Pro­ble­mas en el sa­nea­mien­to

Ver­ti­dos y ma­los olo­res son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas en los mu­ni­ci­pios bar­ban­za­nos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - A. GER­PE

Las rías de Arou­sa y Mu­ros-Noia so­por­tan más de un cen­te­nar de ver­ti­dos con­ta­mi­nan­tes, se­gún da­tos fa­ci­li­ta­dos por la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te co­rres­pon­dien­tes al pri­mer cua­tri­mes­tre del año, y lo cier­to es que, pe­se a que tan­to los con­ce­llos co­mo otras Ad­mi­nis­tra­cio­nes han rea­li­za­do in­ver­sio­nes mi­llo­na­rias en los úl­ti­mos años en las re­des de sa­nea­mien­to, en la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las exis­ten­tes en la co­mar­ca per­sis­ten los pro­ble­mas.

Los fa­llos se re­gis­tran por di­ver­si­dad de fac­to­res: en­tra­da de agua sa­la­da o are­na a las con­duc­cio­nes, lo que ha­ce que no fun­cio­nen de­bi­da­men­te; fal­ta de ca­na­li­za­cio­nes se­pa­ra­ti­vas de aguas plu­via­les y fe­ca­les, con lo que el sis­te­ma se sa­tu­ra por­que en­tra de­ma­sia­do lí­qui­do; de­pu­ra­do­ras mal di­men­sio­na­das, co­mo su­ce­de en Rian­xo, o, co­mo ocu­rre en Ri­bei­ra, por ano­ma­lías cu­yas cau­sas no aca­ban de de­ter­mi­nar­se. Las con­se­cuen­cias de to­do ello son los ver­ti­dos, que pue­den re­gis­trar­se de for­ma más o me­nos pe­rió­di­ca, o los ma­los olo­res.

A ma­yo­res, hay que te­ner en cuen­ta que to­da­vía fal­tan obras por rea­li­zar en las rías en ma­te­ria de tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les, co­mo las pre­vis­tas en los tér­mi­nos rian­xei­ro o boi­ren­se. To­dos coin­ci­den en que el sa­nea­mien­to in­te­gral de las mis­mas aún es una asig­na­tu­ra pen­dien­te.

Fa­llos en los bom­beos

Una de las ano­ma­lías que se re­pi­te con ma­yor fre­cuen­cia son los fa­llos en los bom­beos. Eso su­ce­de, por ejem­plo, en Noia, don­de el al­cal­de, San­tia­go Frei­re, co­men­ta que se han ins­ta­la­do unos sis­te­mas de aler­ta cuan­do se re­gis­tra una acu­mu­la­ción de re­si­duos. El pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal re­ser­va 130.000 eu­ros pa­ra in­ci­den­cias en la red de sa­nea­mien­to, a los que es­te ejer­ci­cio se su­man otros 60.000 más pa­ra ha­cer me­jo­ras en el sis­te­ma. Los pun­tos con­flic­ti­vos en el tér­mino noiés son el mue­lle de O Mar­qués, Ba­rro y San Lá­za­ro.

Los bom­beos tam­bién traen de ca­be­za al man­da­ta­rio so­nen­se quien, por ejem­plo, ex­pli­ca que es­ta se­ma­na se re­gis­tró un epi­so­dio de mal olor en el de Be­ne­so.

El prin­ci­pal con­tra­tiem­po en Rian­xo es que la de­pu­ra­do­ra ca­re­ce de ca­pa­ci­dad pa­ra tra­tar to­do el agua que le lle­ga, una cir­cuns­tan­cia que se agra­va con la llu­via por­que, en­tre otras co­sas, ex­pli­ca Adol­fo Muí­ños, no hay tan­que de tor­men­tas. Si­tua­cio­nes pa­re­ci­das se re­gis­tran en la ma­yo­ría de con­ce­llos de la zo­na.

Tam­po­co en A Po­bra se li­bran de los con­tra­tiem­pos en la red de sa­nea­mien­to. El re­gi­dor, Xo­sé Lois Piñeiro, po­ne co­mo ejem­plo el emi­sa­rio de la pla­ya de O Areal que, por una par­te, es­tá par­cial­men­te des­en­te­rra­do, y, lo que es peor, tie­ne una fi­su­ra. Además, sub­ra­ya el al­cal­de, prue­bas efec­tua­das en la EDAR han pues­to de ma­ni­fies­to que el lí­qui­do sa­le «cun­ha car­ga bac­te­ria­na im­por­tan­te».

CREO

El emi­sa­rio de O Areal lle­va tiem­po al ai­re y tie­ne una fu­ga.

MAR­COS CREO

Una par­te del emi­sa­rio de la pla­ya de O Areal es­tá al des­cu­bier­to y, además, tie­ne una fi­su­ra. ME­SA DE ANÁ­LI­SIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.