Los ar­queó­lo­gos des­cu­bren una mu­ra­lla pre­rro­ma­na en el ya­ci­mien­to de Moi­men­ta

En las ex­ca­va­cio­nes de Co­to do Es­pi­ño se han iden­ti­fi­ca­do dos vi­vien­das cas­tre­xas en la cima de una co­li­na

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - ANTÓN PA­RA­DA

En con­ta­das oca­sio­nes un desas­tre eco­ló­gi­co, co­mo un in­cen­dio fo­res­tal, pue­de lle­var apa­re­ja­dos he­chos po­si­ti­vos. Ese es el ca­so de las lla­mas que cal­ci­na­ron un área im­por­tan­te en la pa­rro­quia boi­ren­se de Moi­men­ta en el 2014 y que, a raíz de los tra­ba­jos de acon­di­cio­na­mien­to del te­rreno, per­mi­tie­ron sa­car a la luz mi­les de frag­men­tos de ce­rá­mi­ca y lo­ca­li­zar va­rias cons­truc­cio­nes en los pun­tos co­no­ci­dos co­mo Co­to do Es­pi­ño y Chan do Cer­quei­ro. En­tre ellas, una mu­ra­lla.

En el pri­me­ro, si­tua­do en lo al­to de una co­li­na, el equi­po de ar­queó­lo­gos y es­tu­dian­tes, que li­de­ra el ex­per­to Car­los Re­llán pa­ra el Gru­po de Es­tu­dios pa­ra a Prehis­to­ria do No­roes­te (GEPN), in­tuía la po­si­bi­li­dad de que las vi­vien­das es­tu­vie­ran pro­te­gi­das por un gran mu­ro de con­ten­ción. Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so han con­fir­ma­do que se tra­ta de una mu­ra­lla mi­le­na­ria que po­dría ha­ber ser­vi­do de ele­men­to de­fen­si­vo a un po­bla­do.

Los ex­per­tos es­ti­man que es­te pa­ra­pe­to pé­treo po­dría com­par­tir la hi­pó­te­sis ini­cial que se ma­ne­ja so­bre la cro­no­lo­gía de las otras edi­fi­ca­cio­nes de Co­to do Es­pi­ño —mo­ti­va­da por los res­tos de ce­rá­mi­ca ha­lla­dos en el en­torno— y que la en­mar­ca­ría en­tre el si­glo IV y el II a.C., an­tes de la lle­ga­da de los ro­ma- nos. Cuan­do se com­ple­ten las ca­tas po­drá de­ter­mi­nar­se si la mu­ra­lla con­ta­ba con un fo­so en la ba­se, al­go fun­da­men­tal, ya que en es­te pun­to se lo­ca­li­za­rían los se­di­men­tos que per­mi­ti­rían en­cua­drar­la tem­po­ral­men­te.

Im­por­tan­cia his­tó­ri­ca

«Po­de­mos aven­tu­rar que a ra­zón pola que as per­soas se si­tua­ron aquí foi a de ter o con­trol dun­ha zo­na de trán­si­to, non es­ta­mos a fa­lar dun em­pra­za­men­to mi­li­tar, por­que pro­ba­ble­men­te ese con­cep­to non exis­tía aín­da pa­ra os úl­ti­mos cas­tre­xos», pun­tua­li­zó Car­los Re­llán, al tiem­po que des­cri­bía la im­por­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca de Co­to de Es­pi­ño, una co­li­na a un la­do del va­lle des­de la que se tie­ne una vi­sión com­ple­ta de la zo­na e in­clu­so de una par­te de la ría de Arou­sa.

«Non se tra­ta dun cas­tro tí­pi­co cun noi­ro cir­cu­lar que ro­dea o xa­ce­men­to, es­ta­mos fa­lan­do dun es­pa­zo que apro­vei­ta a pro­pia na­tu­re­za de­fen­si­va do en­torno e a re­for­za en si­tios pun­tuais», ex­pli­có Re­llán de las dos edi­fi­ca­cio­nes, que se sir­vie­ron de una es­car­pa­da pared gra­ní­ti­ca a mo­do de ba­rre­ra na­tu­ral.

La pró­xi­ma fa­se de la in­ves­ti­ga­ción es­tá pen­dien­te de que se res­ca­ten res­tos de car­bón ve­ge­tal del ho­gar de la vi­vien­da pa­ra da­tar el nú­cleo. Lo que es­tá cla­ra es la re­le­van­cia del ya­ci­mien­to, por su in­fre­cuen­te mor­fo­lo­gía, que de­mues­tra que «o po­boa­men­to cas­tre­xo é máis di­ver­si­fi­ca­do e com­ple­xo do que cría­mos».

C. QUEIJEIRO

Re­llán mues­tra la es­truc­tu­ra de­fen­si­va de la lo­ma de la co­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.