Trump endurece el tono con­tra Ru­sia an­tes de ver­se con Pu­tin

Ad­mi­te por pri­me­ra vez la in­je­ren­cia del Krem­lin en las pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - RO­SA PAÍNO

Un día an­tes de su pri­mer ca­ra a ca­ra con Vla­di­mir Pu­tin, Do­nald Trump en­du­re­ció ayer su dis­cur­so con­tra Ru­sia y asu­mió por pri­me­ra vez que el Krem­lin pu­do in­ter­fe­rir en las elec­cio­nes que lo lle­va­ron a la Ca­sa Blan­ca, aun­que ma­ti­zan­do que no cree que fue­ra el úni­co. «Creo que fue Ru­sia», di­jo pa­ra lue­go aña­dir: «Creo que po­dría ha­ber otra gen­te y otros paí­ses». Y to­da la culpa la tie­ne su pre­de­ce­sor, Ba­rack Oba­ma, al no ha­ber fre­na­do la in­je­ren­cia por mo­ti­vos par­ti­dis­tas, se­gún pro­cla­mó en una rue­da de pren­sa con su ho­mó­lo­go po­la­co, Andrzej Du­da.

An­tes del G20, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se bus­có la com­pli­ci­dad de Po­lo­nia, un do­lor de ca­be­za pa­ra la UE des­de la lle­ga­da al po­der de los po­pu­lis­tas con­ser­va­do­res, y de pa­so un ami­go en el seno de la UE an­te sus en­con­tro­na­zos con Bru­se­las, Ber­lín y Pa­rís. El lu­gar ideal pa­ra lan­zar un en­cen­di­do dis­cur­so na­cio­na­lis­ta en de­fen­sa de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal y con­tra Ru­sia, y de pa­só ha­cer negocios ener­gé­ti­cos y ar­ma­men­tís­ti­cos. Pa­ra ello es­co­gió la pla­za Kra­sink­si, sím­bo­lo del al­za­mien­to po­la­co con­tra la ocu­pa­ción na­zi, an­te un pú­bli­co en­tre­ga­do, que sil­bó a los re­pre­sen­tan­tes de la opo­si­ción (in­clui­do a Lech Wa­le­sa), que agi­tó ban­de­ras ame­ri­ca­nas y has­ta una pan­car­ta con el le­ma «una Po­lo­nia gran­de otra vez».

Trump hi­ló un dis­cur­so con te­mas que unen a am­bos Go­bier­nos (co­mo el re­cha­zo a los mu­sul­ma­nes). De­lei­tó a sus an­fi­trio- nes ca­li­fi­can­do al país co­mo un alia­do ejem­plar, por ser «uno de los po­cos» que cum­ple sus com­pro­mi­sos con la OTAN, y por su co­ra­je en «per­se­guir la li­ber­tad y de­fen­der nues­tra ci­vi­li­za­ción». Na­da di­jo so­bre la re­pre­sión del Go­bierno a jue­ces, pe­rio­dis­tas y opo­si­ción, que alar­ma a la UE.

«To­dos de­be­mos lu­char co­mo los po­la­cos por la fa­mi­lia, por el país y por dios», di­jo Trump, an­tes de se­ña­lar que la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal es­tá en ries­go por «el te­rro­ris­mo, la bu­ro­cra­cia y la ero­sión de las tra­di­cio­nes». An­te ese apo­ca­líp­ti­co pa­no­ra­ma lla­mó a de­fen­der­la.

In­ten­tan­do dar con­fian­za, sub­ra­yó su com­pro­mi­so en la de­fen­sa de los alia­dos de Eu­ro­pa del Es­te y cri­ti­có el com­por­ta­mien­to «des­es­ta­bi­li­za­dor» de Ru­sia, ha­cién­do­se eco de una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de Var­so­via. Aho­ra po­drá con­tra­rres­tar la ame­na­za de los mi­si­les ru­sos Is­kan­der des­ple­ga­dos en el en­cla­ve fron­te­ri­zo de Ka­li­nin­gra­do, con los mi­si­les Pa­triot que le com­pra­rá a EE.UU.

El por­ta­voz del Krem­lin, Di­mi­tri Pes­kov, ex­pre­só su ma­les­tar por el len­gua­je de Trump y con­fió en que su en­cuen­tro de hoy con Pu­tin sir­va pa­ra «en­ten­der el ver­da­de­ro enfoque de ca­da uno en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les».

Gas más ba­ra­to

Trump tam­bién quie­re ha­cer negocios en Eu­ro­pa y ofre­ció gas ba­ra­to pa­ra nos ser «rehén» de Ru­sia. El plan de EE.UU. es au­men­tar el su­mi­nis­tro de gas a los paí­ses del Es­te. Po­lo­nia ya ha ins­ta­la­do una ter­mi­nal en el bar Bál­ti­co y Croa­cia pla­nea una ins­ta­la­ción si­mi­lar an­tes del 2018.

Ha­ce tres se­ma­nas, Mer­kel acu­só a EE.UU. de fa­vo­re­cer a sus em­pre­sas im­po­nien­do san­cio­nes a las com­pa­ñías ener­gé­ti­cas de Ru­sia, lo que po­dría afec­tar el pro­yec­to de ga­so­duc­to Nord Stream 2 en­tre Ru­sia y Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.