A di­fe­ren­cia de la ca­de­na per­pe­tua, la pe­na im­pues­ta pue­de re­vi­sar­se a los trein­ta años

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

¿Qué di­fe­ren­cia la pri­sión per­ma­nen­te de la ca­de­na per­pe­tua? La prin­ci­pal dis­tin­ción se en­cuen­tra en el he­cho de que es­ta úl­ti­ma, la ca­de­na per­pe­tua, tie­ne ca­rác­ter in­de­fi­ni­do, por lo que, en teo­ría, pue­de im­pli­car la pri­va­ción de li­ber­tad de por vi­da del con­de­na­do.

Por su par­te, la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble es­ta­ble­ce, por tér­mino ge­ne­ral, que a los vein­ti­dós años de cár­cel, con­ta­bi­li­za­dos los que ha­yan po­di­do trans­cu­rrir des­de la de­ten­ción del sos­pe­cho­so has­ta su con­de­na, que es­te pue­da so­li­ci­tar su ca­ta­lo­ga­ción co­mo de ter­cer gra­do. Se­rá en­ton­ces cuan­do se re­vi­sen sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les o la gra­ve­dad del de­li­to y cuan­do se ten­drá que ve­ri­fi­car el abono de las res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les que le ha­yan si­do im­pues­tas por sen­ten­cia fir­me —en el ca­so con­cre­to de Da­vid Ou­bel, se ha es­ta­ble­ci­do el pa­go de una in­dem­ni­za­ción a su ex­mu­jer y ma­dre de Amaia y Can­de­la de 300.000 eu­ros—. En el ca­so de que, fi­nal­men­te, sea cla­si­fi­ca­do co­mo de ter­cer gra­do, se con­si­de­ra­rá que es­tá «ca­pa­ci­ta­do pa­ra lle­var a ca­bo un ré­gi­men de vi­da en se­mi­li­ber­tad», se­gún lo que re­co­ge la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias.

En to­do ca­so, es­ta cla­si­fi­ca­ción se­rá obli­ga­to­ria pa­ra que el pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña pue­da, en un fu­tu­ro, so­li­ci­tar la re­vo­ca­ción de la con­de­na y, con­si­guien­te­men­te, re­cla­mar su pues­ta en li­ber­tad con­di­cio­nal. Es­to no se pro­du­ci­rá, en prin­ci­pio, has­ta el cum­pli­mien­to efec­ti­vo de trein­ta años de pri­sión, da­do que fue con­de­na­do por dos de­li­tos cas­ti­ga­dos ca­da uno de ellos, de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da, con es­ta pe­na de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble.

Cues­tión apar­te me­re­ce la con­ce­sión de per­mi­sos de sa­li­da, ya que, se­gún han con­fir­ma­do ju­ris­tas, el Có­di­go Pe­nal no es­ta­ble­ce na­da al res­pec­to, por lo que se de­be acu­dir al pro­ce­di­mien­to ge­ne­ral. Es­te es­ta­ble­ce que cual­quier pre­so pue­de dis­fru­tar de per­mi­sos ex­tra­or­di­na­rios o, in­clu­so, sa­li­das de fin de se­ma­na si reúnen una se­rie de re­qui­si­tos, en­tre los que es­tán el ha­ber cum­pli­do un mí­ni­mo de ocho años de pri­sión, man­te­ner bue­na con­duc­ta y es­tar ca­ta­lo­ga­do co­mo de se­gun­do o ter­cer gra­do.

Lo que sí es­ta­ble­ce el Có­di­go Pe­nal es el pro­ce­so pa­ra re­vo­car es­ta pe­na. Así, se­rá un tri­bu­nal el que re­suel­va so­bre la pe­ti­ción de sus­pen­sión tras la ce­le­bra­ción de una vis­ta oral en el, a prio­ri, so­lo in­ter­ven­drían la Fis­ca­lía y el pro­pio Da­vid Ou­bel asis­ti­do por un abogado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.