Cam­bio cli­má­ti­co ilus­tra­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - CODEX FLORIAE UXÍO LABARTA

Uno lee La Voz y apren­de. Al fin, el go­bierno de la Xun­ta asu­me que la cues­tión del cam­bio cli­má­ti­co no es una me­ra hi­pó­te­sis. Ni si­quie­ra una hi­pó­te­sis po­co creí­ble co­mo le su­ce­día a aquel catedrático de Se­vi­lla allá por el 2009 en in­ter­pre­ta­ción de su pa­rien­te. En tiem­pos del ne­ga­cio­nis­mo del pre­si­den­te Trump, el Go­bierno ga­lle­go y su pre­si­den­te ga­ran­ti­zan que es­te tra­ba­jo no par­ti­rá de ce­ro, si bien los ex­per­tos de­ben pro­cu­rar no caer en un «eco­lo­gis­mo ilus­tra­do» (sic).

Es­tá bien ana­li­zar al­gu­nos in­te­rro­gan­tes de lo que se co­no­ce co­mo cam­bio cli­má­ti­co, así co­mo los gru­pos de tra­ba­jo di­se­ña­dos, la plu­ra­li­dad de los ex­per­tos, y que el Go­bierno se com­pro­me­ta a asu­mir los re­sul­ta­dos. Con es­pe­cial in­te­rés se ana­li­za­rán la in­dus­tria y la ener­gía, pa­ra co­rre­gir por fin las po­lí­ti­cas de re­no­va­bles del Go­bierno de Es­pa­ña, así co­mo los cos­tes de mo­vi­li­dad en ese mar­co del cam­bio cli­má­ti­co. Más tra­ba­jo cues­ta en­ten­der la se­gre­ga­ción en­tre te­rri­to­rio, agri­cul­tu­ra y mon­tes y bio­di­ver­si­dad. La cien­cia, in­clu­so la del cam­bio cli­má­ti­co, pue­de abor­dar­se se­gre­ga­da. Otra cues­tión se­rían los re­me­dios.

La no­ti­cia coin­ci­de con un en­cuen­tro for­tui­to en­tre vie­jos pa­pe­les, de quien más pron­to que tar­de ten­drá que tras­la­dar su lu­gar de tra­ba­jo de los úl­ti­mos 45 años, de una co­pia a car­bón del Vo­cei­ro n.º 0 de la Aso­cia­ción de Bió­lo­gos de Ga­li­cia (ALBE-Ga­li­cia), 1976. En aquel en­ton­ces se tra­ta­ban te­mas co­mo el ca­so Ur­quio­la, la ma­rea roja, in­cen­dios y re­po­bla­ción, in­dus­tria­li­za­ción en la ría de Arou­sa, las pes­que­rías, las ce­lu­lo­sas o la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en Ga­li­cia. Al­go pa­re­ci­do a los pro­ble­mas am­bien­ta­les ac­tua­les, aun­que aho­ra más car­ga­dos de bom­bo. Eran qui­zá apro­xi­ma­cio­nes de eco­lo­gis­mo ilus­tra­do. Por eso, cua­ren­ta años des­pués se­gui­mos en las mis­mas.

Re­cor­dé además que aun­que es­te Go­bierno no ha­ce re­fe­ren­cia a ello, otro Go­bierno ga­lle­go pu­so en mar­cha en el 2007 un Plan ga­le­go de ac­ción fron­te ao cam­bio cli­má­ti­co, con cua­tro pro­gra­mas prin­ci­pa­les, del que los re­sul­ta­dos más ac­ce­si­bles se re­co­gen en un li­bro: Evi­den­cias e im­pac­tos do cam­bio cli­má­ti­co en Ga­li­cia, de 703 pá­gi­nas y pu­bli­ca­do por la Xun­ta en el 2009. Ter­mi­na el li­bro con un re­su­men eje­cu­ti­vo pa­ra «ges­to­res», don­de sec­to­rial­men­te se re­vi­sa­ban du­das y cer­te­zas de los po­si­bles efec­tos en Ga­li­cia.

Acos­tum­bra­dos co­mo es­ta­mos a la dis­con­ti­nui­dad de las ac­tua­cio­nes de los go­bier­nos ga­lle­gos, no sor­pren­de que el plan del 2007 ci­ta­do ha­ya pa­sa­do des­aper­ci­bi­do pa­ra los pos­te­rio­res. Por más que sea bue­na no­ti­cia que, ape­nas diez años des­pués, otro Go­bierno ga­lle­go pa­re­ce que pre­ten­de dar­le con­ti­nui­dad. Con­ta­rán pa­ra ello con to­do el co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do des­de en­ton­ces y las nue­vas con­tri­bu­cio­nes rea­li­za­das por los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción, tam­bién ga­lle­gos, gra­cias a que la ONU, la Unión Eu­ro­pea y el plan na­cio­nal man­tu­vie­ron el mar­co cam­bio cli­má­ti­co co­mo ob­je­ti­vo pa­ra in­cen­ti­var su in­ves­ti­ga­ción y aná­li­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.