Ga­li­cia ten­drá en sep­tiem­bre un cen­tro de re­fe­ren­cia pa­ra me­no­res tran­se­xua­les

La uni­dad, que es­ta­rá en San­tia­go, ten­drá a la ca­be­za a un en­do­crino que ya tra­ta a vein­te tran­se­xua­les

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - LAU­RA G. DEL VA­LLE

Hay aso­cia­cio­nes que se mues­tran en con­tra de es­te cen­tro y pi­den un pro­to­co­lo de ac­tua­ción ge­ne­ral

Ga­li­cia dio ayer un pa­so más en el cum­pli­mien­to de la ley por la igual­dad de tra­to de les­bia­nas, gais, bi­se­xua­les, in­ter­se­xua­les y tran­se­xua­les. La crea­ción de un cen­tro de re­fe­ren­cia en San­tia­go pa­ra me­no­res trans­gé­ne­ro su­pon­drá, des­de sep­tiem­bre, la lle­ga­da de una bo­ca­na­da de ai­re fresco pa­ra par­te de es­te co­lec­ti­vo y sus fa­mi­lias, ya que en mu­chos ca­sos no cuen­tan en sus en­tor­nos más cer­ca­nos referentes mé­di­cos a los que pe­dir con­se­jo. Así, pa­dres con hi­jos trans po­drán acer­car­se al CHUS y so­li­ci­tar una con­sul­ta con en­do­cri­nos o psi­có­lo­gos es­pe­cia­li­za­dos en es­ta ma­te­ria, que además, se­gún ha po­di­do sa­ber La Voz, es­ta­rán ca­pi­ta­nea­dos por el doc­tor Arau­so, en­do­crino que ya di­ri­ge una uni­dad de re­fe­ren­cia en li­po­dis­tro­fia y que en la ac­tua­li­dad tra­ta a vein­te tran­se­xua­les.

Nú­ñez Fei­joo ex­pli­có ayer en el Con­se­llo que es­ta uni­dad de apo­yo y acom­pa­ña­mien­to con­ta­rá con «pro­fe­sio­nais, per­soas tran­se­xuais, fa­mi­lia­res ou coida­do­res, co fin de uni­fi­car e ho­mo­xe­nei­zar a aten­ción sa­ni­ta­ria a ne­nos e ne­nas tran­se­xuais». Además, el pre­si­den­te del Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co qui­so re­cor­dar, a pro­pó­si­to del es­treno tan­to de es­ta uni­dad co­mo del Ob­ser­va­to­rio con­tra la Dis­cri­mi­na­ción, que Ga­li­cia fue la pri­me­ra co­mu­ni­dad que, en el 2014, apro­bó una ley que con­so­li­da­ba el prin­ci­pio de igual­dad.

Eva Vaz, pre­si­den­ta de la agru­pa­ción ga­lle­ga Chry­sa­llis (aso­cia­ción de fa­mi­lias de me­no­res tran­se­xua­les), te­mía que el plan pi­lo­to que la Xun­ta les ade­lan­tó ha­ce unos me­ses co­rrie­ra el ries­go de con­ver­tir­se en un gue­to. Por eso ayer, mien­tras Fei­joo da­ba pin­ce­la­das en San Cae­tano de los pun­tos bá­si­cos so­bre los que se ci­men­ta es­ta uni­dad de re­fe­ren­cia — «des­pa­to­lo­xi­zar» al co­lec­ti­vo e im­plan­tar una «po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria que ga­ran­ta o res­pec­to á iden­ti­da­de de xé­ne­ro»—, Chry­sa­llis sa­lía de du­das en una reunión con el di­rec­tor de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria del Ser­gas, Jor­ge Aboal. «Al me­nos lo que nos di­je­ron de pa­la­bra, aho­ra quie­ro que cum­plan», co­men­ta Vaz.

Una segunda opi­nión

«A mí lo que más me con­ven­ce es que, por lo que nos cuen­tan, es­te cen­tro va a ser­vir pa­ra pe­dir una segunda opi­nión en ca­so de que el pe­dia­tra de ca­be­ce­ra de un ni­ño no es­té muy pues­to en el te­ma; que los me­no­res no van a ser ‘‘diag­nos­ti­ca­dos’’, que era al­go que me preo­cu­pa­ba mu­cho, y que la asis­ten­cia va a ser in­di­vi­dua­li­za­da a la ho­ra de te­ner ac­ce­so a blo­quea­do­res y hor­mo­nas».

Si bien agru­pa­cio­nes co­mo Chry­sa­llis y Fun­da­ción Da­nie­la es­cu­cha­ron al Ser­gas pa­ra sa­ber en qué iba a con­sis­tir exac­ta­men­te es­ta uni­dad de apo­yo, otras co­mo la aso­cia­ción Are­las no qui­sie­ron for­mar par­te de un plan que con­si­de­ran un «la­va­do de ima­gen» de la Xun­ta. «No­so­tros nun­ca pe­di­mos un cen­tro de re­fe­ren­cia. Lo que que­re­mos es un pro­to­co­lo sa­ni­ta­rio que nos ga­ran­ti­ce que un mé­di­co si­ga unas pau­tas de­ter­mi­na­das y es­té for­ma­do en la tran­se­xua­li­dad, o que nos di­gan que se va a in­ves­ti­gar y a ha­cer es­ta­dís­ti­cas», ex­pli­ca la pre­si­den­ta de es­ta aso­cia­ción, Cris­ti­na Palacios. Y aña­de: «Es que da la sen­sa­ción de que los tran­se­xua­les tie­nen que ser tra­ta­dos co­mo per­so­nas es­pe­cia­les, que to­dos tie­nen que ir al psi­có­lo­go y al psi­quia­tra y que se re­quie­ren unas con­di­cio­nes es­pe­cia­lí­si­mas pa­ra to­mar hor­mo­nas y blo­quea­do­res. Di­cen que es una me­di­da po­si­ti­va y pa­ra no­so­tros se tra­ta más de un tra­to dis­cri­mi­na­to­rio».

Adul­tos tran­se­xua­les

Otro de los pun­tos que echan de me­nos en es­ta uni­dad es que ex­clu­ye a los tran­se­xua­les adul­tos. «Cuan­do pe­di­mos uni­da­des de cirugía pa­ra que se pue­dan ope­rar no nos ha­cen ca­so, pe­ro es­te cen­tro sí va a ser­vir pa­ra in­ten­tar que los ni­ños cam­bien de opi­nión», di­ce Palacios. No obs­tan­te, se­gún ex­pli­can fuen­tes de es­te cen­tro, la uni­dad ten­drá en su equi­po ci­ru­ja­nos plás­ti­cos que ser­vi­rán de apo­yo a las fa­mi­lias.

ILUS­TRA­CIÓN ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.