El G20 bus­ca res­pues­tas pa­ra un mun­do sin li­de­raz­go

Mer­kel in­ten­ta acer­car pos­tu­ras an­te los di­sen­sos con EE.UU.

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - JUAN CARLOS BARRENA

Mien­tras Sha­ki­ra, Cold­play y Ellie Goul­ding pro­ta­go­ni­za­ban el con­cier­to en el Volks­park de Ham­bur­go del mo­vi­mien­to Glo­bal Ci­ti­zens pa­ra lla­mar a la paz y la lu­cha con­tra el ham­bre, los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de los ma­yo­res paí­ses in­dus­tria­li­za­dos y emer­gen­tes del pla­ne­ta ini­cia­ban con­tac­tos in­for­ma­les y ter­mi­na­ban de pre­pa­rar­se pa­ra la cum­bre del G20 que co­mien­za hoy. Cons­cien­te de lo com­pli­ca­das y di­fí­ci­les que se­rán las ne­go­cia­cio­nes, An­ge­la Mer­kel con­tac­tó per­so­nal o te­le­fó­ni­ca­men­te con los prin­ci­pa­les lí­de­res en las úl­ti­mas se­ma­nas y se en­tre­vis­tó in­clu­so a úl­ti­ma ho­ra con dos de los hue­sos du­ros de roer de la reunión, los pre­si­den­tes de EE.UU. y Turquía, Do­nald Trump y Re­cep Tay­yip Er­do­gan.

Exis­ten «plan­tea­mien­tos di­fe­ren­tes» so­bre la glo­ba­li­za­ción en el seno del G20, di­jo Mer­kel. La can­ci­ller ex­pre­só su con­vic­ción de que esa glo­ba­li­za­ción se pue­de di­se­ñar en be­ne­fi­cio de to­dos, sin ven­ce­do­res ni per­de­do­res, aun­que re­co­no­ció que «ha­brá que ver lo que so­mos ca­pa­ces de con­sen­suar». Ad­mi­tió que ha­brá com­pli­ca­das ne­go­cia­cio­nes so­bre el cli­ma tras la de­ci­sión de Trump de aban­do­nar el Acuer­do de Pa­rís, pe­ro sub­ra­yó que «mu­chos, mu­chos otros paí­ses lo res­pal­dan», a la vez que se mos­tró es­pe­ran­za­da en que se lle­gue a un com­pro­mi­so fi­nal con Was­hing­ton.

Ase­gu­ró que «no te­ne­mos in­ten­ción de ma­qui­llar el di­sen­so, sino de lla­mar­lo por su nom­bre», además de se­ña­lar que «en cues­tio­nes im­por­tan­tes hay tam­bién opi­nio­nes di­fe­ren­tes» en ese fo­ro. En cuan­to a los dis­tin­tos con­flic­tos mun­dia­les, Mer­kel des­ta­có que la cum­bre ofre­ce la opor­tu­ni­dad de en­cuen­tros que no se dan en otros ám­bi­tos y pre­gun­ta­da so­bre si me­dia­rá en­tre los pre­si­den­tes de EE.UU. y Ru­sia di­jo que su pa­pel «no es de me­dia­do­ra, sino el de ha­cer apor­ta­cio­nes pa­ra la so­lu­ción de los pro­ble­mas».

Una cum­bre así, a dos me­ses y me­dio de las elec­cio­nes al Bun­des­tag, de­be­ría ser una oca­sión de oro pa­ra que la an­fi­trio­na se luz­ca, pe­ro en es­ta oca­sión to­do re­sul­ta com­pli­ca­do. O co­mo di­ría Stef­fen Sei­bert, por­ta­voz de la can­ci­ller: «Es­te es un año en el que el mul­ti­la­te­ra­lis­mo, al que nos sen­ti­mos obli­ga­dos y del que una cum­bre del G-20 es una cla­ra se­ñal, no es com­par­ti­do pre­ci­sa­men­te por to­dos». Una ma­ne­ra in­di­rec­ta de re­fe­rir­se a Trump, quien pe­se a ha­ber pro­me­ti­do co­la­bo­rar y ayu­dar a Mer­kel a que la reunión sea un éxi­to, po­dría arrui­nar la ci­ta Des­de el 2008, cuan­do la cri­sis fi­nan­cie­ra nun­ca una cum­bre se ha­bía en­fren­ta­do a ne­go­cia­cio­nes tan di­fí­ci­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.