¡ G

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

FER­NAN­DO ÓNE­GA

ran no­ti­cia! ¡El je­fe del Go­bierno y el je­fe de la opo­si­ción se ha­blan! ¡Más no­ti­cia to­da­vía: se sa­lu­dan lar­ga­men­te a las puer­tas de la Mon­cloa e in­clu­so se ob­ser­va un es­bo­zo de son­ri­sa en­tre am­bos! Os lo ju­ro: hay tes­ti­gos, in­clu­so fo­tos, que dan fe. ¡Y to­da­vía más gran­dio­so! ¡Es­tu­vie­ron ha­blan­do du­ran­te dos ho­ras y me­dia, que son 150 mi­nu­tos! Los que es­pe­rá­ba­mos el fi­nal de la ci­ta re­loj en mano, pa­re­cía­mos pa­dres pri­me­ri­zos a la puer­ta del pa­ri­to­rio. Cuan­do ter­mi­nó el en­cuen­tro nos cru­za­mos apues­tas so­bre esa du­ra­ción: ha­bía quie­nes sos­te­nían que se ha­bía ba­ti­do el ré­cord de con­ver­sa­ción en­tre pre­si­den­te y ad­ver­sa­rio. Aun­que pa­rez­ca un de­ta­lle tri­vial, no lo era: el tiem­po, la du­ra­ción, au­men­ta­ba la tras­cen­den­cia del magno acon­te­ci­mien­to. No es lo mis­mo 15 mi­nu­tos que 150.

¿De qué ha­bla­ron du­ran­te tan­to tiem­po? ¡Oh, que­ri­do lec­tor! Es que lle­va­ban tan­to tiem­po dis­tan­tes, que te­nían mu­cho que con­tar­se. El uno, de có­mo ha vis­to el bre­xit y de qué se cuen­ta por Eu­ro­pa de Do­nald Trump. El otro, de có­mo ha­bía lo­gra­do do­mi­nar el dra­gón Su­sa­na y có­mo iba a ha­cer opo­si­ción de Es­ta­do, que es opo­si­ción más no­ble que la or­di­na­ria y po­pu­lis­ta. Y de pron­to el uno pre­gun­tó al otro có­mo veía lo de Ca­ta­lu­ña, y am­bos se des­pa­cha­ron a gus­to so­bre Puig­de­mont y otros de­mo­nios ca­ta­la­nes. «En eso te­ne­mos que ca­mi­nar jun­tos», se su­po­ne que di­jo Ma­riano. Y Pedro le res­pon­dió: «Jun­tos, pe­ro no re­vuel­tos», jun­tos pa­ra de­fen­der la ley, se­pa­ra­dos en las so­lu­cio­nes. «Tie­nes que dar so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas, pre­si­den­te», y el pre­si­den­te pre­gun­tó cuá­les son las so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas. Y así, dos ho­ras y me­dia.

To­tal: una reunión en­tre­te­ni­da que me­re­ció del mi­nis­tro por­ta­voz la ca­li­fi­ca­ción de «tono cor­dial», al­go im­pen­sa­ble ha­ce un año, cuan­do el «us­ted no es de­cen­te» y el «us­ted es un ruiz, un ruin». Más in­quie­tan­te, la lec­tu­ra de Mar­ga­ri­ta Robles, a quien se le es­ca­pó una alu­sión a las «res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas» en el de­te­rio­ro de la si­tua­ción ca­ta­la­na. ¿Res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas? Sue­na fuer­te. Es co­mo si el PSOE acu­sa­se al pre­si­den­te de ser el cul­pa­ble de la rup­tu­ra de Es­pa­ña. Es co­mo si es­tu­vie­se acu­mu­lan­do prue­bas sa­be Dios pa­ra qué. Y lo di­jo una ma­gis­tra­da del Su­pre­mo.

Pa­ra el ba­lan­ce que­da es­to: la Cons­ti­tu­ción les une, pe­ro les se­pa­ra el mé­to­do. Sán­chez ad­quie­re una di­men­sión nue­va, que es la de po­ner­se en pie de igual­dad con el pre­si­den­te. Ra­joy lo­gra rom­per la so­le­dad en los asun­tos más acu­cian­tes de su go­ber­na­ción. Pa­re­ce cla­ro que Pedro tie­ne mu­cho más que ha­blar con Ma­riano que con Pa­blo o con Al­bert. Y que no se me ol­vi­de: no pa­re­ce que ha­ya mo­ción de cen­su­ra en el ho­ri­zon­te. Si no he en­ten­di­do mal, so­lo la po­dría jus­ti­fi­car un desen­la­ce desas­tro­so del ba­ru­llo ca­ta­lán.

