Arri­bas mien­tras los ju­ga­do­res se ejer­ci­tan so­bre el cés­ped de la ciu­dad de­por­ti­va de Abe­gon­do.

GON­ZA­LO BARRAL

Bor­ja Va­lle, Fe­de Car­ta­bia y Pin­chi, du­ran­te la se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.