Pre­mio ex­traor­di­na­rio de FP a los 43

La val­deo­rre­sa Ana Ba­rrio de­ci­dió vol­ver al ins­ti­tu­to tras com­pro­bar que el mer­ca­do la­bo­ral en su zo­na de re­si­den­cia era ca­si inac­ce­si­ble pa­ra una li­cen­cia­da en Bio­lo­gía

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - MA­RÍA CO­BAS

El es­fuer­zo tiene re­com­pen­sa. Es una frase que es­cu­cha to­do es­tu­dian­te —mu­chas ve­ces y por mo­men­tos de ma­ne­ra in­clu­so in­ce­san­te— a lo lar­go de su vi­da en­tre li­bros. Y nor­mal­men­te el pre­mio lle­ga al fin con el tí­tu­lo (y en la ni­ñez, pro­ba­ble­men­te con una bi­ci o un or­de­na­dor). Aun­que hay pa­ra quien vie­ne con más; co­mo en el ca­so de la bar­quen­se Ana Be­lén Ba­rrio, en­can­ta­da de sa­ber que su es­fuer­zo co­mo alum­na del ci­clo su­pe­rior de Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas en el IES Lau­ro Ol­mo le ha va­li­do un bue­ní­si­mo ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co (con una me­dia de 9,63) y 850 eu­ros, que se gas­ta­rá in­vi­tan­do a su fa­mi­lia a co­mer. «Se lo de­bo», di­ce es­ta es­tu­dian­te pre­mia­da des­pués de la que ha si­do su úl­ti­ma ex­pe­rien­cia aca­dé­mi­ca, pe­ro no la úni­ca.

Ba­rrio ha­ce años que se li­cen­ció en Bio­lo­gía. Tam­bién reali­zó es­tu­dios más­ter y va­rios cur­sos. Pe­ro siem­pre qui­so vi­vir en su Val­deo­rras na­tal, y su ti­tu­la­ción no le apor­ta­ba mu­chas sa­li­das la­bo­ra­les en el orien­te ou­ren­sano, se­gún ella mis­ma apun­ta. Tu­vo al­gu­na ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal co­mo bió­lo­ga, pe­ro la ma­yo­ría de los tra­ba­jos no te­nían mu­cho que ver con eso. Un día, pen­san­do en cómo me­jo­rar esa si­tua­ción, tras dos años en el pa­ro, re­ca­ló en la for­ma­ción pro­fe­sio­nal. «Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas era de los es­tu­dios que más con­tra­tos for­ma­li­za­ba, y ade­más los ha­bía aquí», re­la­ta. Así que se de­ci­dió. Le ayu­dó a dar ese pa­so que el IES Lau­ro Ol­mo «te­nía bue­na fa­ma».

Fue­ron dos cur­sos in­ten­sos, pa­ra los que con­fie­sa que tu­vo que men­ta­li­zar­se. Y es que ¿cómo es eso de com­par­tir pu­pi­tre de nue­vo, y con per­so­nas mu­cho más jó­ve­nes? «Fue com­pli­ca­do por­que es vol­ver al ins­ti­tu­to, a las nor­mas, a te­ner un re­creo... Ade­más, aun­que ha­bía gen­te de 30 años, la ma­yo­ría eran de 20; y yo ten­go 43 —ex­pli­ca—. Son per­so­nas que ma­ne­jan otros ob­je­ti­vos dis­tin­tos a los tu­yos, me­nos a cor­to pla­zo; y yo te­nía me­nos tiem­po que per­der», re­cuer­da. No es­ca­ti­mó de­di­ca­ción en­tre los li­bros pa­ra sa­car las me­jo­res no­tas po­si­bles. Di­ce que fue­ron mu­chas ho­ras, mu­chas de ellas acom­pa­ña­das de su pe­rro, so­bre el que bro­mea di­cien­do que do­mi­na la con­ta­bi­li­dad. «Aun­que so­lo sea por el tiem­po que echó con­mi­go es­tu­dian­do, tiene que sa­ber tan­to co­mo yo», apun­ta di­ver­ti­da.

Com­pro­mi­sos a un la­do

Cuen­ta que vol­ver a los li­bros su­pu­so una gran exi­gen­cia per­so­nal, pa­ra ella y pa­ra su fa­mi­lia. «De­jas mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des y com­pro­mi­sos a un la­do pa­ra po­der es­tu­diar», ad­mi­te, por eso ase­gu­ra que sin el apo­yo de sus pa­dres y de su pa­re­ja es­ta em­pre­sa ha­bría si­do im­po­si­ble. Fue por ello que es­te úl­ti­mo año —in­me­dia­ta­men­te des­pués de con­cluir— lo ha de­di­ca­do a una ta­rea que ella ca­li­fi­ca muy grá­fi­ca­men­te: «Re­cu­pe­rar mi vi­da». Se ca­só y aho­ra es­tá de re­for­mas en ca­sa.

Tras ce­le­brar­lo con esa co­mi­da con la que aga­sa­ja­rá a sus se­res más cer­ca­nos, to­ca po­ner­se de nue­vo a bus­car tra­ba­jo, em­pe­ño en el que aho­ra es­pe­ra te­ner más suer­te. Y en­ton­ces es cuan­do no se aho­rra las crí­ti­cas ha­cia el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. «Me lle­vé una de­cep­ción, por­que creo que los cen­tros de for­ma­ción pro­fe­sio­nal de­be­rían mo­ver los ex­pe­dien­tes en­tre las em­pre­sas de la zo­na», se­ña­la Ba­rrio. Lo ex­pli­ca: «Yo pue­do en­viar mi cu­rrícu­lo, pe­ro en él no va mi ex­pe­dien­te; y creo que el pro­pio cen­tro po­dría ha­cer más en ese sen­ti­do». Pe­ro no fun­cio­na así, la­men­ta. «Lo úni­co que ten­go es al­gún con­tac­to es­po­rá­di­co con al­gún pro­fe­sor que pue­do en­con­trar­me en la ca­lle, pe­ro na­da más». Cree que con ese apo­yo des­de los pro­pios cen­tros de for­ma­ción pro­fe­sio­nal se­ría más fá­cil lo­grar la in­ser­ción la­bo­ral de los es­tu­dian­tes.

Un 9,6 de me­dia

Pa­ra po­der op­tar a los pre­mios ex­tra­or­di­na­rios es pre­ci­so al­can­zar una me­dia su­pe­rior a 8,5 pun­tos; una ci­fra que Ba­rrio vio que su­pe­ra­ba am­plia­men­te (con un 9,63) y por eso no du­dó en pre­sen­tar­se cuan­do su­po de la con­vo­ca­to­ria. Aho­ra, mien­tras dis­fru­ta del pre­mio y del tí­tu­lo, es­pe­ra que es­te —por fin— le sir­va pa­ra con­se­guir una sa­li­da pro­fe­sio­nal que su pa­so por la uni­ver­si­dad no le ha da­do has­ta el mo­men­to.

LO­LI­TA VÁZ­QUEZ

Ana Ba­rrio re­co­no­ce que re­to­mar los li­bros le su­pu­so un gran es­fuer­zo per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.