«Quien tie­ne más éxi­to no es el que di­ver­si­fi­ca, sino el me­jor en lo su­yo»

Je­sús Ma­nuel Alon­so Es­cu­rís PRE­SI­DEN­TE DE COR­PO­RA­CIÓN JEAL­SA

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - SO­FÍA VÁZ­QUEZ

En una ho­ra de con­ver­sa­ción, pau­sa­da y re­fle­xi­va, Je­sús Ma­nuel Alon­so Es­cu­rís (Boi­ro, 1959) cue­la tres o cua­tro chis­tes. El pre­si­den­te de Cor­po­ra­ción Jeal­sa apro­ve­cha el en­cuen­tro pa­ra to­mar a me­dia ma­ña­na su té (el ca­fé le sien­ta mal) con dos ga­lle­tas. Con­fie­sa que no to­ma al­cohol y hay quien le ad­vier­te que esa abs­ti­nen­cia pue­de per­ju­di­car­le. «Me di­cen que to­dos te­ne­mos de­fec­tos, o co­no­ci­dos o des­co­no­ci­dos. Por lo tan­to...».

—No to­do en Jeal­sa son con­ser­vas.

—So­mos un gru­po fa­mi­liar que fun­dó mi pa­dre en 1958. Em­pe­zó ha­cien­do gé­ne­ros de pun­to con Jeal­fer, que con­ti­núa. Lue­go se hi­zo con­ser­ve­ro y en un mo­men­to da­do en­tra­mos en ener­gía, don­de hoy se con­cen­tran un ter­cio de nues­tros ac­ti­vos. To­do lo que ha­ce­mos al­re­de­dor de la con­ser­va no es di­ver­si­fi­ca­ción. Mi pa­dre no cree en la di­ver­si­fi­ca­ción [una opi­nión que su hijo pa­re­ce com­par­tir] y cuan­do en­tró en ener­gía fue por­que le con­ven­cí: aho­rrá­ba­mos cos­tes en la fá­bri­ca. Él, por men­ta­li­dad, nun­ca re­par­tió di­vi­den­dos y se de­di­có a rein­ver­tir. Se­gui­mos rein­vir­tien­do mu­chí­si­mo. Per­ma­nen­te­men­te. El año pa­sa­do fue­ron 78 mi­llo­nes de eu­ros. Con es­ta po­lí­ti­ca in­ten­ta­mos que nues­tras ins­ta­la­cio­nes sean muy com­pe­ti­ti­vas. Es el me­jor mo­do de sen­tir­te se­gu­ro.

—¿To­da­vía no re­par­ten di­vi­den­dos?

—No. Per­ma­nen­te­men­te es­ta­mos com­pran­do o in­vir­tien­do. No sé cuán­do va­mos a re­par­tir­los. Yo ten­go mu­chas ga­nas [bro­mea]. Al ca­bo de los años he vis­to que la gen­te que más éxi­to tie­ne no es la que di­ver­si­fi­ca, sino la que sa­be más de lo su­yo, los me­jo­res en lo su­yo. Tra­ba­jan mu­chas ho­ras, lle­gan a ser unos ob­se­sos, unos pe­sa­dos. Mi pa­dre es un cla­ro ejem­plo. Sa­be has­ta el gro­sor de la­ta de atún que ven­de­mos en Bra­sil. Tie­ne en su me­mo­ria esas co­sas que na­die re­cuer­da y, lo que es peor, me las pre­gun­ta a mí. A es­te ti­po de per­so­nas les va bien siem­pre. Res­pec­to al re­par­to de di­vi­den­dos, en la prác­ti­ca hay que te­ner en cuenta que si tie­nes la suer­te de que te va­ya bien en los ne­go­cios, ge­ne­ras un pa­tri­mo­nio que do­na­rás a tus hi­jos, y pa­ga­rás una bar­ba­ri­dad en im­pues­tos. En ese ca­so tie­nes pa­tri­mo­nio pe­ro, en reali­dad, no es tu­yo. Ade­más, la ren­ta­bi­li­dad del di­ne­ro se si­túa hoy en ta­sas ba­jí­si­mas; lo me­jor es po­ner­lo en cir­cu­la­ción. Hay que in­ver­tir­lo. Es lo me­jor pa­ra ti y pa­ra la so­cie­dad. In­vir­tien­do es­tás ge­ne­ran­do em­pleo per­ma­nen­te­men­te. Tie­nes mu­chí­si­mo tra­ba­jo y de­bes ro­dear­te de gen­te muy bue­na, a la que le gus­te lo que ha­ce.

