El hom­bre que ma­tó a sus dos ni­ñas, pri­mer con­de­na­do a pri­sión per­ma­nen­te

La sen­ten­cia ya es fir­me por­que ni la de­fen­sa ni las acu­sa­cio­nes la van a re­cu­rrir

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - LÓPEZ PE­NI­DE

No hu­bo mar­gen pa­ra la sor­pre­sa. Tras po­co más de ho­ra y me­dia de de­li­be­ra­ción, los nue­ve miem­bros del ju­ra­do po­pu­lar, por una­ni­mi­dad, con­si­de­ra­ron a Da­vid Ou­bel cul­pa­ble de los ase­si­na­tos de sus hi­jas Amaia, de 4 años, y Can­de­la, de 9, el 31 de julio de ha­ce dos años.

De es­te mo­do, el pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña se con­vier­te en el pri­mer es­pa­ñol con­de­na­do a la pe­na de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, que fue in­tro­du­ci­da en el Có­di­go Pe­nal en la re­for­ma que en­tró en vi­gor el 1 de julio del 2015. Es­to es, ape­nas unas se­ma­nas an­tes de que con­su­ma­ra el do­ble cri­men. En un he­cho sin pre­ce­den­tes en la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra, un acu­sa­do por ase­si­na­to fue con­de­na­do en la mis­ma sa­la de vis­tas in vo­ce por la pre­si­den­ta del tri­bu­nal. Y la sen­ten­cia fue de­cla­ra­da fir­me des­pués de que las acu­sa­cio­nes y la de­fen­sa hu­bie­sen anun­cia­do que no tie­nen in­ten­ción de re­cu­rrir­la en ape­la­ción an­te el TSXG.

Los he­chos con­si­de­ra­dos pro­ba­dos coin­ci­den en su to­ta­li­dad con lo que han ve­ni­do man­te­nien­do la Fis­ca­lía y la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, un re­la­to que, por otro la­do, fue asu­mi­do por el pro­pio Da­vid Ou­bel en la pri­me­ra jor­na­da de es­te juicio. «Re­co­noz­co los he­chos de la acu­sa­ción fis­cal», se­ña­ló en­ton­ces, al tiem­po que pre­ci­só que, en el mo­men­to de se­gar las vi­das de sus hi­jas, vi­vía «una si­tua­ción li­mi­te». «Des­co­noz­co el mo­ti­vo que ori­gi­nó esa si­tua­ción y pro­vo­có al­go de lo que, hoy en día, es­toy muy arre­pen­ti­do. No ten­go ma­ne­ra de so­lu­cio­nar­lo», di­jo.

De es­te mo­do, los nue­ve miem­bros del ju­ra­do acre­di­ta­ron que, en una ho­ra in­de­ter­mi­na­da de la ma­ña­na del 31 de julio del 2015, el acu­sa­do, «con el pro­pó­si­to de aca­bar con la vi­da» de la más pe­que­ña de sus hi­jas se in­tro­du­jo en su ha­bi­tua­ción y le pro­vo­có he­ri­das en el cue­llo con una amo­la­do­ra eléc­tri­ca y re­ma­tó la in­ci­sión con un cu­chi­llo. Tal y co­mo pre­ci­sa­ron los fo­ren­ses, la de­go­lló oca­sio­nán­do­le la muer­te in­me­dia­ta por he­mo­rra­gia ma­si­va.

El tri­bu­nal pre­ci­só que «el ata­que se pro­du­jo apro­ve­chan­do la na­tu­ral in­de­fen­sión de la ni­ña, que se en­con­tra­ba, además, con un ba­jo ni­vel de con­cien­cia tras ha­ber­la he­cho in­ge­rir» una se­rie de fár­ma­cos. De es­te mo­do, con­si­guió evi­tar cual­quier po­si­ble re­sis­ten­cia por par­te de su hi­ja.

Con­su­ma­do es­te pri­mer ase­si­na­to, Da­vid Ou­bel se di­ri­gió al dor­mi­to­rio don­de se en­con­tra­ba Can­de­la. Es­ta pre­sen­ta­ba ma­yor ni­vel de cons­cien­cia, ya que los fár­ma­cos no ha­bían pro­du­ci­do «los efec­tos desea­dos», por lo que, «pa­ra ven­cer su re­sis­ten­cia, tras un for­ce­jeo con la me­nor, la ató con cin­ta ame­ri­ca­na». Ac­to se­gui­do, le pro­du­jo va­rios cor­tes pro­fun­dos en el cue­llo con la re­bar­ba­do­ra y el cu­chi­llo has­ta que mu­rió por shock he­mo­rrá­gi­co.

El ju­ra­do, igual­men­te, se tu­vo que pro­nun­ciar so­bre el he­cho de que era la ma­dre de las pe­que­ñas la que te­nía atri­bui­da su guar­dia y cus­to­dia, si bien se en­con­tra­ban con su pa­dre con­for­me al ré­gi­men de vi­si­tas es­ta­ble­ci­do en el pro­ce­so de di­vor­cio. Asi­mis­mo, se po­si­cio­nó con­tra cual­quier po­si­bi­li­dad de que se le pue­da con­ce­der un in­dul­to to­tal o par­cial por unas muer­tes que con­si­de­ra­ron «in­ten­cio­na­das».

Jun­to con la pe­na de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble por dos ase­si­na­tos cua­li­fi­ca­dos con ale­vo­sía y agra­va­dos por el he­cho de que las víc­ti­mas son me­no­res de 16 años con­cu­rrien­do la agra­van­te de pa­ren­tes­co, se le im­pu­so una in­dem­ni­za­ción de 300.000 eu­ros a su ex­mu­jer. Asi­mis­mo, se le prohí­be apro­xi­mar­se a me­nos de un ki­ló­me­tro de la ma­dre de sus hi­jas, su vi­vien­da o su lu­gar de tra­ba­jo, y co­mu­ni­car­se con ella por un pe­río­do de 30 años.

MOL­DES EMI­LIO

Da­vid Ou­bel asis­tió im­per­té­rri­to a la lec­tu­ra del ve­re­dic­to de cul­pa­bi­li­dad, mien­tras al fis­cal le ven­ció la emo­ción y no pu­do ter­mi­nar su ex­po­si­ción an­te el tri­bu­nal del ju­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.