El pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña cum­pli­rá la pri­sión per­ma­nen­te fue­ra de Ga­li­cia

Da­vid Ou­bel per­ma­ne­ce es­tos días en A La­ma, pe­ro es­tá ya pre­vis­to su re­torno a una cár­cel leo­ne­sa

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - LÓPEZ PENIDE

Da­vid Ou­bel, el pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña, con­de­na­do por el ase­si­na­to de sus hi­jas Amaia, de 4 años, y Can­de­la, de 9, no cum­pli­rá la con­de­na de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble en una cár­cel ga­lle­ga. La in­ten­ción de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias es tras­la­dar­lo den­tro de unos días, pre­su­mi­ble­men­te, el pró­xi­mo miér­co­les, al pe­nal leo­nés de Man­si­lla de las Mu­las, cen­tro en el que es­ta­ba re­clui­do des­de su arres­to.

Dis­tin­tas fuen­tes re­se­ña­ron ayer que Ou­bel fue tras­la­da­do des­de León a Pon­te­ve­dra ex­clu­si­va­men­te pa­ra que com­pa­re­cie­se en el jui­cio por el do­ble cri- men. Du­ran­te es­tos días ha per­ma­ne­ci­do in­ter­na­do en la pri­sión de A La­ma mi­ni­mi­zan­do, al pa­re­cer, cual­quier po­si­ble con­tac­to con otros re­clu­sos.

A fin de cuen­tas, aún es­tán fres­cos los mo­ti­vos que en agos­to del 2015 mo­ti­va­ron su tras­la­do a la cár­cel leo­ne­sa. En aquel en­ton­ces, ape­nas unos días des­pués de su de­ten­ción, se adop­tó es­ta me­di­da pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del aho­ra con­de­na­do, to­da vez que tras ha­ber in­gre­sa­do en el pe­nal pon­te­ve­drés se tu­vo co­no­ci­mien­to de una se­rie de ame­na­zas de muer­te di­ri­gi­das al pa­rri­ci­da, lo que de­ter­mi­nó su des­pla­za­mien­to ur­gen­te fue­ra de la co­mu­ni­dad.

Las fuen­tes con­sul­ta­das re­se­ña­ron que es­tá ya pre­vis­to su re­torno a es­ta ins­ti­tu­ción pa­ra co­men­zar ahí el cum­pli­mien­to de la con­de­na im­pues­ta por la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra. Jun­to a la cues­tión de su se­gu­ri­dad, pre­su­mi­ble­men­te se ha te­ni­do en cuenta el he­cho de que el im­pac­to me­diá­ti­co del do­ble ase­si­na­to y del re­cien­te jui­cio con ju­ra­do ha si­do me­nor en León que el re­gis­tra­do en Ga­li­cia o As­tu­rias, da­do que Da­vid Ou­bel es na­tu­ral de la lo­ca­li­dad de Avi­lés.

Asi­mis­mo, des­ta­ca­ron que, a lo lar­go de es­tos ca­si dos años, el pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña ha per­ma­ne­ci­do la ma­yor par­te del tiem­po, si no la to­ta­li­dad, en la en­fer­me­ría de Man­si­lla de las Mu­las, don­de, apa­ren­te­men­te, es más sen­ci­llo rea­li­zar un se­gui­mien­to y con­trol de los pre­sos. En to­do ca­so, las dis­tin­tas fuen­tes sub­ra­ya­ron que, en es­tos me­ses, ha man­te­ni­do un com­por­ta­mien­to «muy bueno y co­la­bo­ra­ti­vo».

Re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal

El he­cho de que, por pri­me­ra vez en Es­pa­ña, una per­so­na ha­ya si­do con­de­na­da a pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble ha te­ni­do una cier­ta re­per­cu­sión a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Es el ca­so del pe­rió­di­co ve­ne­zo­lano El Uni­ver­sal, en el que, ade­más de alu­dir a es­ta cir­cuns­tan­cia, se re­cuer­da el he­cho de que se tra­ta de una me­di­da que «fue apro­ba­da en me­dio de po­lé­mi­ca en el Par­la­men­to es­pa­ñol con los úni­cos vo­tos a fa­vor del Par­ti­do Po­pu­lar (PP) del con­ser­va­dor Ma­riano Ra­joy. La opo­si­ción la til­dó de “ca­de­na per­pe­tua”».

Tam­bién la pren­sa lu­sa se hi­zo eco de la no­ti­cia. El Diá­rio de No­ti­cias in­ci­de en que «es la pe­na má­xi­ma pre­vis­ta por el Có­di­go Pe­nal es­pa­ñol, que en­tró en vi­gor en el 2015».

EMI­LIO MOL­DES

Ou­bel du­ran­te el jui­cio por la muer­te de sus hi­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.