La UCO es­pe­ra re­cu­pe­rar los da­tos del te­lé­fono de Diana has­ta que se apa­gó

Es­pe­ran re­cu­pe­rar to­da la in­for­ma­ción has­ta el ins­tan­te en que se apa­gó el te­lé­fono

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - Á. SE­VI­LLA RI­BEI­RA / LA VOZ

«Es un gran avan­ce, pe­ro oja­lá se hu­bie­se con­se­gui­do an­tes». Así va­lo­ra la ma­dre de Diana Quer, Diana López-Pi­nel, que el te­lé­fono de su hi­ja ha­ya si­do por fin des­blo­quea­do. El éxi­to en es­te com­pli­ca­do pro­ce­so in­for­má­ti­co, que reali­zó una em­pre­sa is­rae­lí es­ta mis­ma se­ma­na en Mú­nich, tam­bién se ha sen­ti­do co­mo una bo­ca­na­da de oxí­geno en­tre los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil, que se en­car­gan di­rec­ta­men­te de la in­ves­ti­ga­ción en co­la­bo­ra­ción con la Po­li­cía Judicial de A Co­ru­ña. Am­bos cuer­pos es­pe­ran que el dis­po­si­ti­vo pue­da arro­jar in­for­ma­ción iné­di­ta que les per­mi­ta en­cau­zar una bús­que­da que arran­có ha­ce 11 me­ses.

A pe­sar de que gran par­te de los da­tos que con­te­nía el te­lé­fono mó­vil ya es­ta­ban en ma­nos de los agen­tes, ya que se en­con­tra­ban clo­na­dos en la nu­be, a la que tu­vie­ron ac­ce­so ha­ce me­ses, el te­lé­fono po­dría re­ve­lar aho­ra nue­vas pis­tas que has­ta el mo­men­to se en­con­tra­ban en la pe­num­bra. La in­for­ma­ción que se es­pe­ra ob­te­ner es la que ha­bía en el dis­po­si­ti­vo has­ta el mis­mo mo­men­to en que se apa­gó por úl­ti­ma vez an­tes de ser arro­ja­do a la ría arou­sa­na.

Los nue­vos ar­chi­vos, si es que fi­nal­men­te logran res­ca­tar­los en su to­ta­li­dad a pe­sar del po­bre es­ta­do del dis­po­si­ti­vo, se po­drán re­la­cio­nar con los que los miem­bros de la Guar­dia Ci­vil ya tie­nen en su po­der, lo que ayu­da­ría a des­car­tar hi­pó­te­sis o per­fi­lar el ca­mino a se­guir en el fu­tu­ro. Lo que na­die nie­ga en el nú­cleo de la in­ves­ti­ga­ción es que el des­blo­queo del te­lé­fono es po­si­ti­vo sí o sí, ya que, en el ca­so de que no apa­rez­ca na­da nue­vo, se po­drán des­car­tar va­rias te­sis abier­tas.

Una de las que se po­drían caer en pri­mer lu­gar es la de que la ma­dri­le­ña po­día ha­ber que­da­do pre­via­men­te con al­guien, por lo que, si fue­se así, de­be­rían en­con­trar ras­tros de lla­ma­das de te­lé­fono o men­sa­jes. Otra de las teo­rías que po­drían ve­nir­se aba­jo es la de si se in­ten­tó bo­rrar in­for­ma­ción al­ma­ce­na­da que pu­die­ra com­pro­me­ter a al­guien.

El pro­ce­so

Pa­ra con­se­guir des­blo­quear el ter­mi­nal fue ne­ce­sa­rio re­ti­rar va­rias pie­zas de la pla­ca ba­se del te­lé­fono en­con­tra­do en las aguas de Ta­ra­go­ña, que eran el pro­ce­sa­dor, la tar­je­ta SIM y la me­mo­ria flash. Las tres fue­ron co­nec­ta­das en otra pla­ca ba­se vir­gen, con el ob­je­ti­vo de emu­lar el pri­mer ce­lu­lar. Fue en es­te se­gun­do dis­po­si­ti­vo en el que los tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa is­rae­lí tra­ba­ja­ron pa­ra re­ve­lar el pa­trón de aper­tu­ra.

Aho­ra, con es­te des­blo­queo, se co­nec­ta­rá di­rec­ta­men­te a un or­de­na­dor (por­tá­til o de so­bre­me­sa) con un ca­ble de iPho­ne y, a tra­vés de un pro­gra­ma in­for­má­ti­co co­mún, que uti­li­zan nu­me­ro­sas em­pre­sas, ex­trae­rán to­do el ma­te­rial que al­ma­ce­na­ba. Lle­ga­dos a es­te pa­so, se com­ple­ta­rá un pro­ce­so de clo­na­ción de to­dos es­tos ar­chi­vos en el or­de­na­dor de los in­ves­ti­ga­do­res.

Los da­tos se seg­men­ta­rán por ti­pos: fo­tos, tex­to, ví­deos o au­dio. El pro­to­co­lo mar­ca­do por la UCO obli­ga a que se reali­cen dos co­pias de to­da la in­for­ma­ción del mó­vil. Una ser­vi­rá pa­ra que tra­ba­jen con ella los in­ves­ti­ga­do­res, mien­tras que la otra, que no se ma­ni­pu­la­rá, que­da­rá ba­jo tu­te­la judicial por lo que pue­da pa­sar en un fu­tu­ro.

To­do es­te tra­ba­jo lo es­tá rea­li­zan­do di­rec­ta­men­te la UCO des­de Ma­drid. Por par­te de la Po­li­cía Judicial de A Co­ru­ña, que tam­bién par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en la in­ves­ti­ga­ción, dos agen­tes si­guen tra­ba­jan­do en el te­rreno. A pe­sar de que lo nor­mal es que sean cin­co, las va­ca­cio­nes es­ti­va­les han re­du­ci­do el dis­po­si­ti­vo mo­vi­li­za­do.

Mu­cha cal­ma

«Hay que to­már­se­lo con mu­cha cau­te­la. No sa­be­mos qué se va a po­der ex­traer del ter­mi­nal», apun­tó López-Pi­nel, que des­co­no­ce si los agen­tes han con­se­gui­do res­ca­tar in­for­ma­ción a la que aga­rrar­se: «Es un gran avan­ce, pe­ro ya han pa­sa­do on­ce me­ses de in­ves­ti­ga­ción. Pue­de ha­ber al­go, pe­ro po­de­mos en­con­trar­nos con lo con­ta­rio». Co­mo pun­to de in­fle­xión, re­co­no­ce que si el te­lé­fono arro­ja nue­vos in­di­cios se po­dría dar la «reaper­tu­ra del ca­so y que es­to se vuel­va a mo­vi­li­zar de nue­vo».

Apa­rez­can o no nue­vos ar­chi­vos, la Guar­dia Ci­vil po­drá des­car­tar hi­pó­te­sis abier­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.