—¿Se­rá di­fí­cil ha­cer fi­cha­jes y que ven­gan a vi­vir a Boi­ro?

—So­mos muy con­tra­ta­do­res. En el año 2015 éra­mos en Es­pa­ña 2.903 per­so­nas y un año des­pués, 3.440 El gru­po lo con­for­man 4.300 per­so­nas más o me­nos. En los dos úl­ti­mos años (ju­nio so­bre ju­nio) fi­cha­mos pa­ra el equi­po de di­rec­ción de la ma­triz y fi­lia­les a 90 per­so­nas. No­so­tros te­ne­mos em­pre­sas en dis­tin­tas par­tes del mun­do y los fi­cha­jes vie­nen pa­ra la zo­na de Bar­ban­za, y tam­bién pa­ra Ita­lia, Bra­sil, Chi­le... [el eje­cu­ti­vo re­la­ta las gran­des cua­li­da­des de la co­mar­ca ga­lle­ga y con­ti­núa]. So­mos el tró­pi­co de Ga­li­cia. Es­ta­mos a me­dia ho­ra de San­tia­go, a cin­cuen­ta mi­nu­tos de Vi­go y a una ho­ra y diez de A Co­ru­ña. Es mu­cho más có­mo­do vi­vir en Boi­ro que en cual­quier si­tio de Ma­drid. No so­mos cons­cien­tes de lo bien que es­ta­mos aquí. Las gran­des ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas son in­su­fri­bles. Vi­vi­mos en el me­jor mun­do po­si­ble. Ga­li­cia es­tá muy bien. Las Rías Bai­xas son aún un pri­vi­le­gio.

—¿Se pue­de man­te­ner una em­pre­sa per­dien­do di­ne­ro?

—Mi pa­dre es vi­ce­pre­si­den­te de Al­ba­co­ra [par­ti­ci­pa en el ca­pi­tal], pe­ro pa­sa­dos los años pen­sa­mos que era con­ve­nien­te te­ner una so­cie­dad pes­que­ra pro­pia. Nos me­ti­mos en la pes­ca del atún y pa­sa­mos 13 años con nú­me­ros ro­jos. Hoy pes­ca­mos bien y ga­na­mos di­ne­ro. Otro ejem­plo: cuan­do en­tra­mos en Bra­sil sa­bía­mos que era muy di­fí­cil, pe­ro hi­ci­mos la apues­ta. Hoy lle­va­mos 7 años per­dien­do di­ne­ro. ¿Por qué se­gui­mos? Des­de el pri­mer día vi­mos que te­nía­mos que en­con­trar a la gen­te ade­cua­da y co­no­cer di­fi­cul­ta­des. Cuan­to más di­fí­cil es el ne­go­cio, más val­drá si lo­gra so­bre­vi­vir.

—¿Cuán­do ti­ra uno la toa­lla?

—Cuan­do lle­gas al con­ven­ci­mien­to de que se te fue de las ma­nos. Sie­te años en ne­ga­ti­vo son mu­chos. Pe­ro no­so­tros en Bra­sil es­ta­mos cre­cien­do a ta­sas ele­va­das. El año pa­sa­do in­cre­men­ta­mos las ven­tas un 66 %. A ve­ces, por mu­cho que ven­das no con­si­gues pa­gar los gas­tos... Hay ne­go­cios in­via­bles. Tam­bién ti­ras la toa­lla cuan­do te en­cuen­tras con pro­ble­mas po­lí­ti­cos. No­so­tros dis­po­nía­mos de la me­jor fá­bri­ca de con­ser­vas pa­ra en­la­tar sar­di­nas del Sáha­ra. A nues­tros tra­ba­ja­do­res les pa­gá­ba­mos un 35 % más que el sa­la­rio con­ser­ve­ro de Ma­rrue­cos, pe­ro tu­vi­mos un pro­ble­ma in­sal­va­ble. Una pla­ta­for­ma de Es­pa­ña de ayu­da al Sáha­ra en­ten­día que si no­so­tros es­tá­ba­mos allí, el Sáha­ra nun­ca lo­gra­ría la in­de­pen­den­cia de Ma­rrue­cos. En­ton­ces nos obli­ga­ron a ven­der, y tu­vi­mos la suer­te de que no per­di­mos di­ne­ro. Ese es un cla­ro ejem­plo de cuán­do ti­ras la toa­lla. Aque­lla era y es la me­jor fá­bri­ca pa­ra en­la­tar sar­di­nas en Ma­rrue­cos

—¿A quién se la ven­die­ron?

