Du­da­mel in­vi­ta a dis­fru­tar con la mú­si­ca

El di­rec­tor ve­ne­zo­lano evo­có sus ini­cios an­te los ca­si 200 ni­ños mú­si­cos de Re­Sue­na, a los que di­ri­gió en un par de com­po­si­cio­nes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - RO­DRI GAR­CÍA

«Son tan pe­que­ños que por eso ca­ben to­dos aquí». Es­to de­cía, sor­pren­di­do, Gus­ta­vo Du­da­mel, di­rec­tor de la Filarmónica de Los Án­ge­les, du­ran­te el en­cuen­tro que man­tu­vo en la ma­ña­na de ayer con los ca­si 200 ni­ños y ni­ñas que par­ti­ci­pan en el pro­yec­to mu­si­cal de in­te­gra­ción Re­Sue­na. Des­de ha­ce tres años es­ta ini­cia­ti­va de Aban­ca, que apor­ta ins­tru­men­tos y ma­te­rial, y la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia (OSG), ha­ce po­si­ble que de­ce­nas de es­co­la­res de cin­co a 15 años ac­ce­dan a la for­ma­ción en mú­si­ca clá­si­ca.

El en­cuen­tro tu­vo lu­gar en uno de los ba­jos del co­le­gio Al­bo­ra­da, en el ba­rrio co­ru­ñés de El­vi­ña, lu­gar ha­bi­tual de en­sa­yo, jun- to con el cen­tro cí­vi­co de Mon­te Al­to. Tam­bién in­ter­vino el lla­ma­do co­ro de Ma­nos Blan­cas, in­te­gra­do por jó­ve­nes sor­do­mu­dos que can­tan con sus ma­nos. Su di­rec­to­ra, Lo­re­na Car­ba­lli­do, co­men­tó que ha­ce cin­co años es­te gru­po fue el em­brión el pro­yec­to Re­Sue­na y lue­go le ex­pli­có a Du­da­mel que el gru­po era pe­que­ño, una de­ce­na, por­que el res­to, has­ta 27, es­ta­ba de va­ca­cio­nes.

Cuan­do el di­rec­tor ar­tís­ti­co de Re­Sue­na, Die­go Ze­cha­ries, in­vi­tó al mú­si­co ve­ne­zo­lano a ha­blar a los pe­que­ños so­bre la im­por­tan­cia de for­mar­se y de es­tu­diar se en­con­tró con que el pri­mer ar­gu­men­to fue: «Lo im­por­tan­te es pa­sar­lo bien, por­que to­car en una or­ques­ta es, so­bre to­do, di­ver­ti­do». Es al­go que pa­re­cen ha­ber apren­di­do es­tos mú­si­cos, al­gu­nos con so­lo cin­co años de edad. De to­dos mo­dos, ayer no era fá­cil man­te­ner­los aten­tos du­ran­te la es­pe­ra. Ze­cha­ries mos­tró que no so­lo es un ex­ce­len­te mú­si­co (es el con­tra­ba­jo prin­ci­pal de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia y es­ta­rá hoy en el con­cier­to de la pla­za del Obra­doi­ro) sino

un buen pe­da­go­go, y re­cu­rrió al hu­mor: «Du­da­mel lle­ga seis mi­nu­tos tar­de al en­sa­yo. Uhhhh», bro­meó, y fue se­cun­da­do por los jó­ve­nes mú­si­cos en su abu­cheo.

Y cuan­do el di­rec­tor del úl­ti­mo con­cier­to de Año Nue­vo en Vie­na lle­gó, la or­ques­ta Re­Sue­na in­ter­pre­ta­ba Cha­mam­bo, com­po­si­ción de Ma­nuel Ar­lés. Des­pués de po­ner­se una ca­mi­se­ta de Aban­ca, si­mi­lar a la de los mú­si­cos, Du­da­mel evo­có su in­fan­cia cuan­do in­ter­pre­ta­ba di­cha pie­za: «No­so­tros la aca­bá­ba­mos de otra ma­ne­ra, pe­ro es­ta me gus­ta». Tam­bién les co­men­tó la im­por­tan­cia de «creer en lo que se ha­ce». Lo si­guien­te, co­mo era de es­pe­rar, fue co­ger la ba­tu­ta y di­ri­gir a es­tos mú­si­cos. Les su­po a po­co a los pe­que­ños y an­te la pre­gun­ta de Du­da­mel so­bre qué más po­dían to­car, la pro­pues­ta fue uná­ni­me: el Himno de la ale­gría de Beet­ho­ven, in­ter­pre­ta­do, bai­la­do y to­ca­do por los 186 in­tér­pre­tes. Los mó­vi­les de los res­pon­sa­bles de Aban­ca y de la OSG no pa­ra­ban de gra­bar la es­ce­na, a lo que se­gui­rían un buen nú­me­ro de fo­tos y la en­tre­ga de al­gu­nos aga­sa­jos, co­mo un re­tra­to di­bu­ja­do del di­rec­tor que hi­zo una de las pe­que­ñas in­tér­pre­tes. Ze­cha­ries em­pla­zó a los mú­si­cos pa­ra vol­ver al tra­ba­jo des­pués del verano, aun­que al­gu­nos es­ta­rán hoy en el con­cier­to del Obra­doi­ro, que da­rá co­mien­zo a las 21 ho­ras.

CÉSAR QUIAN

Gus­ta­vo Du­da­mel, ba­tu­ta en mano, di­ri­gien­do ayer a los ni­ños de Re­Sue­na, acom­pa­ña­do de Die­go Ze­cha­ries (iz­quier­da), Mi­guel Án­gel Es­co­tet, pre­si­den­te de Afun­da­ción, y Juan Carlos Es­co­tet Ro­drí­guez, pre­si­den­te de Aban­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.