Hai al­gún tem­po lin un­ha car­ta moi re­ve­la­do­ra de Em­ma Cal­de­rón y de Gál­vez na que, de­cla­rán­do­se «ca­tó­li­ca, apos­tó­li­ca, ro­ma­na», pe­ro in­com­pa­ti­ble coa «hi­po­cre­sía», fa­cía, en 1915, un­ha pin­tu­ra bas­tan­te ne­ga­ti­va do cle­ro ru­ral ga­le­go. Ga­di­ta­na e fi­lla de ma­ri­ño des­ti­na­do en Fe­rrol, es­cri­be ao mé­di­co e es­cri­tor lu­gués Xesús Ro­drí­guez López (18591917), au­tor de Las su­pers­ti­cio­nes de Ga­li­cia, o 26 de de­cem­bro de 1915: «Con­si­de­ro lo que su­fri­rá V. con la des­tem­pla­da cen­su­ra de su li­bro he­cha por la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca. Hay que co­no­cer el cle­ro ga­lle­go pa­ra po­der dar­se cuen­ta de lo que tal cen­su­ra im­pli­ca. La ma­yor par­te de los cu­ras de al­dea an­du­vie­ron de pe­que­ños tras de las va­cas. Des­pués de un pu­ña­do de años en los Se­mi­na­rios, don­de se apren­de un po­co de La­tín, al­go de Teo­lo­gía, pe­ro ni un áto­mo de cor­te­sía y bue­nas for­mas, vuel­ven al te­rru­ño a prac­ti­car las mis­mas su­pers­ti­cio­nes, unos por­que creen en ellas y otros por­que hay que lle­nar el po­te y no so­lo de ber­zas con un­to».

Es­ta car­ta e 79 máis aca­ba de pu­bli­ca­las, cun pró­lo­go meu, o Con­ce­llo de Lu­go no vo­lu­me Epis­to­la­rio a/de Xesús Ro­drí­guez López. O res­pon­sa­ble da edición, da in­tro­du­ción e das no­tas é o pro­fe­sor Ma­nuel Cal­vo López, catedrático de Fran­cés no Ins­ti­tu­to Lu­cus Au­gus­ti e, des­de hai tem­po, a má­xi­ma au­to­ri­da­de na bio­gra­fía do es­cri­tor e en va­rias par­ce­las da súa bi­blio­gra­fía. Que se sai­ba, nin­gun­ha ins­ti­tu­ción pro­mo­veu, nes­te ano, cen­te­na­rio da mor­te, ac­ti­vi­da­des en lem­bran­za dun es­cri­tor, im­por­tan­te no seu tem­po, co­mo poe­ta, no­ve­lis­ta, aca­dé­mi­co e co­me­dió­gra­fo (el é o au­tor d’O chu­fón, de 1916, po­lo me­nos o au­tor prin­ci­pal, tal co­mo de­mos­tra Cal­vo López nun ca­pí­tu­lo do vo­lu­me que re­se­ña­mos). O pro­fe­sor Cal­vo López aca­ba de pu­bli­car oi­to ar­ti­gos na edición lu­gue­sa de La Voz, un­ha se­rie moi in­for­ma­ti­va e di­dác­ti­ca so­bre o ilus­tre mé­di­co, et­nó­gra­fo, poe­ta e na­rra­dor. Te­ño a es­pe­ran­za de que a cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal bau­ti­ce un­ha rúa ou un­ha pra­za co no­me do pro­ta­go­nis­ta dos ar­ti­gos apa­re­ci­dos en La Voz. Me­re­cía máis: que as ins­ti­tu­cións lu­gue­sas or­ga­ni­za­sen, nes­te ano do cen­te­na­rio, un­has xor­na­das li­te­ra­rias so­bre per­so­na­li­da­de tan po­li­fa­cé­ti­ca e in­tere­san­te.

Por se fo­se pou­co, Ma­nuel Cal­vo López, o seu ve­llo investigador, des­có­bre­nos ago­ra a fa­ce­ta de epis­to­ló­gra­fo nun vo­lu­me que con­tén 349 no­tas, moi­tas das ca­les son un alar­de de eru­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.