—A un lo­cal. Él no tie­ne pro­ble­mas con na­die y les ven­den a clien­tes es­pa­ño­les, bri­tá­ni­cos, fran­ce­ses, ho­lan­de­ses, ale­ma­nes, a los que aten­día­mos no­so­tros. El sec­tor tie­ne pro­ble­mas a la ho­ra de com­pe­tir con em­pre­sas ex­tran­je­ras que es­tán pro­te­gi­das por re­duc­ción de aran­ce­les.

—¿Có­mo se en­cuen­tra la si­tua­ción?

—Cuan­do me eli­gie­ron pre­si­den­te de An­fa­co me pro­pu­se lo­grar una igual­dad de con­di­cio­nes pa­ra el sec­tor eu­ro­peo. Pa­ra ello cons­ti­tui­mos el ob­ser­va­to­rio de tra­za­bi­li­dad. Una la­ta de con­ser­va que pro­ce­da de Es­pa­ña o de cual­quier lu­gar del mun­do tie­ne que cum­plir los re­qui­si­tos (hi­gié­ni­co­sa­ni­ta­rios, téc­ni­cos, de normativas, es­pe­ci­fi­ca­cio­nes…) pa­ra ven­der­se en un mer­ca­do de­ter­mi­na­do. No pue­des en­la­tar en Tai­lan­dia un atún cla­ro que aquí no se con­si­de­re así. Cal­cu­la­mos que el 85 % de las la­tas de im­por­ta­ción en Eu­ro­pa no cum­plen con al­gu­na nor­ma­ti­va. El da­to es abru­ma­dor. Las im­por­ta­cio­nes de la­tas de atún en Eu­ro­pa re­pre­sen­tan el 54 % del to­tal del mer­ca­do. Ima­gí­ne­se que lo­gra­mos re­du­cir en 20 pun­tos las im­por­ta­cio­nes. En ese ca­so es­ti­ma­mos que se ge­ne­ra­rían 28.000 pues­tos de tra­ba­jo, y la ma­yor par­te se­rían en Ga­li­cia, por­que es el lu­gar de Eu­ro­pa más efi­cien­te y com­pe­ti­ti­vo pa­ra pro­du­cir con­ser­vas de pes­ca­dos y ma­ris­cos. Es­to se con­si­gue si las au­to­ri­da­des ha­cen cum­plir las mis­mas nor­mas a to­das las em­pre­sas. No­so­tros no pe­di­mos nin­gu­na pro­tec­ción. So­lo pe­di­mos que se cum­pla la ley.

—¿Ha­brá fu­sio­nes en­tre con­ser­ve­ras?

—Ya hu­bo. Se han pro­du­ci­do dos con­cen­tra­cio­nes en pa­ra­le­lo. Em­pre­sas que, aun­que ha­yan he­cho com­pras, han te­ni­do mu­cho cre­ci­mien­to or­gá­ni­co; y las que pro­ta­go­ni­zan una ava­lan­cha de ad­qui­si­cio­nes en to­dos los sec­to­res y en to­do el mun­do. Hay que plan­tear­se has­ta dón­de son con­ve­nien­tes es­tas con­cen­tra­cio­nes. No es bueno que exis­tan so­la­men­te dos em­pre­sas de te­le­fo­nía o un so­lo bus­ca­dor de In­ter­net. Ha­ce un si­glo, en 1911, a Roc­ke­fe­ller, que era el hom­bre más ri­co del mun­do, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos lo obli­gó a di­vi­dir la Stan­dard Oil pa­ra no in­cu­rrir en po­si­ción do­mi­nan­te. Se rom­pió el mo­no­po­lio que él ha­bía lo­gra­do. Hoy no veo esos va­lo­res. Es cier­to que la con­cen­tra­ción pro­du­ce eco­no­mías de es­ca­la y ha­ce que la gen­te pue­da com­prar pro­duc­tos me­jo­res y más ba­ra­tos, pe­ro por otra par­te te da un po­der tal que... Si la con­cen­tra­ción es ex­ce­si­va, el ac­tor do­mi­nan­te im­pon­drá los pre­cios que le dé la ga­na. Re­pi­to: ha­ce un si­glo nos die­ron una mues­tra de va­lor e in­te­li­gen­cia.

El 85 % de las la­tas que en­tran en Eu­ro­pa in­cum­plen al­gu­na exi­gen­cia que mar­ca la ley

MAR­COS CREO

Alon­so Es­cu­rís per­te­ne­ce a la se­gun­da ge­ne­ra­ción que se hi­zo car­go del gru­po fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.